saber como limpiar una nevera correctamente te permite evitar malos olores

La nevera es uno de los electrodomésticos indispensables porque nos permite guardar la comida por más tiempo sin que se estropee. Sin embargo, para garantizar una mayor durabilidad de los productos en nuestro frigorífico, la higiene es clave. En una nevera limpia y desinfectada hay menos probabilidades de que se produzcan mohos o se acumulen bacterias, por lo que se reduce el riesgo de contaminación de los alimentos y malos olores.

Si tienes dudas acerca de cuándo y cómo limpiar una nevera correctamente en este artículo te lo explicamos paso a paso.

Aclara tus dudas antes de empezar

El frigorífico es de los electrodomésticos que tiene más durabilidad y casi no necesita mantenimiento. La limpieza es uno de los pocos cuidados que necesita la nevera si quieres que se mantenga durante años como nueva.

Además, la higiene del frigorífico te ahorra malos olores y malas sorpresas. Pero ¿cómo se consigue una nevera limpia y desinfectada?

Antes de ponerte con la tarea de limpiar tu frigorífico en profundidad, vamos a contestar algunas de las dudas más frecuentes sobre la limpieza de este electrodoméstico.

limpiar frigorifico a fondo es una tarea que se debería realizar cada 3 meses

¿Se puede limpiar la nevera sin desenchufarla?

Limpiar la nevera encendida es posible y probablemente así lo has hecho la última vez que has limpiado tu frigorífico. No obstante, cuando se hace una limpieza a fondo, dejarla enchufada no es la mejor opción.

Desconectar el enchufe de tu nevera cuando la limpias:

  • Te permite ahorrar un gasto de energía inútil que se produce al dejar la puerta de la nevera abierta durante un tiempo. El frigorífico trabaja más para mantener la temperatura y la luz de la nevera se queda encendida.
  • Previene eventuales accidentes domésticos que pueden ocurrir cuando se trabaja con electrodomésticos enchufados.
  • Te ahorra el molesto pitido de la alarma del frigorífico que se activa al dejar la puerta abierta unos minutos.

En definitiva, si la desenchufas cuando la estás limpiando podrás realizar esta tarea con más tranquilidad y evitar un gasto inútil de energía.

¿Qué es lo primero que se limpia el interior o el exterior?

En este punto no hay una regla, pero puede resultar más cómodo limpiar la nevera por dentro antes y cuando ya hayas acabado cerrarla y dedicarte a la parte exterior de la nevera. De este modo, no se quedarán eventuales manchas en la superficie externa.

La prioridad puedes establecerla también en base al estado de la nevera. Si en la parte exterior se ha acumulado mucho polvo y suciedad, tal vez, querrás limpiar primera por fuera.

¿Qué productos usar para limpiar el frigorífico?

Otro detalle que muchas personas desconocen acerca de esta tarea es con qué limpiar la nevera.

Si es la primera vez que vas a hacer una limpieza profunda de una nevera quizás habrás empezado por mirar los productos de limpieza que tienes en casa. Y no faltan dudas… ¿se podrá limpiar nevera por fuera con lejía o amoníaco? y ¿con qué limpiar la nevera por dentro?

A este punto tendrás al menos dos opciones:

  1. Buscar la solución en el supermercado y verificar si existe algún producto específico para limpieza de nevera.
  2. Realizar una búsqueda por Internet.

En el primer caso, descubrirás que sí existen productos en el mercado para este tipo de limpieza, pero la mayoría son químicos. Si no te llama la idea de utilizar productos químicos en el lugar donde guardas tu comida, puedes buscar alternativas menos contaminantes.

Para limpiar el frigorífico de forma más natural puedes utilizar productos como:

  • Vinagre
  • Zumo de limón
  • Bicarbonato

Ya sabes lo que necesitas para empezar. Ahora, ¡sigue estos pasos para limpiar tu nevera de modo correcto!

Paso a paso para lavar y desinfectar la nevera

  1. Desenchufa la nevera. Este paso no es obligatorio, pero es recomendable por las razones que te hemos comentado anteriormente.
  2. Vacía la nevera. Coloca todos los alimentos encima de una superficie limpia. Puede ser una mesa o la encimera.
  3. Saca los cajones y los estantes y lávalos en el fregadero utilizando una esponja limpia y el detergente de platos. Aclara y déjalos secar mientras sigues con la tarea de limpieza del frigorífico.
  4. En un balde coloca 500 ml de agua tibia y 250 ml de vinagre blanco o vinagre de limpieza. Humedece una esponja limpia en la mezcla de agua y vinagre y limpia la nevera por dentro sin dejarte ni un rincón. Si no te gusta limpiar la nevera con vinagre o no tienes en casa, puedes sustituirlo por 3 cucharadas de bicarbonato o el zumo de 3 limones.
  5. Seca la parte interna de la nevera con papel toalla para evitar que quede humedad y proliferen hongos y mohos.
  6. Cuando las piezas que has lavado previamente también estén secas, puedes volver a colocarlas en su sitio y reponer la comida. Aprovecha este paso para revisar las fechas de caducidad y el estado de los alimentos. Si algún producto está caducado o se ha estropeado elimínalo para evitar malos olores y contaminación en la nevera.
  7. Cierra la puerta de la nevera y limpia la parte exterior con agua y bicarbonato, repasa las gomas también.
  8. Vuelve a enchufar el frigorífico.

Si tienes una nevera con congelador, los pasos a seguir para limpiarlo serán los mismos.

¿Cada cuánto se debería hacer una limpieza profunda de frigorífico y congelador?

Hacer la limpieza resultará más fácil algún día de la semana que la nevera esté más vacía. Antes de hacer las compras, por ejemplo. De este modo, además de ahorrar tiempo con el vaciado de la nevera, podrás revisar lo que está a punto de caducar y priorizar su consumo o aprovecharlo para otras recetas. Incluso será de ayuda para revisar lo que hay en casa y organizar la lista de la compra de forma más eficiente.

Hacer una limpieza superficial con un control de los alimentos que tienes en la nevera y eliminando restos de comida cada semana es un muy buen hábito y tiene ventajas:

  • Tiras menos comida y puedes elaborar menús semanales aprovechando lo que ya tienes en casa.
  • Ahorras en las compras.
  • Evitas malos olores y formación de moho.

Tener la nevera siempre en orden, sobre todo, te ahorrará trabajo cuando tengas que hacer una limpieza más profunda y dejará tu frigorífico siempre limpio y como nuevo.

De todos modos, una limpieza de nevera a fondo es ideal hacerla cada 3 meses.

Por cierto, ¿sabías que el 15 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día de Limpiar la Nevera? Un evento que inventó una marca de electrodomésticos de Estados Unidos en los años noventa y que se hizo popular. Apúntate la fecha si quieres conmemorar ese día con una limpieza profunda de tu frigorífico. Pero recuerda que la limpieza a fondo de la nevera se debería hacer cómo mínimo cuatro veces al año.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.