La vida en la ciudad en ocasiones provoca problemas de espacio, inclusive cuando hablamos de viviendas. Esto podría suponer un pequeño hándicap a la hora de convertir tu casa en un hogar confortable.

Sin embargo, con algunos trucos y consejos también es posible ahorrar espacio en las casas pequeñas y sacarle el máximo partido al inmueble. Conceptos como el orden y la imaginación, son claves para conseguirlo. En el siguiente texto explicaremos algunas ideas y hábitos muy útiles para aprovechar cada metro cuadrado de nuestra casa.

Cómo optimizar el espacio

Para optimizar al máximo el espacio es importante definir correctamente el diseño de la vivienda y la manera en la que distribuimos los espacios que hay en ella.

A la hora de estructurar una casa pequeña es muy útil reducir el número de paredes o tabiques. Los muros ocupan espacio por sí mismos y quitan luz natural a la vivienda. Circunstancias que queremos evitar cuando los metros cuadrados no sobran.

Si, por ejemplo, abrimos el tradicional espacio dedicado a la cocina al salón (cocina abierta o integrada), ganaremos espacio y crearemos una estancia más confortable en la que vivir. Si aun así preferimos mantener una cierta separación -permanente o para ocasiones puntuales- podemos utilizar divisores o mamparas movibles que dividan los diferentes espacios del hogar: por ejemplo la cama de nuestro escritorio de trabajo en la habitación o la cocina de la sala de estar.

muebles para ahorrar espacio

Muebles para ahorrar espacio

Una vez decidida la estructura de la vivienda, llega el momento de elegir los muebles más adecuados para una casa pequeña. Una solución especialmente útil para estancias muy transitadas como la cocina o el comedor del hogar son los muebles plegables.

Por ejemplo una buena mesa plegable, acoplada o no a una pared u otro mueble, es perfecta para solucionar la escasez de metros cuadrados: permitirá disfrutar de las comidas en el hogar y al mismo tiempo no entorpecerá el paso durante el resto del día.

Al acomodar nuestra casa, si no disponemos de mucho espacio libre o una habitación extra, siempre surge la misma pregunta: ¿dónde metemos a los amigos e invitados cuando se queden a dormir? La solución a este dilema es el sofá cama. Este mueble, cada vez más frecuente en las casas, puede ser todavía más eficiente en términos de espacio si escogemos un modelo que permita almacenar en él las sábanas y almohadas que utilizaremos al convertirlo en cama.

Camas para casas pequeñas

Por otro lado, en las casas pequeñas los dormitorios suelen ser de las peor paradas. Especialmente en inmuebles antiguos es común encontrarse con cuartos de dimensiones muy reducidas, lo cual se acaba convirtiendo en un problema para encajar todos los muebles necesarios (cama, armario, mesita de noche o escritorio, etc.).

Para paliar este problema podemos optar por llevar la cama a las alturas. Las camas voladoras, voladas, elevadas o altas –todas estos términos son frecuentes- aparecen como una manera estilosa y divertida de ahorrar espacio. Además, al elevar unos metros la cama, podremos ubicar debajo de ella una mesa de estudio, un amplio armario o un par de sofás para crear una zona chill dentro de la propia habitación.

Otro tipo de cama muy útil para ahorrar espacio es la cama canapé: aquella que permite integrar un pequeño armario dentro del propio somier. Un espacio ideal para almacenar zapatos, edredones, juguetes y otros elementos difíciles de ubicar en los armarios verticales.

Finalmente, especialmente si estamos pensando en amueblar una habitación infantil, las tradicionales literas pueden ahorrarnos varios metros cuadrados muy valiosos en un cuarto. Ten en cuenta además que, más allá de su diseño clásico, ahora existen modelos tipo tren (camas a diferentes alturas, pero una detrás de la otra, no justo encima) que permiten instalar varios cajones o un pequeño armario estupendo para la ropa de los más pequeños.

Trucos para aprovechar cada centímetro de tu casa

Nuestra tarea de optimizar al máximo los espacios no acaba con la elección de muebles. Una vez escogidos es fundamental aprender a organizar correctamente todos los objetos que almacenaremos en ellos, como la vajilla, los libros o la ropa.

Si hablamos de nuestra habitación, el primer paso es deshacernos de todas aquellas prendas que no utilicemos y estructurar nuestro armario con diferentes organizadores o separadores que optimicen cada hueco. A continuación llega el momento de guardar la ropa manteniendo el orden. Es clave doblar todas las prendas cuidadosamente y utilizar trucos ingeniosos como atar las bufandas y pañuelos en una percha, así te ahorrarás un cajón para otros elementos.

Sobre el tipo de doblado, la experta en organización de espacios Marie Kondo recomienda el doblado vertical para aprovechar los cajones. También organizar los diferentes tipos de ropa (interior, camisetas, pantalones, jerséis, etc.) por categorías y de forma metódica, para saber en cada momento qué tienes y dónde lo tienes.

Este tipo de ideas pueden ser replicadas en otros espacios de la casa. Por ejemplo si contamos con un baño muy pequeño, podemos colgar un organizador de accesorios tras la puerta, que ayude a ganar espacio y orden en el lavabo. Y lo mismo se puede hacer en la cocina con una pequeña estantería enganchada en la puerta.

Para disfrutar al máximo de tu casa, además de aprovechar todo lo posible los espacios, es importante estar seguro y tranquilo ante imprevistos. Por ello desde FIATC recomendamos contar con un seguro especializado en el hogar que se adapte a tus necesidades y a las de tu vivienda.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.