ciberseguridad para tu hogar

Cada vez pasamos más tiempo conectados, compartiendo nuestra información, realizando actividades, comprando, consumiendo y trabajando en la red, con nuestro móvil, tableta u ordenador. Es por eso que, con la llegada de la era digital, resulta sencillamente indispensable ponerse al día en materia de ciberseguridad: las mecánicas y acciones que protegen tu actividad digital. Así, tú, tu familia, y hasta tu empresa o trabajo, podréis estar protegidos frente a las amenazas que proliferan por la red.

A continuación, os presentamos una serie de importantes consejos para fortalecer la ciberseguridad de vuestros hogares.

Cómo proteger a los niños

Si tenéis hijos en vuestro núcleo familiar la solución no es prohibirles el acceso a Internet o a dispositivos conectados. Hay que tener en cuenta que para los niños de hoy en día el entretenimiento digital es algo que forma parte de su generación. En su lugar, hay que enseñarle la importancia de no dar información privada ni tratar con desconocidos. Educarles en el medio digital de buen inicio es la clave.

También podéis hacer usos de las herramientas de control parental para que no puedan entrar a sitios peligrosos y monitorizar sus actividades (o incluso acompañarles).

La mejor defensa es una buena defensa

Está claro, no hay forma segura de tener un dispositivo conectado a Internet que sin un buen antivirus o firewall. Y esto no solo se aplica a los ordenadores, sino también a tabletas y teléfonos móviles. Por suerte, existen multitud de programas destinados a proteger de los ciberataques, con multitud de herramientas y precios. También están los mismos sistemas operativos y programas que utilicéis, que periódicamente, implementan parches que se obtienen mediante actualizaciones. Muchos de estos parches pueden corregir o mejorar la seguridad de los programas. Es por eso que también es de vital importancia aseguraros de que tenéis vuestros dispositivos y sus softwares convenientemente actualizados.

El alcance de las redes sociales

Uno de los principales lugares en los que se puede obtener información privada de una persona con gran facilidad es a través de sus redes sociales. Ya no es un asunto de poder acceder a sus cuentas por una contraseña, si no de que esta misma sea compartida y hecha pública. A veces, incluso sin darnos cuenta. En redes como Facebook, por ejemplo, una publicación puede incluir la información de vuestra ubicación y ¿hasta qué punto queremos que eso, junto con nuestras fotos, sea accesible por desconocidos?

Las redes sociales son algo que ya forma parte del día a día y de la cultura contemporánea, eso es irreprochable. Pero también hay que saber que, contra más públicos sean vuestros perfiles, menos control tendréis de quién puede acceder a vuestra vida.

Ojo con las wifi públicas

El wifi es el sistema de redes inalámbricas más utilizado para conectarse a Internet. Existen dos tipos de redes wifi: las privadas, que requieren de una clave de acceso, y las públicas, abiertas para que cualquiera pueda conectarse. Y, para muchas personas que se encuentran fuera de sus hogares y no tienen servicio de datos en sus dispositivos, conectarse a un wifi público es muy tentador. No obstante, también puede ser peligroso. En muchos casos, no hay forma posible de conocer cuál es el origen de una red pública, quién la administra y qué seguridad posee. Ante esta situación, la mejor recomendación es ser precavido y no conectarse a ningún wifi público que no sea gubernamental (y podáis confirmarlo).

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.