asma

Hay personas que conviven con el asma y no afecta a su vida, pero para otras es un problema importante que les impide llevar una vida normal y hacer sus tareas cotidianas. En este post, trataremos qué es el asma, cuáles son sus síntomas y cuál es su tratamiento.

En base a los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que actualmente hay 235 millones de personas en el mundo que padecen asma.

Se trata de una enfermedad de carácter crónico que es muy frecuente en los niños y que está presente en todos los países. No tiene cura, pero si se trata correctamente se puede controlar y lograr que el paciente lleve una vida normal.

Asma ¿qué es y cuáles son las causas?

Antes de nada, es importante que sepas qué es el asma. Se puede definir el asma como una enfermedad crónica que afecta a las vías respiratorias bajas (bronquios), que son las que transportan el aire hacia y desde los pulmones.

El asma produce un estrechamiento y una inflamación de las paredes de las vías respiratorias, lo que ocasiona que llegue menos aire a los pulmones.

Además de la definición de asma, es esencial conocer las causas, entre las que podemos encontrar las siguientes:

  • Genética. Una gran parte de personas que padecen asma, tienen familiares que también la padecen.
  • Exposición a sustancias que producen alergias. Puede tratarse de polvo, polen, pelos de un animal doméstico, hongos etc.
  • Ambientes contaminados. Se puede tratar de una ciudad en la que el nivel de contaminación es alto o de un espacio cerrado en el que hay mucho humo de tabaco, por ejemplo.
  • Factores climáticos. El clima también influye de forma importante en la aparición del asma, sobre todo en casos de lluvia, frío o nieve.
  • Determinados fármacos. Algunas personas especialmente sensibles o alérgicas a algunos fármacos pueden desarrollar asma.
  • Ejercicio intenso. La realización de ejercicio intenso también puede ser una causa de aparición de asma y se puede agravar con el frío y el viento.

Como has podido ver, existen diversas circunstancias que pueden influir en la aparición del asma y conocerlas nos puede ayudar a prevenir la enfermedad.

¿Qué tipos de asma hay?

La causa de la aparición del asma, el momento o el por qué, suponen que existan diversos tipos de asma que se pueden clasificar en función de varios factores:

En función de la causa, podemos hablar de:

  • Asma alérgica o asma extrínseca. Aparece cuando el paciente se expone a sustancias que producen alergias como el polvo o los pelos de animales.
  • Asma estacional. Está relacionada con las estaciones, especialmente con la primavera, que es cuando aparece el polen de las plantas.
  • Asma no alérgica o asma intrínseca. Se produce con sustancias como el humo, la contaminación, los productos de limpieza o el aire frío, entre otros factores.
  • Asma ocupacional. Este tipo de asma está relacionada con la manipulación de determinadas sustancias en el puesto de trabajo como la resina, los metales o los productos químicos.
  • Asma nocturna. Cualquier paciente que padece asma puede notar, en un momento determinado, como los síntomas empeoran durante la noche.
  • Asma de esfuerzo. Está relacionada con la realización de un esfuerzo físico intenso.

En función de la gravedad o frecuencia del asma, se distingue entre:

  • Asma persistente. Se manifiesta durante todo el año aunque no todos los días, pero sí dos veces a la semana.
  • Asma intermitente. El asma aparece en determinados momentos y las crisis son breves. El resto del tiempo no hay síntomas.
  • Asma crónica. El paciente siente los síntomas del asma de forma continua y las crisis asmáticas son frecuentes y fuertes.

En función de la edad del paciente podemos diferenciar entre asma infantil que es la que afecta a los niños, debido a que sus vías respiratorias son más pequeñas, y el asma en adultos.

Finalmente, también se puede hablar de asma en felinos, que se manifiesta por jadeo, boca seca y problemas para respirar del animal.

asma felino

Asma: síntomas principales

Convivir con el asma puede ser más sencillo si aprendes a identificar sus síntomas y respetas el tratamiento que te indique tu médico. Te contamos cómo saber si tienes asma y cuáles son los síntomas del asma.

Asma bronquial síntomas

Los síntomas del asma bronquial son los siguientes:

  • Falta de aire.
  • Dolor en el pecho.
  • Dificultades a la hora de dormir que se producen como consecuencia de la falta de aire.
  • Silbido al respirar.
  • Tos.

