Ahorre dinero con un presupuesto familiar

Un presupuesto familiar es necesario a la hora de controlar las finanzas de la familia. Es muy importante llevar un registro que te permita entender qué es lo que se gasta, cómo se gasta, cuáles son los gastos necesarios, en qué se debería invertir más y en qué debería ahorrarse. Antes del verano es el momento ideal para ponerse las pilas en la elaboración del presupuesto familiar ya que vienen las vacaciones y, con ellas, siempre aparecen esos gastos de más. Teniendo un buen presupuesto familiar, seguro que tú y los tuyos estaréis preparados para afrontarlos.

Gastos necesarios

Lo primero que hay que hacer es mantener un registro de los ingresos. Para ello debes sumar tu nómina, pensión, ayuda; en definitiva, todos los ingresos que vas a tener ese mes. Si tienes una nómina variable haz una media para compensar los meses de menos ingresos de capital con los meses de más. Cuando las nóminas son variables, como es el caso de muchos trabajadores autónomos, la capacidad de previsión debe ser mucho mayor.

Después de tener el registro de todos tus ingresos debes elaborar una columna con todos los gastos obligatorios: alquiler, hipoteca, préstamo, cuotas del coche o cualquier gasto que sepas que tienes la obligación de pagar cada mes, sin excepción. A continuación puedes elaborar una segunda columna con los gastos necesarios como pueden ser las facturas (electricidad, agua, gas), transporte familiar, gastos en comida, factura telefónica…

Gastos secundarios

Después de tener una lista elaborada con todas las cosas necesarias para ti y tu familia, te quedará la cantidad restante de dinero que puedes gastar en cosas que no son necesarias u obligatorias como cenas fuera, ir al cine o comprar ropa entre muchas otras. Al resultado total del dinero que puedes gastar en este tipo de cosas debes restarle una parte para el ahorro: un dinero que debe estar ahí para cuando se presentan emergencias como puede serlo una reparación del coche, una avería en el hogar o una visita al dentista de tus hijos, en el caso de tenerlos.

Una vez realizada la resta de tus gastos necesarios y obligatorios te queda el total sobre el que puedes jugar. Sobre esa cantidad deberás trabajar para elaborar un plan que te permita deshacerte de esos gastos inútiles que podrías evitar para invertirlo en otro apartado como pueden ser las futuras vacaciones o el ahorro para emergencias.

¡Todos a ello!

La necesidad de reducción del gasto familiar debe convertirse en un trabajo de equipo, por eso es necesario poner al corriente a toda la familia proponiendo que el esfuerzo sea común. No solo nuestro cónyuge debe apoyarnos y ayudarnos en la redistribución del presupuesto sino que también hay que poner al tanto a nuestros hijos, sean pequeños o mayores, para que puedan solidarizarse y contribuir para el aumento del presupuesto familiar. Siempre se les puede ofrecer un aliciente como una pequeña recompensa durante las vacaciones o una buena felicitación por su contribución.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.