Productos de segunda mano: reutiliza y ahorra

En los últimos años, debido en parte a las preocupantes señales que el planeta nos está dando, el nivel de concienciación en torno a nuestro impacto sobre el medio ambiente ha ido en aumento. Este mayor conocimiento repercute directamente en los hábitos y costumbres que seguimos.

Dentro de ese impacto ambiental juega un papel fundamental el modo en que consumimos. Los objetos que compramos, cuáles elegimos, con qué frecuencia lo hacemos o el uso que le damos son factores clave. De ahí que cada vez más gente opte por un consumo responsable, una manera de comprar que reduce los efectos negativos sobre el planeta… pero también sobre otros aspectos de nuestra vida.

En el siguiente artículo pondremos el acento en una de las tres R claves para reducir nuestra huella ambiental: la de reutilizar. Y te daremos unas cuantas ideas y razones para que cada vez apuestes más en tus compras por productos de segunda mano.

Reutilizar, mejor que reciclar

Aunque el concepto de reciclaje (otra de las tres R de las que hablábamos, que se completan con reducir) se popularizó antes que el de reutilizar, a día de hoy está demostrado que esta segunda opción supone un mayor ahorro de recursos para el planeta que la primera. Un ahorro que es extensible, también, a nuestras finanzas personales.

La mayoría de objetos que nos rodean –daremos ejemplos prácticos más adelante- cuentan con una segunda, tercera o hasta cuarta vida útil. Esto quiere decir que su utilidad se extiende mucho más allá de lo que nos venden muchas empresas.

Comprando productos de segunda mano reducimos el impacto medioambiental que supondría la fabricación de un nuevo objeto, pero también los recursos gastados (maquinaria, combustibles, etc.) en un hipotético proceso de reciclaje.

Esta lógica se extiende no sólo a la compra de objetos ya usados, sino también a su venta. Mejor que tirar a la basura un objeto que ya no utilizamos… ¡prueba a venderlo! Hoy en día ya existen múltiples plataformas online y tiendas físicas que actúan como intermediación.

Ventajas de comprar (y vender) de segunda mano

Además de las mencionadas ventajas medioambientales, el aspecto económico es clave para entender los beneficios de los productos de segunda mano. Según el tipo de bien que adquiramos la reducción del precio respecto a su coste inicial variará bastante.

Por ejemplo, en segmentos como la ropa, esta rebaja puede llegar hasta el 60%, 70% o 80% de rebaja en relación al precio inicial. Esto es posible porque las grandes marcas incluyen siempre el factor novedad en su precio de lanzamiento. Si lo eliminamos, el coste para nosotros será siempre mucho más bajo.

Estos porcentajes de descuento son más reducidos para productos que inicialmente ya eran más caros, como los electrodomésticos. Pero pueden ser similares en bienes como los muebles o el menaje para el hogar.

Curiosamente, otra de las principales ventajas de comprar de segunda mano es hacerte con productos exclusivos o de estilo vintage. Esto ocurre también mucho en el sector de la ropa, donde es habitual que las marcas dejen de vender ciertas prendas después de su temporada de estreno. Pero también con productos como libros, juguetes o discos.

Productos que sí y productos que no

A pesar de los beneficios comentados a la hora de comprar y vender productos de segunda mano, también hay que ser prudente. Para ello debemos saber qué tipo de productos es aconsejable reutilizar y cuáles otros no. Aquí va una lista para darte algunas ideas…

Productos de segunda mano que sí

  • Ropa: es quizás uno de los sectores en los que España va más por detrás respecto a otros países de su entorno, como Alemania o Inglaterra, donde es muy habitual encontrar tiendas de ropa de segunda mano. Aún así en nuestro país esta tendencia va en aumento. Reutilizar la ropa es además clave para disminuir el impacto medioambiental: ¡Piensa que esta industria es la segunda más contaminante del mundo después de la petrolera!
  • Productos para bebés: otro hábito cada vez más común, sobre todo a través de blogs y tiendas online. ¿El motivo? Los niños más pequeños crecen muy rápido y por tanto el uso que les dan a estos objetos (desde el carrito o la cuna hasta la ropa o los juguetes que utilizan) es mucho más corto que su vida útil real.
  • Muebles y electrodomésticos: en los últimos años también han proliferado tiendas de segunda mano de estos productos. Especialmente útiles para las personas que viven de alquiler y prefieren no transportar estos productos de una casa a otra.
  • Otras ideas: libros, cámaras de fotos, discos, artículos deportivos, etc.

Productos de segunda mano que no

  • Neumáticos: a pesar del ahorro que pueda suponer comprar un neumático de segunda mano para tu coche o tu moto, los expertos desaconsejan completamente esta opción, ya que puede poner en riesgo nuestra seguridad vial. Resulta muy difícil saber el origen de ese neumático y el motivo por el que se dejó de utilizar.
  • Calzado: algo parecido ocurre con el calzado personal. Usar un calzado ya utilizado por otros puede perjudicar la salud de nuestro pies y de nuestra pisada. A ello hay que sumar el factor de la higiene.
  • Productos de higiene personal: aunque en los últimos años también se ha hecho común la compraventa de objetos como peines, cepillos eléctricos o depiladoras, todos los expertos desaconsejan encarecidamente hacerse con productos de este tipo ya utilizados, por el riesgo que implican para nuestra higiene personal.

Si nos fijamos en la otra pata de la R de reutilizar, las ventajas también son múltiples. Vender en tiendas de segunda mano productos que ya no utilizamos nos permite por ejemplo recuperar la inversión que hicimos en su día adquiriéndolos. O simplemente sacarnos un dinero extra para gastarlo en otros productos que realmente necesitemos.

Apuesta por productos de segunda mano y ahorra a distintos niveles 😉

PRODUCTOS DE 2ª MANO: REUTILIZA Y AHORRA
5 (100%) 1 vote

Compartir: