Igual que otros aspectos de nuestra vida diaria, la tecnología se ha ido incorporando al hogar de manera acelerada en los últimos años. Una nueva manera de disfrutar y cuidar de casa ha llegado a través de las casas inteligentes.

En el siguiente texto os explicaremos qué es una casa inteligente y cómo funciona. Además de sus ventajas para mejorar la seguridad, la sostenibilidad y el ahorro de nuestros hogares.

Casa inteligente, qué es

El término casa inteligente engloba todos aquellos sistemas automatizados capaces de controlar, de un modo más cómodo y eficiente, funcionalidades como la temperatura de la vivienda, los servicios multimedia o los sistemas antirrobo, entre otros muchos aspectos.

Para lograrlo la smarthome utiliza la tecnología domótica. Es decir, sistemas programados para poder ser controlados de manera automática y remota y con incidencia en todos los espacios del hogar. Esto incluye el funcionamiento de los electrodomésticos, los sistemas de climatización, el control de la seguridad y otros dispositivos conectados a la red.

Casas inteligentes y sus funciones

En sus inicios las casas inteligentes tuvieron como foco principal el control energético y climático del hogar. O lo que es lo mismo, la posibilidad de programar qué temperatura es la más adecuada en cada momento, de acuerdo al clima en el exterior, la hora del día, el número de personas en el hogar o simplemente nuestras preferencias.

Esta funcionalidad se ha ido perfeccionado con los años. Si antes esto se controlaba a través de mandos o pantallas instaladas en casa, ahora ya es posible hacerlo mediante dispositivos móviles que centralizan todos los servicios del hogar inteligente.

Otra función pionera en esta tecnología fue la relativa a la seguridad. Las alarmas del hogar o los accesos externos pueden desde hace años controlarse a distancia, sabiendo en cada momento si hay alguna amenaza o peligro en el entorno del hogar. Una funcionalidad muy útil por ejemplo cuando estás de vacaciones. De hecho los últimos sistemas de seguridad permiten incluso activar algunos elementos de la casa (persianas, luces, sistema de música…) mientras estás fuera, aparentando así movimiento en el hogar y evitando posibles robos, tan habituales en periodos vacacionales.

Dentro del control remoto de los electrodomésticos, la domótica –o el conjunto de técnicas para automatizar una vivienda- ha avanzado en los últimos años facilitando las tareas cotidianas a los habitantes del hogar.

Por ejemplo mediante frigoríficos inteligentes que controlan al detalle los alimentos que tenemos guardados, su caducidad e información nutricional o la necesidad de comprar otros. Algo similar se puede lograr con otros muebles donde almacenamos productos cotidianos, como los de limpieza o de baño.

Cómo funciona la domótica

como funciona la domotica

La tecnología domótica permite la comunicación entre el usuario o dueño de la casa y el sistema de objetos conectados que hay en el hogar. Para ello recopila y procesa todo tipo de información procedente de dichos objetos. Y a través de la central de control (o central domótica) emite órdenes para la ejecución de determinadas acciones: desde la apertura de ventanas a la activación de la alarma antirrobos.

¿Y cómo funciona? La domótica actual no se puede entender sin los sistemas de conexión inalámbrica (redes wi-fi) que permiten la intercomunicación entre objetos y el envío de información en tiempo real a los dispositivos que funcionan como centro de control, sea éste un smartphone, un ordenador o un reloj inteligente.

Otro elemento crucial para que las casas inteligentes funcionen correctamente son los sensores que incorporan los aparatos del hogar y que permiten la comunicación con la central domótica.

Ejemplos de uso de una smarthouse

Además de las funcionalidades antes comentadas, mostramos aquí algunos otros ejemplos de uso de la domótica de última tecnología en el hogar:

  • Controles de acceso digitales. La instalación de cerraduras electrónicas inteligentes permite saber aunque estés lejos de casa si la puerta principal del hogar está bien cerrada o incluso abrirla de manera remota. Algo muy útil si queremos que un amigo o vecino entre puntualmente a la vivienda mientras estamos fuera.
  • Sistema de vídeo y audio personalizado. Si conectas tus plataformas de entretenimiento a la central domótica podrás programar por ejemplo el tipo de música según el lugar de la vivienda en el que te encuentres o activar sistemas de vídeo con tu voz, entre otras funcionalidades.
  • Protocolos ante situaciones de riesgo. Mantener interconectados los sistemas de seguridad del hogar permite por ejemplo detectar automáticamente situaciones indeseadas como una fuga de gas o una inundación. Una vez dada la alerta los hogares inteligentes ya son capaces de contactar, si es necesario, con los servicios de emergencia.
  • Alertas ante caídas o accidentes de personas mayores. Si en nuestro hogar vive una persona con movilidad reducida o algún anciano dependiente, la domótica permite ya detectar situaciones de caídas o accidentes dentro de la vivienda, alertando automáticamente a otro ocupante de la vivienda –esté o no físicamente en ella- o a una ambulancia.

Casas conectadas y ecológicas

Otro aspecto fundamental de la smarthome es su capacidad para mejorar la eficiencia en el uso de la energía. Y por tanto el ahorro que esto supone tanto desde el punto de vista económico como medioambiental.

Como antes mencionábamos la domótica permite regular los sistemas de iluminación y el termostato del hogar adaptándolos a las necesidades reales de sus habitantes. De esta manera evitamos el derroche innecesario de electricidad y energía.

Otra novedad que ya está presente en el mercado es la acumulación de recursos provenientes de energías limpias (solar, eólica, etc.) para su uso posterior. Un modelo que permite utilizar dicha energía más adelante, cuando la demanda aumenta porque han bajado las temperaturas o hay más personas en el hogar.

Un hogar inteligente y asegurado

La tecnología domótica permite reducir el riesgo de que se produzca un evento indeseado en el inmueble. Por este motivo, una smarthome supone un ahorro incluso en el seguro de hogar.

Las casas inteligentes son rentables a largo plazo desde el punto de vista de la comodidad, el ahorro y la seguridad. Aunque implican una inversión inicial elevada.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.