calambre en las piernas es muy típico en atletas, embarazadas y personas mayores

Un repentino espasmo en el gemelo y una sensación de dolor intenso. Con toda probabilidad, esta sería la descripción que haría una persona que está sufriendo un calambre en las piernas. Técnicamente, los calambres se definen como rampas musculares y en la práctica consisten en una contracción involuntaria y súbita de los músculos que pueden presentarse en varias partes del cuerpo. Pies, pantorrillas y muslos son los puntos donde estos espasmos musculares se presentan con más frecuencia.

En este artículo nos centramos precisamente en los calambres en las piernas, por qué se producen y qué podemos hacer para evitarlos o aliviar el dolor cuando nos afectan.

¿Por qué dan calambres en las piernas?

Si has sufrido un calambre en algún momento de tu vida, no eres el único. De hecho, los calambres nocturnos en las piernas, por ejemplo, son una queja muy frecuente en atención primaria. Pero, por lo general, este tipo de molestia es de origen benigno y muy frecuente entre la población adulta.

Las razones por las que se producen estos dolorosos pinchazos en los músculos de las extremidades inferiores pueden ser distintas.

Entre las posibles causas de los calambres en las piernas se señalan:

  • El trabajo muscular excesivo puede producir tensión y causar espasmos dolorosos. Es lo que les ocurre a los futbolistas durante partidos muy largos o a otros deportistas de élite cuando se someten a agotamiento muscular. Si durante las competiciones de repente vemos a un atleta que se agacha al suelo, suele ser por los dolores provocados por las rampas en las piernas. Sin embargo, los calambres por agotamiento no ocurren solo entre los deportistas profesionales. Cualquier actividad realizada con intensidad por tiempos prolongados cargando las piernas puede provocar espasmos dolorosos.
  • Si el exceso de trabajo muscular es una posible explicación de por qué nos dan calambres, la falta de ejercicios también puede serlo. Más concretamente, si no estiramos determinados músculos y tendones de las piernas es posible que acabemos con calambres en algún momento. La causa en este caso sería atribuible a los hábitos de vida sedentarios, como pasar muchas horas sentados o de pie.
  • También pueden aparecer calambres musculares en reposo, mientras se duerme, como ya hemos comentado. En estas circunstancias, la causa puede ser una posición extraña mientras dormimos. Acostarse boca abajo por largos períodos de tiempo obliga a mantener los pies en una posición poco natural de flexión plantar. Lo que podría originar espasmos en las piernas.
  • La deshidratación también se considera una posible causa de la aparición de calambres. La explicación se debe a la dificultad de los músculos de contraerse correctamente en situaciones de desequilibrio hídrico. Considerando que estamos hechos de agua por el 60%, es fácil imaginar que una mala hidratación puede afectar nuestra salud. De hecho, los calambres son solo uno de las posibles consecuencias de la deshidratación.
  • La carencia de algunos minerales también podría desencadenar estas contracciones involuntarias dolorosas en los músculos de las piernas. En este sentido, los especialistas miran sobre todo a los desequilibrios de sustancias como el calcio y el magnesio.
  • La mala circulación, que dificulta la distribución de los nutrientes y el oxígeno en los músculos.
  • Algunas enfermedades neurológicas, la diabetes, la hipertensión, la depresión, la artritis.
  • Los fármacos que se utilizan en el tratamiento de patologías como las mencionadas.

Las posibles causas de los calambres musculares pueden aparecer en cualquier persona. Sin embargo, es cierto que algunos se presentan sobre todo en determinados grupos de población como las personas mayores y las mujeres embarazadas. Los calambres en las piernas durante el embarazo son muy comunes por factores como la mala circulación y el aumento de peso.

Calambres en las piernas: tratamiento

Dada la diversidad de las posibles causas de los calambres en las piernas es difícil establecer una cura.

Casi siempre, el tratamiento para las rampas coincide con la toma de algunos cuidados personales.

Si es el caso, esto es lo que hay que hacer ante un calambre muscular:

  • Mover suavemente la pierna para intentar estirar el músculo afectado y reducir poco a poco la contracción involuntaria que provoca dolor intenso.
  • Masajear, siempre con cuidado, para reducir la contracción.
  • Aplica calor mientras dure el espasmo y frío cuando el músculo esté relajado.

¿En qué casos deberías acudir a un profesional?

Ten en cuenta que las pautas mencionadas en el apartado anterior son genéricas y son válidas siempre y cuando el calambre se manifiesta esporádicamente.

En cambio, es aconsejable acudir a un especialista o al médico de cabecera cuando:

  • Los calambres en las piernas se presentan seguidos.
  • El dolor es muy fuerte y no mejora tras estirar y masajear la pierna.
  • El espasmo es prolongado.
  • Junto con el calambre aparecen otros síntomas como debilidad muscular, enrojecimiento, sensación de calor e hinchazón.

¿Cómo evitar los calambres en las piernas?

mujer hace estiramientos para prevenir la aparición de calambres en las piernas

Cuando el origen de las rampas en las piernas no es claro y no está relacionado con enfermedades y condiciones específicas como los entrenamientos excesivos, el embarazo o el envejecimiento, encontrar la causa que las produce puede ser complicado.

En todo caso, seguir algunas pautas sencillas puede ayudarte a reducir bastante estos episodios dolorosos y molestos:

  • Realiza estiramientos regularmente. Estirarse siempre es bueno, tanto si haces deporto como si no lo practicas.
  • Toma agua a lo largo del día. Mantener tu organismo bien hidratado reduce el riesgo de calambres, además de prevenir la piel seca, el dolor de cabeza y otros síntomas más graves y molestos.
  • Sigue una dieta equilibrada. Una dieta saludable es aquella que te aporta todos los nutrientes necesarios para que tus músculos trabajen correctamente, para mantenerte en forma y prevenir enfermedades. Si tienes dudas al respecto en otro post te damos algunos consejos.

Ahora ya sabes que el calambre en las piernas es un evento muy común y la causa de esta contracción muscular involuntaria dolorosa pueden ser muchos factores. Como hemos explicado, en la mayoría de los casos se tratará de un evento benigno, probablemente relacionado con la fatiga o una mala circulación. De todos modos, no está de más acudir a un profesional si el problema persiste ya que puede ser un síntoma de algún desequilibrio en el organismo.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.