Bebé que llora, dudas frecuentes y consejos para calmarle

Tener un hijo es una gran alegría, algo que cambia nuestra vida y la forma que tenemos de ver el mundo. Pero hay una situación que desespera a todos los padres: cuando el bebé llora.

¿Te sientes impotente porque no sabes qué le ocurre ni cómo calmarle?

Con este post queremos que descubras los motivos del llanto del bebé y de qué forma puedes tranquilizarle.

¿Por qué lloran los bebés?

Si hay una pregunta que se hacen los padres primerizos es esta y es que escuchar a un bebé llorar sin parar, preocupa bastante.

Ten en cuenta que una de las pocas formas que tiene tu bebé de comunicarse y de llamar la atención es llorando.

Las razones por las que un bebé llora pueden ser muy diferentes: porque tiene hambre, porque está cansado o porque le duele algo, entre otros motivos.

Los padres deben aprender poco a poco a interpretar el llanto para poder ayudar al bebé y darle lo que necesita.

mi bebé llora

Estas son las razones más habituales por las que un bebé llora:

  • Tiene hambre. Para evitar que tu bebé llore cuando tiene hambre lo que puedes hacer es fijarte en señales que te irá dando como mostrarse nervioso, meter sus manitas en la boca o hacer chasquidos con los labios.
  • Tiene gases o un cólico. Se puede identificar porque el bebé suele llorar después de comer. Para los cólicos hay varios remedios, pero lo mejor es que consultes con tu pediatra. En cuanto a los gases, coloca al bebé en tu pecho y frótale la espalda con tu mano.
  • Necesita que le cambies el pañal. Algunos bebés lloran cuando tienen el pañal sucio, verás enseguida si esa es la causa del llanto del bebé.
  • Tiene sueño. Parece que un bebé se duerme fácilmente en cualquier sitio, pero lo cierto es que cuando están muy cansados y no se pueden dormir los bebés lloran. No esperes a que tu bebé esté muy cansado y échalo a dormir en cuanto empiece a bostezar.
  • Quiere que le cojas en brazos. A los bebés les encanta estar en brazos de sus padres y que les den cariño. Así que, en ocasiones, lloran para que le cojas en brazos y sentir tu olor y los latidos de tu corazón.
  • Tiene frío o calor. Es habitual que cuando les quitas la ropa para cambiar el pañal lloren porque tienen frío o lloren cuando llevan mucha ropa porque tienen calor. Recuerda que a los bebés recién nacidos les gusta estar calentitos.
  • Le duelen los dientes. Cuando le salen los dientes, tu bebé siente dolor, se mostrará enfadado y llorará.
  • Les molesta algún ruido o luz. En algunos entornos como un centro comercial o una calle muy concurrida, tu bebé puede recibir demasiados estímulos de luces y ruidos que le molestan y que le hacen llorar.
  • Le gusta el bullicio. Hay bebés a los que les encanta estar con otros bebés, el ruido y la actividad. Puedes llevarle en una mochila para que vea el mundo y lo disfrute.
  • Se está poniendo enfermo. Si has comprobado que no tiene hambre, que el pañal está limpio y que no tiene gases, y no para de llorar, puede que lo que le ocurra es que está poniéndose enfermo.

Si no consigues saber por qué llora tu bebé o tu bebé llora mucho, acude a tu pediatra para que descubra la causa y te pueda ayudar.

Lo importante es que mantengas la calma, sobre todo si eres padre o madre primeriza y que te fijes los detalles y a las señales que te da tu bebé.

Descubre los profesionales en pediatría más cercanos a tu casa en la guía médica de nuestro seguro de salud Medifiatc.

Mi bebe casi no llora, ¿es normal?

Solemos pensar que todos los bebés lloran pero no es cierto.

En el momento del parto, en el caso de parto natural, el bebé sufre bastante estrés y suele llorar. Pero en los casos de cesáreas, el bebé sufre menos y puede que no llore.

Puede suceder que un bebé simplemente se sienta satisfecho y sea tranquilo. Por lo que llora poco o que no haya aprendido a utilizar el llanto como una forma de comunicación.

Si tu bebé casi no llora, no tiene por qué ocurrirle nada malo. Si ya has consultado con tu médico y tu bebé está sano, puede que tengas que empezar a descifrar lo que le ocurre por cómo se mueve o los gestos que hace.

Tipos de llantos

Cada una de las razones que hemos visto por las que llora un bebé, va asociada a un tipo de llanto diferente. Estos son los principales tipos:

  • Persistente. Puede significar que tu bebé tiene hambre, lo comprobarás si se calma al darle de comer.
  • Como un grito. Puede que sienta un dolor.
  • Estridente y corto. El pañal está sucio.
  • Agudo y fuerte. El bebé tiene un cólico.
  • Desconsolado. Comprueba su nariz y sus manos, puede que tenga frío.
  • Perezoso. El bebé está agotado.
  • Con hipo. Está enfadado.

Como hemos dicho antes, cada bebé es un mundo y puede llorar por muchos motivos para intentar comunicarte lo que le ocurre.

Reconocer el tipo de llanto lleva tiempo a los padres, pero no hay que desesperar. Todo es nuevo para él y para vosotros, por lo que poco a poco os iréis entendiendo mejor.

bebe llora brazos

¿Qué puedes hacer para calmar a tu bebé cuando llora mucho?

Tal y como hemos visto, un bebé puede llorar por muchos motivos y de formas muy diferentes. El llanto de un bebé puede resultar muy estresante y lo primero que debes hacer es calmarte.

Respira hondo varias veces seguidas, recupera tu tranquilidad y transmite calma al bebé.

En algunos momentos, si ya hemos comprobado que el bebé está bien, es hora de pensar en nosotros mismos y reducir el estrés.

Consejos y técnicas para padres primerizos

bebe distraer

Si tu bebé llora puedes seguir estos consejos para calmarle:

  • Acúnale en tus brazos. A los bebés les gustan muchos los mimos y las muestras de cariño, así que coge a tu bebé en brazos y acúnale suavemente. Seguramente con tu olor se tranquilizará.
  • Llévale de paseo. Algunos bebés no se calman nada más que cuando salen en su cochecito a dar un paseo, así que sácale un rato a la calle o paséale por casa si es de noche.
  • Deja que se mueva sin pañal y sin ropa. A veces, están incómodos con el pañal y con la ropa. Si el ambiente está caliente quítale todo y déjale un poco a su aire para que disfrute.
  • Enséñale cosas de la casa. Distraerle con alguna cosa como una planta o un objeto puede ser la solución para que se distraiga y se calme.
  • Dale un masaje. Puedes masajearle la tripa o la espalda. Seguro que le gusta. Aprovecha cuando le vayas a bañar y utiliza un poco de aceite de bebé calentado en las manos.
  • Envuelve al niño en un arrullo. Cuando el bebé está en la tripa de su mamá está calentito y apretado y de esa forma se siente seguro. Envolverle en una toalla o en una manta puede hacerle sentir igual que en el útero y que se calme.
  • Dale el pecho. Al darle el pecho siente tu calor, tus latidos y tu abrazo. Eso seguro que le encanta y le calma.

Algunos padres son muy creativos a la hora de tranquilizar a su hijo, como este padre que con un simple “ooooommmmmm” consigue calmar a su bebé. Mira el vídeo, te vas a reír.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: