ciberseguridad casa inteligente

Las casas inteligentes cada vez están más presentes en el mercado inmobiliario. Los sistemas automatizados que sirven para crear un hogar más confortable y eficiente han llegado para quedarse. Sin embargo en ocasiones es importante fijarse en cuestiones fundamentales cuando hablamos de un hogar.

La seguridad en casa es una parte crucial de nuestras vidas. También cuando vivimos, o aspiramos a vivir, en una vivienda inteligente. Por ello es necesario hacerse preguntas como ¿Es segura nuestra vivienda conectada? ¿Qué tipo de precauciones podemos tomar? Vamos a tratar de dar respuesta a todas estas cuestiones.

Ciberseguridad de la casa inteligente

Las casas inteligentes utilizan la tecnología domótica, o lo que es lo mismo, sistemas programados para controlar de manera automática todos (o casi todos) los espacios del hogar, a través de dispositivos y sensores conectados.

Esta tecnología hace posible la comunicación entre el dueño de la vivienda y el sistema de objetos conectados que hay en ella. Para ello es necesario contar con un centro de control telemático, que acostumbra a utilizar las redes inalámbricas para transmitir la información procesada al smartphone, tablet u otro equipo desde el que el propietario controla su casa inteligente.

Este centro de control es una de las partes más vulnerables, desde el punto de vista de la ciberseguridad, de la smarthome. Si un ataque informático consigue infiltrarse en él podría tener acceso a todos nuestros equipos conectados y dejarnos expuestos ante diversos peligros.

Riesgos de los hogares inteligentes

Por tanto, antes de entrar en qué se puede hacer para mejorar la ciber-seguridad de la casa conectada, vamos a analizar cuáles son las principales amenazas a las que nos enfrentamos si nuestro hogar es víctima de un ataque:

  • Infección e inutilización de un dispositivo. Si los atacantes logran infectar un dispositivo conectado con un virus informático, éste puede estropearse o quedarse directamente inutilizable. Esto les permitiría además acceder a la información privada y personal a través de la que estos equipos funcionan (datos personales, hábitos diarios, horarios, etc.).
  • Pérdidas económicas. Tras sufrir un ciber-ataque algunos sistemas de la smarthome pueden quedar seriamente dañados. Y por tanto requerirán de una reparación con un alto coste económico. Otra posibilidad es que no nos demos cuenta del daño real causado y sigan funcionando erróneamente. Lo cual puede repercutir en un aumento del gasto energético (y de las facturas), por ejemplo en el sistema de climatización o en el uso de ciertos electrodomésticos.
  • Amenazas a la seguridad. Las casas conectadas acostumbran a incorporar sistemas de vigilancia integrados, como pueden ser las cerraduras inteligentes o las cámaras de vigilancia por sensores. Pero si los atacantes logran acceder al control de estos aparatos tendrán mucho más fácil entrar en la vivienda para cometer un robo.

Consejos para mejorar la seguridad de tu smarthome

Una vez conocidas las principales amenazas vamos a analizar las precauciones que se han de tomar para garantizar la seguridad de una casa inteligente.

Para empezar, a la hora de comprar nuevos dispositivos para el hogar, es importante fijarse no solo en sus características técnicas, sino también en las opciones de seguridad y privacidad de las que dispone. Antes de adquirirlo no te cortes y pregunta todas las dudas necesarias al vendedor o fabricante. Si éste nos ofrece información difusa o poco concreta es una mala señal.

También es recomendable informarnos por nuestra cuenta, a través de reseñas o las opiniones de otros usuarios que hayan utilizado ya ese dispositivo. Siempre con el ojo puesto en las posibles vulnerabilidades del producto.

Otro elemento crucial para la seguridad son las contraseñas que utilicemos para acceder al sistema de control. Es fundamental asegurarse de que la contraseña elegida es suficientemente fuerte y compleja para evitar accesos maliciosos.

Otro punto importante es mantener siempre actualizada la aplicación o el software que haga funcionar los dispositivos de la vivienda, instalando todas las herramientas de protección extra que eviten ataques o al menos minimicen su impacto. Además, si queremos descargarnos una nueva aplicación utiliza para ello solo las webs o tiendas oficiales de la marca. Por querer ahorrarnos un dinero podemos acabar llevándonos un susto más grande… y mucho más caro.

Finalmente, evita el uso de redes wi-fi públicas para manejar las aplicaciones que hacen funcionar a tu casa inteligente. Este tipo de redes suelen ser muy vulnerables ante ataques de terceros. Y por tanto crecen las posibilidades de que algún hacker intercepte la información que estás enviando. A partir de ahí, el atacante podrá seguir tirando del hilo y acabar accediendo a puntos críticos del sistema conectado de la vivienda.

sistema de seguridad casas inteligentes

Sistemas de seguridad complementarios

A día de hoy existen muchos sistemas de seguridad que complementan la labor de vigilancia de los hogares inteligentes. Por ejemplo los detectores de presencia (videocámaras que se activan cuando detectan un movimiento) y de apertura para las puertas o ventanas. También las alarmas perimetrales que captan los movimientos en los alrededores de la vivienda.

Aun así hay que tener en cuenta que ningún elemento o sistema de seguridad garantiza 100% que no suframos sustos en casa. Por muchas precauciones que tomemos, siempre existen vulnerabilidades en relación a la seguridad de la vivienda.

Para mayor tranquilidad recomendamos contar con un seguro del hogar especializado que nos cubra ante imprevistos, con la flexibilidad suficiente para adaptarse a cada tipo de propietario.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.