Síntomas del asma en adultos

Los síntomas de asma en adultos son los que hemos descrito en el apartado anterior, pueden aparecer de forma gradual y  variar a lo largo de la vida del paciente, en función del tratamiento y de la prevención.

Síntomas del asma infantil

asma infantil

Conocer los síntomas de asma en niños nos ayudará a saber si nuestro hijo puede estar padeciendo una crisis asmática y acudir a un pediatra cuanto antes.

En general, los síntomas del asma infantil son parecidos a los del asma en adultos: pitidos, tos, presión en el pecho y problemas para respirar.

Síntomas del asma alérgico

La alergia puede influir en el asma de dos maneras, como causa de crisis agudas y como causa de una inflamación crónica. Es importante distinguir los síntomas del asma alérgico que son los que hemos visto (problemas para respirar y pitidos)  y los de la alergia en sí (estornudos, tos, irritación en los ojos), para poder tratar ambas dolencias.

Ataque de asma síntomas

Cuando se produce un ataque de asma las vías respiratorias se inflaman, se reducen y se produce un exceso de mucosidad.

Dependiendo de cómo sean los síntomas, se puede hablar de un ataque de asma leve que puede mejorar con un tratamiento que se administre el paciente en su propia casa, o ataque de asma grave, que requiere acudir a un hospital con urgencia.

Asma y embarazo

El asma durante el embarazo puede tener efectos tanto en la madre (retención de líquidos o hipertensión) como en el feto (bajo peso del niño al nacer, complicaciones durante el embarazo, parto prematuro).

El embarazo produce cambios en la configuración del tórax de la mujer y un incremento de producción del dióxido de carbono.

Lo anterior supone que tanto las mujeres embarazadas que ya padecían asma como las que no lo padecían, pueden tener asma durante el embarazo.

En estos casos es fundamental continuar con el tratamiento del asma y consultar siempre con el médico para conocer los efectos secundarios y la forma de administrar el tratamiento. Si lo deseas, puedes consultar nuestra guía definitiva para encontrar tu seguro de salud ideal.

Asma y deporte

asma y deporte

Hacer deporte y seguir una dieta sana y equilibrada favorece a todas las personas y también a las que tienen asma.

Hay muchos deportistas profesionales que tienen asma y han ganado premios.

Si tienes asma, la práctica del deporte te puede ayudar a fortalecer tus pulmones. Hay deportes, que pueden ser buenas opciones para personas con asma como la bicicleta ligera, el yoga o el golf.

Sin embargo, otros deportes pueden causar más dificultades a las personas con asma como la bicicleta intensa, las carreras, el esquí o el patinaje sobre hielo. Esto no quiere decir que no puedas practicarlos, sino que deberás tomar mayores precauciones.

¿Qué tratamientos existen para el asma?

El asma no tiene cura pero se pueden tomar medidas para prevenir la enfermedad como:

  • Evitar exponerse a las sustancias que producen alergia, en el caso de asma de tipo alérgica.
  • No hacer ejercicio intenso durante las épocas con niveles de polen más altos.
  • Controlar el peso.
  • Dejar el tabaco.

En cuanto al tratamiento es importante que afrontes los diferentes síntomas del asma y actúes en varios aspectos como la inflamación de la mucosa bronquial, los broncoespasmos y las alergias.

La inflamación de la mucosa bronquial se puede tratar con medicamentos antiinflamatorios. Entre los más eficaces se encuentran los que contienen corticoides.

Para el broncoespasmo se suelen utilizar broncodilatadores que se administran por vía inhalatoria. Finalmente, la alergia (si es la causa del asma), deberá tratarse con antihistamínicos o vacunas, según los casos.

En el tratamiento del asma se producen avances frecuentes. El año pasado, por ejemplo, se anunció que la proteína Galectina -1 cuando se encuentra desactivada puede aumentar la severidad del asma.

Además, se ha desarrollado un dispositivo biomédico que se conecta con el móvil que ayuda a los pacientes que padecen asma a realizar terapia respiratoria en su propia casa.

Consecuencias del asma no tratada o tratada de forma incorrecta

El asma no tratada o tratada de forma incorrecta puede tener importantes consecuencias como la depresión, la ansiedad, el aumento de la agresividad o los ataques de pánico. Estos problemas pueden agravar los ataques de asma.

Practicar deporte de forma moderada, cuidar la dieta o respetar las pautas de tratamiento que nos haya dado el médico, son factores esenciales para evitar ataques de asma y reducir los efectos.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: