Bio, eco y orgánico

En las dos últimas décadas el consumo de productos ecológicos ha ido aumentando y con él el uso de términos como biológico, ecológico y orgánico, bioeco, bio bio, natural, etc.

En España el consumo de esta categoría de productos es en auge. Sin embargo, todavía existen muchas dudas sobre sus características y propiedades. Por ejemplo, ¿cuál es la diferencia entre biológico y ecológico? ¿qué significa orgánico?

Sigue leyendo si quieres saber por qué y cuándo se utilizan estos términos y cuáles son los alimentos más sanos.

¿Qué diferencia hay entre biológico, ecológico y orgánico?

Todos estos términos son utilizados muy a menudo como sinónimo de ecológico. Esta es la causa principal de las dudas que muchas personas tienen sobre el origen de los alimentos incluidos en esta categoría.

La confusión se ha originado por la traducción imprecisa de este tipo de productos procedentes de otros países europeos. En Francia, por ejemplo, para los productos ecológicos se utiliza la definición agricultura biológica y en Alemania “bio”. El término orgánico, en cambio, lo hemos adoptado de Gran Bretaña, donde “Organic” se utiliza para los productos ecológicos.

El caso es que los reglamentos de la Unión Europea sobre los productos ecológicos no prevén el uso de un término único en el territorio europeo. Por lo que en las tiendas ecológicas y en las secciones bio de los supermercados te puedes encontrar con una variedad de etiquetas que anuncian productos ecológicos, biológicos y orgánicos.

En estos casos, si el producto lleva el sello que certifica el origen ecológico (bio o organic según el país), entonces, tendrás la seguridad de comprar un alimento ecológico.

Pero ¿qué es un producto ecológico?

¿Cuándo nace la alimentación ecológica?

La agricultura y los alimentos ecológicos ya no son una tendencia, sino una realidad consolidada en toda Europa. Su auge se debe a muchos factores, pero sobre todo ha sido una consecuencia de:

  • La creciente demanda de los consumidores, cada vez más atentos a su alimentación.
  • La reglamentación del sector que ha generado nuevas oportunidades de negocio.
  • Más conciencia sobre temas como nutrición, salud y conservación medioambiental.

De hecho, los primeros movimientos que reivindicaban una producción más orgánica de los alimentos (y de otros productos) surgieron a principio del siglo XX. Las primeras asociaciones en defensa de una agricultura sin químicos han nacido en Alemania, Reino Unido y Estados Unidos.

Un alimento se define ecológico cuando…

Hasta aquí, ya sabemos que los alimentos ecológicos también se pueden definir orgánicos o biológicos y que su consumo es en aumento. Pero ¿cuál es la diferencia entre un alimento “normal” y uno ecológico?

El precio (normalmente) más caro de los productos de origen ecológico es uno de los primeros aspectos que suelen caracterizar este mercado. Por lo que muchas personas siguen percibiendo los alimentos orgánicos como gourmet.

Sin embargo, un producto se puede definir ecológico sólo si:

  • Procede de la agricultura ecológica y en el proceso de producción no se han utilizado pesticidas, herbicidas, fertilizantes u otro tipo de sustancias químicas de síntesis.
  • Se ha obtenido en el respeto de los ritmos naturales de crecimiento (del animal o la planta) sin el uso de hormonas, vacunas, etc.
  • Se ha producido sin adición de sustancias artificiales.
  • Se ha obtenido sin el uso de OGM (organismos genéticamente modificados).
  • Ha obtenido la certificación ecológica (Bio o Organic) por un organismo de control oficial.

Todas estas características son vigiladas en España por la Comisión Reguladora de Agricultura Ecológica (CRAE) y certificadas a través de sellos oficiales.

Por lo que revisar las etiquetas de los productos que compras es un hábito recomendable si quieres asegurarte que los alimentos que compras son de origen ecológico.

No todo lo que brilla es “eco”…

Como hemos mencionado antes, el precio es uno de los puntos más controvertidos cuando se habla de productos ecológicos. Para resumir, la diferencia entre, por ejemplo, un producto de agricultura convencional y otro procedente de cultivos ecológicos se encuentra en la dificultad de este tipo de producción y en el escaso rendimiento comparado con otros métodos.

Para poder aplicar un sello de certificación ecológica (bio o organic) un productor tiene que pasar por muchos controles puesto que el objetivo* de la producción ecológica consiste en:

  • Respetar los sistemas y los ciclos naturales y preservar y mejorar la salud del suelo, el agua, las plantas y los animales y el equilibrio entre ellos.
  • Contribuir a alcanzar un alto grado de biodiversidad.
  • Hacer un uso responsable de la energía y de los recursos naturales como el agua, el suelo, las materias orgánicas y el aire.
  • Cumplir rigurosas normas de bienestar animal y responder a las necesidades de comportamiento propias de cada especie.
  • Obtener productos de alta calidad.
  • Obtener una amplia variedad de alimentos y otros productos agrícolas que respondan a la demanda de los consumidores de productos obtenidos mediante procesos que no dañen el medio ambiente, la salud humana, la salud y el bienestar de los animales ni la salud de las plantas.

*(Fuente: Reglamento (CE) n o 889/2008)

Es un sistema muy riguroso que contribuye a salvaguardar el medioambiente y la biodiversidad y, además, es sinónimo de seguridad alimentaria para el ser humano.

Sin embargo, esto no puede garantizar que se trate del mejor alimento. Los alimentos recomendados para la salud como las frutas y las verduras de temporada, por ejemplo, pueden ser ecológicas. Pero para poder ser consideradas ecológicas una fruta o una verdura no tienen porqué ser de temporada.

Tampoco puedes considerar como sinónimo de ecológico el concepto de proximidad. Las frutas tropicales y otros alimentos exóticos que han viajado días antes de llegar en las tiendas también podrían llevar el sello ecológico. En este caso tampoco el sello ecológico puede garantizar que sea el alimento más nutritivo que te ayuda a mantenerte en buena salud.

Aclarada la duda sobre la diferencia entre bio, eco y orgánico queda la incógnita sobre cómo elegir los alimentos más sanos. Para esto la respuesta hay que buscarla en el sentido común.

Si es cierto que los productos ecológicos representan una garantía de calidad, a veces hay otros factores que pueden tener más valor. Los productos km0 y de temporada, siempre que sean de origen seguro, probablemente ganan en valores nutricionales y sabor.

BIO, ECO Y ORGÁNICO, ¿CUÁLES SON LOS ALIMENTOS MÁS SANOS?
5 (100%) 2 votes

Compartir: