cadenas de nieve para el coche

La conducción en carretera en invierno tiene una serie de complicaciones que hay que tener muy en cuenta antes de ponernos al volante. En un país como España, con regiones y climas tan diferentes, el riesgo de encontrarnos con nieve en el camino durante la época invernal es relativamente alto.

De ahí la importancia de conocer al detalle las cadenas de nieve para el coche. ¿Cuándo hay que llevarlas? ¿Me enfrento a una sanción si no las llevo en el maletero? ¿Hay algún consejo para no volvernos loco poniéndolas? Vamos a tratar de dar respuestas a todas estas preguntas…

Siempre atentos a la previsión del tiempo y a las señales

Una de las máximas para evitar sobresaltos en la carretera durante el invierno es ser precavido, tanto en la conducción como en los preparación previa del vehículo. Esta máxima sirve cuando viajamos a lugares donde sabemos que nos encontraremos con nieve, pero también cuando realizamos viajes a otro tipo de destinos.

Para ello es fundamental, antes de coger el coche, conocer la previsión del tiempo para la zona que transitaremos o a la que nos dirigimos. Lo mismo ocurre con el estado de las carreteras por las que pasaremos: uno de los errores más comunes en la conducción en invierno es obviar o minusvalorar estas advertencias que nos llegan desde fuentes oficiales como la Dirección General de Tráfico (DGT).

Más allá de informarnos a través de medios de comunicación como la televisión o la radio, una manera muy útil de estar al día sobre el estado de las carreteras es seguir los perfiles en redes sociales como Twitter o Facebook de la DGT.

Aunque su presencia no es masiva, en algunas carreteras de España también nos encontraremos con la señal de tráfico R-412 (imagen de abajo). Este símbolo implica la obligación de portar cadenas de nieve por dicha carretera, bajo riesgo de multa…

senal trafico cadenas de nieve

¿Hay riesgo de multa si no llevas las cadenas de nieve?

En condiciones normales los agentes de tráfico no podrán multarnos por no llevar cadenas en el maletero. Aun así, si el clima es desfavorable y existe una alerta por fuertes nevadas o heladas, sí nos enfrentamos a una posible sanción de las fuerzas de seguridad.

Esta multa variará según el grado de negligencia que, en opinión de los agentes, hayamos cometido. Pero su importe puede ascender hasta una cifra próxima a los 200 euros.

En los últimos años incluso se ha generado un cierto debate público sobre la necesidad de sancionar con más dureza a los conductores que no atiendan a las alertas y recomendaciones emitidas por la DGT y las autoridades. Por ejemplo, en enero de 2018 Tráfico abrió la puerta a obligar por ley a los conductores a llevar un equipamiento anti-nieve en sus vehículos (incluyendo cadenas para la nieve, pero no sólo) tras el caos acontecido en la autopista AP-6.

Tipos de cadenas de nieve

Existen diferentes formatos de cadenas de nieve. Vamos a hacer un pequeño repaso a los modelos más comunes en el mercado:

  • Cadenas de acero: son las más tradicionales y las de precio más asequible. Además cumplen perfectamente su función tanto sobre la nieve como sobre el hielo; y resultan muy duraderas. La principal pega es que, en comparación con el resto, no son las más fáciles de poner.
  • Cadenas textiles: cada vez más habituales en nuestras carreteras, estas cadenas son en realidad una especie de funda para el neumático. Algo más caras que las de acero, una ventaja importante es su sencillez a la hora de ponerlas. Además la conducción resulta más suave al evitar las típicas vibraciones de las cadenas tradicionales.
  • Cadenas semiautomáticas: las más innovadoras (y también las más caras), estas cadenas son recomendables para aquellos conductores que conducen sobre nieve o hielo de manera frecuente. Están compuestas de dos partes: un disco permanente fijado a la llanta y una cadena incorporada de acero o plástico duro. La principal ventaja es que su instalación apenas requiere de tiempo.

Consejos para una instalación correcta

Instalar las cadenas de nieve en nuestro vehículo no es una tarea difícil si tenemos en cuenta varias pautas previas. Consejos que, sin embargo, parecen no tener demasiado en cuenta la mayoría de conductores de España: ¡el 70% no sabe o no está seguro cómo ponerlas! Vamos con unos consejos básicos para facilitarnos la tarea…

  • Asegurarnos de colocar las cadenas sobre las ruedas que soportan la tracción del vehículo. Generalmente éstas son las delanteras, aunque hay coches que también incorporaran una tracción en las ruedas traseras.
  • Para colocarlas es recomendable empezar a vestir la llanta por su parte superior. De esta manera podremos a continuación ir bajando el tejido para cubrir buena parte del neumático. Aquí sólo quedará sin proteger la parte inferior, que nos impedirá además cerrar del todo la cadena. Todo correcto hasta ahora.
  • Es en este momento cuando nos tenemos que subir al coche y dejar avanzar el vehículo unos centímetros, con la ayuda del freno de mano o accionando el motor. Así permitiremos pisar las cadenas.
  • Después sólo queda bajarse del vehículo y cerrar las cadenas (sean de acero o de funda textil).
  • Por último es conveniente indicar que la manera menos fastidiosa de colocar unas cadenas de nieve es… practicando antes en casa para ganar agilidad. Antes de vernos rodeados de nieve, hielo y temperaturas bajo cero. ¡Nuestras manos y nuestros dedos lo agradecerán cuando llegue el momento!

La conducción en condiciones climáticas adversas supone un riesgo añadido tanto para nosotros como para el vehículo. Por eso es recomendable viajar siempre con un seguro que te cubra ante posibles accidentes o imprevistos en la carretera. Si quieres tener una idea de cuánto te costaría tu seguro ideal, accede a nuestra calculadora online y averigua el producto que mejor encaja con tus necesidades y las de tu coche.

¿LAS CADENAS DE NIEVE PARA EL COCHE SON OBLIGATORIAS?
¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: