como congelar alimentos

La congelación es un método de conservación de los alimentos muchas veces menospreciado a causa de los mitos que circulan sobre los productos congelados. Sin embargo, congelar permite mantener inalteradas las propiedades de muchos alimentos y, además, nos ayuda a optimizar tiempo en el día a día. Eso sí, hay que congelar la comida correctamente para que sea segura y mantenga su sabor.

¿Cómo congelar correctamente en casa? ¿Qué alimentos se pueden congelar? ¿Cuáles son los errores que debes evitar? Hablamos de todo esto a continuación.

Cuándo la congelación de alimentos es una buena opción

Es posible que en estas semanas de confinamiento hayas adquirido más de un producto congelado para tener más comida en casa y reducir las salidas al supermercado. No obstante, congelar alimentos es una técnica que tiene ventajas no solo en situaciones excepcionales.

Congelar comida puede ser un método de conservación válido si quieres:

  • Conservar los alimentos sin perder sus propiedades nutricionales.
  • Comer determinados alimentos todo el año también fuera de temporada.
  • Almacenar fácilmente tu comida.
  • Reducir el desperdicio de alimentos.
  • Ahorrar tiempo y dinero a la hora de hacer la compra y cocinar.

Hoy día en la mayoría de los hogares las personas disponen de un congelador en el que se puede conservar comida fácilmente y de forma segura.

¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo!

Claves para congelar correctamente los alimentos

pautas para congelar carne

Un producto congelado seguro es el resultado de un proceso de congelación de alimentos correcto.

Para asegurarse de conservar adecuadamente los alimentos a bajas temperaturas solo hay que unas simples pautas:

  1. Conservar los alimentos frescos lo antes posible. De esta forma, no solo evitas la pérdida de nutrientes, sino que se reduce el riesgo de que aumente la carga bactérica.
  2. Si vas a congelar alimentos crudos asegúrate de que estén limpios.
  3. Deja enfriar los alimentos cocinados, antes de guardarlos en el congelador. El calor podría alterar la temperatura de otros alimentos ya congelados dentro de tu congelador.
  4. Colocar los alimentos en tápers, bolsas para congelación de comida o envolverlos en papel film o plata. Esto permite evitar que el contacto directo con el frío queme el alimento estropeándolo.
  5. Reparte la comida en porciones antes de guardarla en el congelador. Este paso es clave para una congelación práctica y segura, así te resultará fácil descongelar solo lo que necesitas y consumir lo que has descongelado lo antes posible.
  6. Sobre todo si congelas alimentos líquidos, no llenes el contenedor al máximo. Recuerda que el proceso de congelación dilata.
  7. Revisa las estrellas de tu congelador para definir cuánto tiempo puedes conservar la comida. Encuentras más indicaciones sobre este punto en las indicaciones ministeriales para colocar la comida de forma segura en la nevera. Lo ideal es que sea de 4 estrellas (congelación rápida a -24ºC) si deseas almacenar los alimentos durante meses. Utiliza este
  8. Sigue los tiempos de conservación recomendados. Fíjate en las instrucciones de tu congelador o busca la tabla de congelación de alimentos con los tiempos para un consumo seguro de los alimentos que congelas. Estas indicaciones orientan sobre la vida útil del alimento, es decir, el tiempo medio en que el producto congelado mantiene sus propiedades nutricionales
  9. Mantén tu congelador organizado y ordenado y consume antes los alimentos que llevan más tiempo.
  10. Si compras productos ya congelados sigue las instrucciones en el envase para descongelar y cocinar el alimento.

Además, contrariamente a lo que muchos piensan, los productos correctamente congelados conservan los nutrientes de los alimentos. Incluso, un alimento bien congelado es mejor que un fresco no tan fresco. Puedes leer más detalles al respecto en este artículo publicado por la Universitat Oberta de Catalunya.

Evita estos errores comunes en la congelación

congelacion alimentos en casa

Si los pasos para el proceso de congelación de alimentos en casa te han parecido sencillas, ahora te explicamos los errores más comunes que pueden alterar el proceso de congelación. Estos detalles son muy importantes para que el producto congelado sea seguro. ¡Toma nota!

  1. Volver a congelar un alimento ya ha sido congelado anteriormente. Esta opción es válida solo si el alimento descongelado se cocina posteriormente. Por eso, es importante que cuando compres pescado en el supermercado te asegures que sea fresco si tu intención es congelarlo. Por ejemplo, las sepias, calamares, langostinos y otras variedades que se venden en el banco de pescado a veces son productos descongelados.
  2. No congelar comida caliente. Ya lo hemos explicado en el apartado anterior, el calor puede estropear y retardar el proceso de congelación de otros alimentos en tu congelador.
  3. No apuntar la fecha de congelación es otro error muy común. Basta una etiqueta o un rotulador permanente para apuntar la fecha de congelación del producto y así podrás consumir tu comida congelada dentro del período recomendado.
  4. Descongelar la comida a temperatura ambiente. Lo ideal es colocar el alimento en la nevera para descongelar y consumirlo (o cocinarlo) el mismo día.

Si compras productos ya congelados en las tiendas, recuerda que es muy importante guardarlos en bolsas térmicas para transportarlos desde el súper a casa y congelarlos lo más rápido posible.

¿Qué comidas congelar y cuáles no?

comida que se puede congelar

Con el proceso de congelación se puede conservar la mayoría de los alimentos, siempre teniendo en mente las pautas para hacerlo correctamente.

Además, es útil saber que algunos alimentos aguantan mejor que otros las bajas temperaturas, por lo que se mantendrán mejor.

Estos son alimentos que mejor se conservan congelados:

  • Pan.
  • Verduras.
  • Legumbres cocidas.
  • Carne.
  • Pescado.
  • Alimentos cocinados.

A pesar de que es posible congelar prácticamente cualquier tipo de alimento, hay que tener en cuenta que no todos los alimentos mantienen sus propiedades una vez congelados.

Es un ejemplo el queso.

A pesar de que existan varias opiniones sobre la congelación de este alimento, si seguimos las pautas de una correcta congelación no hay peligros. No obstante, hay que tener en cuenta que perderá algo de su aroma, textura y sabor.

Otros alimentos que no se recomienda congelar porque pierden propiedades son:

  • Las patatas.
  • Los huevos.
  • La leche.
  • Las frutas en general.
  • Los embutidos con grasa como el jamón.
  • Verdura para ensalada.
  • Pasta y arroz cocinados.
  • Pescado y carne que hayan estado en la nevera por más de un día.

Congelar alimentos es un método de conservación que puede facilitarnos la vida y nos permite ahorrar tiempo en cocina sin tener que renunciar a la calidad. Se trata solo de seguir unas pautas sencillas y evitar errores comunes que pueden alterar las propiedades de los alimentos.

Compartir: