¿Cómo buscar piso? Primeros pasos

Buscar (y encontrar) un buen piso de alquiler se ha convertido en una actividad de riesgo. En una especie de yincana repleta de obstáculos.

La altísima demanda de pisos –sobre todo en las grandes ciudades y sus entornos- ha agravado en los últimos años estas dificultades. Pero no hay que desesperar. Sigue siendo posible encontrar una vivienda que se adapte a nuestras necesidades. Para ello hay que buscar mucho… y, sobre todo, buscar bien. Aquí las siete claves para encontrar el mejor piso de alquiler.

1. Cuánto estás dispuesto a pagar por tu piso de alquiler

La primera clave cae de cajón: antes de empezar a buscar hay que saber muy bien lo que queremos. Y lo que estamos dispuestos a pagar.

Así, el primer paso es establecer un presupuesto. Fija una cantidad mínima y una cantidad máxima en la que moverte. Ten en cuenta que la mayoría de buscadores/intermediarios (sobre los que hablaremos después) permiten acotar tus búsquedas de esta manera.

Otro apunte sobre el presupuesto: la teoría dice que no es recomendable gastarse más de un tercio (33%) de tus gastos mensuales en el alquiler. Vistos los actuales precios de mercado, este objetivo parece difícil, pero está bien tenerlo al menos como referencia cuando comenzamos este proceso.

Segundo aspecto a decidir: qué tipo de piso queremos (número de habitaciones; amueblado o no; con o sin ascensor; obra nueva o no, etc.) y ubicación del mismo. Como es lógico, estos dos elementos marcarán los rangos de precios que mencionábamos antes.

Por ejemplo, cada vez más gente opta por pisos sin amueblar con el objetivo de reducir el precio del alquiler. Una opción muy útil si ya contamos con los muebles básicos que necesita una casa. Sobre la zona a elegir, piensa que el precio puede variar mucho dentro de una misma área metropolitana. Si estás dispuesto a alejarte del centro de las grandes ciudades, el coste del alquiler bajará considerablemente.

2. Comienza la búsqueda: Internet es tu aliado

Como en tantos otros aspectos de nuestra economía diaria, internet ha cambiado por completo la manera de buscar piso. Las mayores agencias inmobiliarias del país ya son portales web como Idealista o Fotocasa.

Piensa que estas plataformas te servirán también para sondear el mercado. Para afinar bien el tiro (punto 1 de esta guía) échale un vistazo a cómo está la oferta en tu ciudad o en el barrio que deseas vivir. A partir de este sondeo inicial, define bien tus prioridades y lánzate a mirar ofertas.

Para ello, y a pesar de que internet ya es el rey del mercado inmobiliario, es interesante combinar la búsqueda online y offline. Por ejemplo, acercándote a una inmobiliaria que hayas visto que tiene inmuebles en la zona de la ciudad que estás buscando. Una visita a la agencia te servirá para que sus comerciales te pongan al día sobre pisos que encajen en lo que busques.

Volviendo a lo online, exprime todos los servicios que empresas como las mencionadas ya ofrecen. Idealista y Fotocasa cuentan con aplicaciones móviles muy mejoradas que permiten, por ejemplo, establecer alertas si aparece un inmueble que se ajuste a nuestras necesidades. También cuentan con potentes motores de búsqueda para filtrar por zona, precio, tipología y otras características del piso.

Otra recomendación: prueba en plataformas algo menos conocidas, como En Alquiler, Habitaclia (muy relevante en todo el litoral mediterráneo, incluida Barcelona), Pisos.com, Trovit, etc. Muchas personas cometen el error de buscar sólo en las más grandes, dejándose así ofertas de calidad por el camino.

3. Desconfía de los chollos

Como dice el dicho, nadie da un duro a cuatro pesetas. Desconfía si encuentras una oferta con un precio absolutamente fuera de mercado. En la mayoría de casos se trata de timos o engaños.

Aun así, si quieres asegurarte tú mismo de que no es una oferta real, sigue los siguientes pasos de esta guía para salir de dudas.

4. Visita a conciencia del piso de alquiler

Si has encontrado un piso que te gusta, pacta cuanto antes una visita a la casa. Nunca firmes o pagues nada por adelantado antes de ver en persona la vivienda.

Esta visita será la prueba del algodón. Una vez en el piso, tómate el tiempo que necesites para visitar todas las estancias del inmueble y haz todas las preguntas que creas convenientes sobre cuestiones como el tipo de vecinos, cómo se pagan los suministros, edad del edificio, etc.

Es muy recomendable que en esta visita esté presente el propietario (tu futuro casero). De esa manera podrás verlo en persona y valorar si se trata de alguien lo suficientemente fiable y honesto. Si en la visita sólo está el agente de la inmobiliaria hazle a él todas las preguntas necesarias.

5. Sé rápido (pero también prudente) y encuentra el mejor piso de alquiler

Tal y como está el mercado a día de hoy, la agilidad es un requisito imprescindible para encontrar el piso que quieres. Si ves un anuncio interesante, fija ya mismo hora y fecha para visitar el inmueble. No lo dejes para el día siguiente, porque quizás el anuncio habrá desaparecido.

Una vez visto el piso, si estás convencido, házselo saber al momento al propietario o la inmobiliaria. Para ello es recomendable tener lista la documentación habitualmente exigida: copia del DNI, nóminas recientes y última declaración de la renta, como mínimo.

Ahora bien, no caigas en el error de pagar al momento los primeros meses o incluso la primera anualidad. Una vez te den el ok a la documentación, te exigirán eso sí una paga y señal, cuya cantidad habitualmente corresponde a la fianza del piso (una o dos mensualidades).

6. Revisa cada punto del contrato

Una vez abonada la reserva llega el momento de firmar el contrato. Pero antes de eso revisa bien y sin presión cada detalle de este documento (incluso pásaselo a un abogado si tienes la oportunidad). Si no estás de acuerdo con algo házselo saber al propietario antes de estampar tu firma.

Ten en cuenta además que, en los casos o situaciones no abordadas por el contrato, se aplicará la Ley de Arrendamientos Urbanos.

7. La firma implica una serie de deberes (y también de derechos), ¡tenlos en cuenta!

Nunca olvides que una vez cerrado el acuerdo entre inquilino y propietario, ambas partes tienen que ajustarse a una serie de deberes que protegen los derechos del otro. Para saber un poco más sobre esto, échale un vistazo a este artículo sobre el tema.

Una vez tengas tu piso de alquiler no te olvides de contratar un seguro para el hogar que evite sustos y malentendidos con el propietario. Escoge el producto que más se ajuste a tu inmueble a través de nuestra calculadora online.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: