Robos en el hogar

El número de hurtos en los domicilios ha aumentado mucho en los últimos años y los ladrones son cada vez más profesionales. Para evitar encontrarte ante una situación así, hay una serie de medidas que puedes tomar y que ayudarán a disminuir la probabilidad de que seas víctima de un hurto, o lo que es peor, de un robo con violencia.

  1. Cierra siempre con llave. Aunque parezca obvio es muy común que olvides hacerlo, no lo hagas por pereza o porque no vamos a estar mucho rato fuera de casa. También es importante cerrar si estás dentro. Si tu puerta cuenta con una pequeña cristalera a los lados no olvides retirar la llave de la cerradura y guardarla lejos de la puerta, si estás dentro de casa. Eso hará que, aunque se rompa el cristal, desde fuera no se pueda alcanzar la llave.
  2. No duermas con la ventana abierta si no tienes medidas de seguridad. Evita dormir con la ventana abierta si no dispones de dispositivos de alarma, especialmente si se puede acceder a ella con facilidad desde otra vivienda.Una buena solución de prevención consiste en instalar rejas en tu casa. Si la casa es de nueva construcción podemos elegir unas rejas que favorezcan el estilo del resto del hogar y, al mismo tiempo, elegir dónde instalarlas. No olvides las ventanas más pequeñas ni las de los baños auxiliares: todos los espacios deben ser protegidos.
  3. Evita dejar la llave escondida en el buzón o en macetas, es el primer lugar donde los ladrones van a mirar.
  4. Si llaman a tu puerta, no abras nunca. Solo hazlo con servicios que has solicitado, como pueden ser el agua, el gas o la electricidad pero siempre pídele una acreditación a la persona.  Este consejo es especialmente indicado para las personas mayores. En efecto, muchos de los robos que se han cometido en los últimos años han empleado la falsa identidad de profesionales de distintas compañías para poder acceder a un domicilio.
  5. Las persianas con cerrojo interno cuestan mucho más de abrir, haciéndolas más seguras. Naturalmente este consejo es especialmente indicado para evitar robos durante épocas de largas ausencias, como viajes al extranjero o vacaciones.

Si te vas de vacaciones,  toma estas precauciones: 

  1. No dejes las persianas completamente cerradas. Son un claro signo de ausencia y un reclamo para los ladrones. Es, de hecho, el primer indicio que los ladrones van a tener para saber a primera vista qué casa está vacía. Como podrás comprobar, el resto de indicios los van obteniendo de una serie de pistas que, sin darte cuenta, les vas dejando.
  2. Evita desconectar la electricidad, al menos del todo. Es importante que dejes una luz abierta para que parezca que hay alguien. Una buena opción es comprar un temporizador que puede ir encendiéndolas y apagándolas a lo largo del día. Además sin electricidad no suena el timbre y esa es una inequívoca señal de ausencia par los asaltantes.
  3. Otra idea es bajar el timbre del teléfono, para que no suene constantemente sin que lo coja nadie. Una opción alternativa consiste en desviar las llamadas de tu teléfono fijo a tu teléfono móvil. De esa manera, podrás atender todas las llamadas que lleguen durante tu ausencia y, de paso, no darás pistas al dejar que el dispositivo suene indefinidamente en tu hogar.
  4. Cuando te ausentes de tu hogar durante muchos días, no permitas que se te acumule el correo en el buzón. Puedes pedirle a alguno de tus vecinos que te haga el favor de irlo recogiendo.
  5. No publicites en las redes sociales que te vas de vacaciones o que estás fuera unos días. En ellas te expones demasiado sin darte cuenta. Si alguien le ha echado una ojeada a tu casa, aprovechará la ocasión para robarte. Los robos han aumentado exponencialmente gracias al gran escaparate que suponen las redes sociales, para bien y para mal. En efecto, muchas personas han sido víctimas de robos por haber dado demasiada información sobre sus rutinas y sus planes. Tampoco se lo expliques a demasiada gente: con que lo sepa tu círculo más reducido, es suficiente.
  6. Evita dejar objetos de valor como joyas o dinero. Si no queda más remedio, siempre puedes contar con algún servicio de consigna que las guarde en sus instalaciones a cambio de un precio razonable. En muchas ocasiones estarán más seguras que en algún tipo de caja fuerte casera y mucho más que debajo del colchón o en un cojín. Antes de irte también puedes anotarte los números de serie de tus electrodomésticos. Facilitarás el trabajo a la policía si te roban.
  7. Siempre es recomendable contratar un servicio de alarmas. Asegúrate de que dicho servicio de alarma es lo más completo posible. Hace unos años un sensor de movimiento y una bocina eran suficiente. Hoy en día, sin embargo, existen sistemas de alarma específicamente desarrollados para evitar todas las “tretas” de los asaltantes. Por ejemplo, sistemas con cámaras fotográficas integradas, sensores para evitar el asalto de muros y sensores fotovolumétricos que reconocen las figuras que pasan por delante del sensor (especialmente indicados para casas donde hay animales) que evitan sustos innecesarios.
  8. Asegúrate de que el sistema de alarma esté interconectado con tu teléfono móvil. Saber en tiempo real qué está pasando en casa (incluso pudiendo mandar imágenes de tus cámaras de vídeo) te puede dar mucha tranquilidad. De paso, si puedes contar con alguien que  eche un vistazo de vez en cuando a la casa, podrás viajar relajados.
  9. Recuerda que un seguro de hogar te ofrece garantías ante robos, ya sea de dinero en efectivo, de bienes como electrodomésticos o coches en garaje y de los desperfectos causados por los ladrones o incluso los bienes de tus invitados.

Si a pesar de todas las medidas de precaución, llegas a tu casa y te encuentras una ventana rota, nunca entres. Aléjate y llama a la policía. Si estás dentro de casa, nunca te enfrentes a ellos y, si puedes, enciérrate en una habitación bajo llave o pestillo. Tu integridad es lo más importante y es el único bien que no podrás sustituir ni cambiar por otro.

ROBOS EN EL HOGAR: 12 IDEAS PARA PONÉRSELO DIFÍCIL A LOS CACOS
4.7 (93.33%) 3 votes

Compartir: