Los avances tecnológicos en ocasiones son difícil de seguir. Nuevos conceptos, nuevas aplicaciones y nuevas posibilidades surgen en el mercado sin prácticamente tener tiempo a asimilarlas. Algo así parece estar ocurriendo con el 5G, un término del que llevamos escuchando hablar varios años pero que todavía no ha aterrizado en nuestra vida diaria.

¿Pero en qué consiste verdaderamente este concepto? ¿Por qué es importante? Y, sobre todo, ¿en qué se diferencia el 5G del 4G? En el próximo texto trataremos de dar respuesta a todas estas preguntas, al mismo tiempo que abordamos algunos de los usos prácticos que ya se vislumbran en torno a esta tecnología.

La evolución del 4G

Empecemos con una definición concisa del 5G.

El 5G es la evolución del sistema en red de comunicación inalámbrica que permite a nuestro teléfono o a cualquier otro dispositivo móvil conectarse a la red (sin una conexión wi-fi). Previas a esta aparecieron protocolos como el 2G, el 3G, o el 4G, entre otros.

Como ocurrió en su momento con sus predecesores, el 5G llega para ofrecer una amplia mejora en las capacidades de esta tecnología. Principalmente en relación a la velocidad de conexión a la red y al número de dispositivos que pueden estar conectados a ella en un mismo instante. Unas posibilidades que, como veremos más adelante, abren la puerta a una serie de usos prácticos inéditos.

Una tecnología con más capacidad

Las diferencias tecnológicas con el 4G se pueden explicar a partir de la amplitud de frecuencia utilizada por esta nueva tecnología. Si hasta ahora las redes de datos usaban frecuencias inferiores a los 6 GHz, la evolución del sistema permitirá hacerlo a más de 30 GHz, y en algunos casos alcanzando los 300 GHz, apuntan algunos expertos. Este mayor margen hará posible transmitir una gran cantidad de datos a una velocidad muy superior.

Otra diferencia sustancial es la capacidad de adaptación de las redes 5G. Esto significa que el nuevo sistema entenderá más fácilmente el tipo de datos que le están solicitando. De tal manera que podrá utilizar un modo de menor potencia cuando así sea posible. En cambio, si la transmisión requiere más capacidad, la red leerá las nuevas necesidades y adaptará su potencia a este escenario.

características tecnología 5G

Velocidad hasta 20 veces superior

Las pruebas más recientes hechas con 5G han revelado que esta tecnología permitirá una velocidad de descarga veinte veces superior a la actualmente existente. Es decir, en el tiempo que ahora se utiliza para descargar un archivo, se podrán descargar hasta veinte archivos similares. En términos numéricos se calcula que el 5G alcanzará una velocidad máxima de descarga de 20 GB por segundo, frente al 1GB por segundo hasta ahora disponible.

Aun así, hay que tener en cuenta que estos son aproximaciones a partir de pruebas concretas y sin un desarrollo pleno de la red. Por ello es importante ser conscientes que estas velocidades variarán según factores como el tipo de dispositivo que se esté utilizando o el nivel de implantación de esta tecnología en la zona donde nos ubiquemos.

Aplicaciones del 5G en el Internet de las Cosas

La mejora en las capacidades del 5G permitirá dar un salto muy relevante en el mundo del Internet de las Cosas. O lo que es lo mismo, en la interconexión de objetos de nuestro día a día, capaces de transmitir información de todo tipo a través de internet.

Algunos de estos usos prácticos se pudieron ver en el Mobile World Congress (MWC) celebrado en Barcelona. Por ejemplo el coche conectado 5G que SEAT presentó durante el evento y que permite al vehículo recibir y enviar información en tiempo real sobre el entorno urbano en el que se mueve: desde el volumen de tráfico en una determinada zona, a los obstáculos que aparecen en la vía, pasando por el uso de sensores para aumentar la seguridad de los peatones, ciclistas y conductores.

La aplicación de esta tecnología al coche conectado permitirá además conectar y usar todas las funcionalidades de sus dispositivos móviles en las pantallas del vehículo. O, también, optimizar el uso de las plataformas de movilidad urbana tipo carsharing (vehículos compartidos), facilitando por ejemplo la carga y el aparcamiento de los coches en las ciudades.

Usos prácticos del 5G en sociedad

El MWC 2019 fue una muestra clara de la potencialidad del 5G también en sectores menos comunes como la salud y la medicina.

Durante el congreso tuvo lugar la primera operación quirúrgica tele-asistida a través de una transmisión con 5G. Un hito que demostró cómo este tipo de avances permitirán salvar vidas a miles de kilómetros de distancia. Pero éste es solo un desafío más en el campo de la medicina, como lo están siendo la Cirugía Robótica, la Medicina Regenerativa y la Medicina Genética. 

5g en salud y medicina

Otra aplicación muy sonada fue la ambulancia conectada que presentaron conjuntamente la Generalitat catalana y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Este prototipo permite transmitir información clave del paciente –mediante el uso del 5G- mientras está siendo trasladado al hospital, anticipándose así a las acciones que generalmente se ejecutan una vez se llega a las urgencias hospitalarias.

¿Cuándo llegará la tecnología 5G?

A pesar del optimismo que generan este tipo de usos, como con cualquier tecnología puntera es necesario ser prudente. Sobre todo porque aplicaciones como las mencionadas sólo serán una realidad cuando el 5G se haya implantado completamente en nuestro entorno.

Las grandes operadores y empresas de telecomunicaciones ya han asegurado que las primeras redes comerciales serán una realidad en 2020. Sin embargo los expertos calculan que habrá que esperar hasta aproximadamente 2025 para verlas desplegadas del todo.

Por ahora, los grandes fabricantes de telefonía móvil, como Samsung, Huawei o LG, entre otros, ya han presentado los primeros dispositivos preparados para utilizar este protocolo de datos. Un ejemplo de cómo en los próximos años el 5G se irá convirtiendo, poco a poco, en una realidad cada vez más palpable.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: