Consejos para hacer frente a la cuesta de septiembre

La cuesta de septiembre se presenta como cada año: muy dura. Termina el verano que tanto nos hemos merecido y ahora es el momento de volver a la realidad y recuperar nuestra estabilidad económica y emocional. No te preocupes, en menos que canta un gallo verás la cuesta de septiembre desde la cima. A continuación te damos unos consejos para que puedas seguir disfrutando de la vida, los amigos y la familia sin que tu bolsillo lo note.

  • Planifica los gastos.

Antes de nada, para saber cómo podemos ahorrar, hay que saber cuánto gastamos y en qué. Haz una lista de los gastos fijos de tu hogar. Apúntalo todo, desde la factura de la luz, al colegio de los niños, hasta aquel pastelito tan rico que te comiste ayer para merendar. Todo suma y todo cuenta. Por otro lado, apunta también todos los ingresos que entran en casa y haz un balance.

Saber con antelación qué gastos tendrás te ayudará a planificar tu presupuesto para hacer frente a la cuesta de septiembre

  • Prepara un presupuesto.

Para hacer frente a la cuesta de septiembre te recomendamos que hagas un presupuesto para planificar tus gastos y seguirlo. ¿Recuerdas lo divertido que era hacer el presupuesto para tus vacaciones? Pues ahora ha llegado el momento de hacerlo para tu casa. Un presupuesto mensual para saber dónde destinar el dinero y por dónde podemos empezar a ahorrar.

Una vez lo tengas hecho repártelo por partidas: gastos fijos, comida, limpieza, colegio y actividades de los niños, gasolina… todo.

Seguramente gran parte de tu presupuesto estará destinado a la comida. Sabemos que no es cuestión de que pases hambre, pero te recomendamos que compares productos, tiendas y precios.

También te recomendamos que intentes aprovechar todo aquello que aún tiene utilidad: la ropa de los niños o la tuya, libros, material escolar…

  • Gestiona el ahorro.

¡Este es el punto más divertido!

Sabes que ahorrar no es fácil y, una vez lo conseguimos, es de lo más gratificante ver como la cartilla del banco va subiendo de cantidad. Pues ahora es el momento de gestionar ese ahorro.

Pero esto no es todo. Si ves que el nivel de ahorro no alcanza lo que te has fijado, puedes establecer metas de ahorro. Para establecer metas de ahorro durante la cuesta de septiembre te proponemos que organices tus prioridades de compra y que intentes prescindir de lo que realmente no es necesario. Sí… a lo mejor ese pastelito no era del todo imprescindible, pero ¡qué bueno estaba! De esta forma conseguirás motivar tu plan de ahorro.

La clave para superar la cuesta de septiembre es la planificación, el ahorro y el aprovechamiento

  • Analiza tu situación.

De nada sirve proponerse metas si no se cumplen. Revisa de vez en cuando tu situación financiera y controla cómo vas avanzando.

  • Extras.

Es el último pero el más reconfortante. Puedes separar una partida para algún extra que se pueda presentar. Ya sea una cena improvisada, ir al cine o ese pastelito.

En definitiva, la cuesta de septiembre no debe de preocuparte tanto. Todo es cuestión de organización y saber disfrutar de la vida.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: