Artrosis: síntomas, tipos y tratamientos

La artrosis es una enfermedad degenerativa que cada vez aumenta más su incidencia en la población tanto a nivel mundial como nacional.

En el año 2015 se elaboró un estudio que fue publicado por la revista médica The Lancet, en el que se destacaba que el número de personas que viven con artrosis aumentó de 140 millones en 1990 a 242 millones en 2013.

Esto supone un aumento del 72% de los casos, lo que ha situado a la artrosis entre los problemas de salud pública más importantes junto al Alzheimer, el asma o el abuso de alcohol. De hecho 1 de cada 30 personas en el mundo padece una discapacidad derivada de la artrosis.

En España, según la Sociedad Española de Reumatología, la artrosis afecta al 10% de la población.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una patología reumática que produce una lesión en el cartílago de la articulación.

Las articulaciones son las que permiten que nos movamos y están formadas por la unión de dos huesos por la cápsula articular. Dentro de las articulaciones encontramos el líquido sinovial. Los extremos de los huesos que se unen para formar la articulación se recubren con el cartílago.

Cuando el cartílago tiene una lesión, produce dolor y rigidez lo que afecta a la función de la articulación. La artrosis puede producirse en la columna cervical o lumbar, las articulaciones del hombre, de las manos, de las rodillas, en la cadera y en el dedo gordo del pie.

artrosis en las manos

¿Qué diferencia hay entre artrosis y artritis?

Antes de continuar hablando de las causas o de los posibles tratamientos, debemos tener en cuenta que la artrosis y la artritis no son lo mismo.

Ambas están relacionadas con las articulaciones, pero la artritis se produce por una inflamación de la membrana sinovial que recubre las articulaciones y puede surgir por una infección, un traumatismo o una enfermedad autoinmune.

La artrosis, sin embargo, se relaciona con el desgaste de las articulaciones debido al envejecimiento.

Las consecuencias de ambas patologías son muy parecidas: reducción del rango de movimiento, rigidez, sobre todo por las mañanas, y dolor.

¿Cuáles son las causas de esta enfermedad?

Actualmente no se conocen exactamente las causas de la artrosis, pero sí algunos factores de riesgo como los siguientes:

  • El envejecimiento. Los casos de artrosis aumentan mucho a partir de los 50 años.
  • El sexo. Las mujeres se ven más afectadas que los hombres.
  • La genética. El hecho de tener familiares con artrosis puede aumentar el riesgo de padecerla.
  • El tipo de trabajo. En determinados tipos de trabajo, debido a la actividad que se realiza, puede aparecer la artrosis. Es el caso de los albañiles, por ejemplo.
  • El ejercicio físico intenso. Las personas que practican deporte de forma intensa tienen más riesgo de padecer artrosis.
  • La menopausia. Se produce una reducción de estrógenos que puede suponer la aparición de artrosis.
  • El aumento de peso. No cuidar nuestra dieta puede hacer que aumentemos de peso, lo que tendrá efectos sobre las articulaciones y puede agravar la artrosis.
  • Los traumatismos también pueden ser una causa de la artrosis.

causas artrosis

Síntomas de la artrosis

Aunque la artrosis, tal y como hemos visto, suele aparecer a partir de los 50 años, hay casos en los que aparece antes debido a un problema en la columna o en la cadera, por ejemplo, que produce un desgaste acelerado de la articulación.

Algunos de los síntomas de la artrosis, que te pueden alertar de que la padeces, pueden ser los siguientes:

  • Dolor. Se trata de un dolor que aparece con el ejercicio físico y mejora con el descanso. También puede aparecer tras estar un tiempo sentado y levantarse para caminar.
  • Aumento de dolor en función del clima. No hay un acuerdo entre los expertos en cuanto a la influencia del clima, pero algunos pacientes sienten más dolor cuando llueve o se acerca una tormenta.
  • Escuchar crujidos. La persona que padece artrosis puede sentir crujidos cuando se estira o se levanta.
  • Dificultad para realizar determinados movimientos. Por ejemplo, en el caso de la artrosis de rodilla se pueden tener dificultades para arrodillarse o en el caso de artrosis de manos para abrir y cerrar el puño.

Es importante que si sientes alguno de estos síntomas consultes con tu médico o un especialista para que realice un diagnóstico completo.

síntomas artrosis

Tipos de artrosis según la zona afectada

En función de la zona afectada, podemos hablar de diversos tipos de artrosis que son los siguientes:

  • Artrosis de cadera. Con este tipo de artrosis se deteriora el cartílago de la articulación de la cadera. La suelen padecer las personas mayores.
  • Artrosis cervical. Supone una lesión del cartílago de las articulaciones de la zona cervical. Es frecuente en personas de más de 50 años.
  • Artrosis lumbar. Se da cuando existe una lesión en el cartílago de la columna lumbar que está formada por cinco vértebras que van de las costillas a la pelvis.
  • Artrosis de rodilla. En este caso se deteriora el cartílago que cubre la articulación de la rodilla, que está formada por el fémur, la tibia y el peroné.
  • Artrosis en las manos. Puede iniciar entre los 40 y los 50 años y tiene como consecuencia la dificultad para mover los dedos y la deformidad.
  • Artrosis generalizada. Es la que afecta a varias articulaciones del cuerpo.

Tratamiento y prevención de la artrosis

El tratamiento de la artrosis tiene el objetivo de reducir el dolor y mejorar la movilidad. Como con todas las enfermedades, con la artrosis, es fundamental la prevención, por lo que es importante mantener una dieta sana para cuidar nuestro peso, utilizar calzado adecuado y evitar trabajos que producen más dolor.

Además de lo anterior, se puede realizar una tabla de ejercicios adaptada a cada paciente por un fisioterapeuta.

Finalmente, el dolor se suele tratar con antiinflamatorios o analgésicos.

Por otro lado, en los últimos años se están desarrollando tratamientos con células madre  para regenerar huesos y cartílagos. El tratamiento es muy poco invasivo y no requiere hospitalización.

Por lo tanto, en general, para prevenir la artrosis puedes seguir los siguientes consejos:

  • Mantén un peso saludable.
  • Aplica calor y si la inflamación es elevada aplica frío.
  • Cuida tu postura al dormir y al sentarte.
  • Haz ejercicio físico moderado.
  • Descansa.
  • Evita sobrecargar tus articulaciones.
  • Elige un calzado adecuado.
  • Acude a balnearios con tratamientos para la artrosis.

En definitiva, son fundamentales los hábitos saludables y cuidar nuestro cuerpo para que los síntomas se reduzcan o para prevenir la artrosis.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: