medidas para adaptar una vivienda para personas mayores

España es una sociedad cada vez más envejecida. El número de personas mayores no ha dejado de aumentar en las últimas décadas, lo que ha abierto múltiples retos a la hora de garantizar el bienestar de esta población. Uno de ellos tiene que ver con cómo adaptar el hogar para una persona mayor.

Los expertos aseguran que en esta fase vital es recomendable, siempre que se pueda, que las personas ancianas vivan de la manera más autónoma posible y, sobre todo, en un contexto que les resulte cómodo y familiar. Pero para lograr este objetivo la vivienda en cuestión ha de estar adaptada.

Este proceso de adaptación del entorno tendrá además consecuencias directas en la salud: un estudio elaborado en Australia probó que, tras hacer pequeñas modificaciones en una vivienda y eliminar los factores de riesgo, las caídas en ancianos disminuían hasta en un 60%. Vamos con algunas recomendaciones para lograr este objetivo.

La importancia del baño

La adaptación del baño para una persona mayor es quizás el primer paso a dar. Esto se explica por el mayor riesgo de caídas o resbalones existente en este espacio de la casa.

Para evitar sustos como estos una regla fundamental es substituir –en el caso de que la hubiera- la bañera por un plato de ducha que esté al nivel del suelo. De hecho, lo ideal en estos casos es eliminar cualquier tipo de bordillo que obligue a la persona a mantenerse en algún momento sobre un solo pie.

adaptación baño vivienda para personas mayores

También para eludir los resbalones se recomienda adaptar el suelo de la ducha, por ejemplo con una alfombrilla anti-deslizante. Y fuera de ella instalando en el resto del baño baldosas con relieve o láminas de PVC que eviten deslizamientos inoportunos cuando el suelo esté mojado. La instalación de barras de sujeción en varios puntos clave del baño, como la ducha o el váter, es otro consejo habitual de los expertos.

Si hablamos del váter es recomendable ubicarlo a no demasiada altura, para que sea de fácil acceso. Y en los casos en que la persona vaya en silla de ruedas hay que evitar que esté sujeto al suelo con un pie, sosteniéndolo directamente sobre la pared, para facilitar lo máximo posible la movilidad con la silla.

En el caso de las personas dependientes o con una movilidad muy reducida, la mejor opción en nuestro baño será instalar duchas especiales o elevadores para el váter diseñados específicamente para este fin.

La cocina y el dormitorio

En espacios como la cocina y el dormitorio, donde se suelen acumular muchos objetos y muebles, hay una recomendación general que también es aplicable al resto del hogar. Esta consiste en organizar todos los elementos pensando en las limitaciones físicas habituales de una persona mayor. Una organización que habrá, claro está, que mantener en el tiempo.

En la cocina por ejemplo es importante que todos los utensilios de uso más habitual (platos y vasos, cubiertos, la propia comida, etc.) se almacenen en lugares accesibles. Que eviten por ejemplo a la persona mayor tener que agacharse… o subirse a una silla para alcanzar un objeto que está a demasiado altura (ascender a lugares inestables es uno de los mayores peligros en el hogar para las personas mayores).

También en la cocina es buena idea contar con un sistema de vitrocerámica que evite quemaduras en el momento de cocinar y que permita desplazar fácilmente las ollas y otras herramientas.

vivienda para personas mayores cocina

En el caso del dormitorio, los especialistas destacan la importancia de contar con una cama de una altura idónea (generalmente algo más altas que las camas estándar) para que la persona pueda subir y bajar de ella con total facilidad. Cuando la movilidad sea muy reducida habrá que instalar una cama articulada que adopte de un modo mecánico diferentes posiciones.

Otra recomendación es contar al lado de la cama con una mesilla fácilmente accesible donde depositar los objetos indispensables. Entre ellos un teléfono o una alarma de asistencia para avisar en caso de urgencia.

Medidas de acondicionamiento general

Más allá de los consejos específicos hay una serie de medidas de acondicionamiento general aplicables al conjunto del hogar. Una de ellas es hacer de la vivienda un lugar de espacios amplios y abiertos, que permitan moverse con facilidad y sin tropezarse. Una indicación todavía más importante si la persona mayor va en silla de ruedas.

Para ello es útil deshacerse de los muebles a los que no les demos uso. También evitar aquellos demasiados altos (aunque no queramos, acabaremos guardando cosas ahí, con el peligro que eso supone). Y por encima de todo asegurarse que todos ellos estén estables sobre el suelo, evitando así el riesgo de que vuelquen al apoyarse.

medidas de acondicionamiento vivienda para personas mayores

Otra recomendación es garantizar que los suelos de la vivienda estén al mismo nivel con el fin de evitar tropiezos. Y eludir en la medida de lo posible el uso de alfombras, sobre todo si éstas no están sujetas al suelo, ya que podrían provocar resbalones muy peligrosos.

Si en la casa hay algún escalón es aconsejable salvarlo con una pequeña rampa o, si hablamos de varias escaleras, complementarlas con barandillas a ambos lados, para que la persona pueda sujetarse tanto al ascender como al descender.

Otro buen consejo es que los interruptores de la luz estén en el pasillo y no dentro de las habitaciones. Así se evita que los ancianos entren a oscuras en cualquier espacio de la casa, con el riesgo de tropiezos y caídas que ello implica. En este sentido siempre es recomendable que la vivienda se mantenga bien iluminada, a poder ser con luz natural, una manera de hacer más agradable y habitable este lugar.

Contar con un seguro del hogar que se adapte a las necesidades de la vivienda y de las personas que viven en ella también es un sencillo paso que dotará de mayor tranquilidad a los mayores y sus familias.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.