Disfrutar del viaje

Ir de viaje es una aventura que además de ser idóneo para desconectar, te ofrece la posibilidad de conocer, aprender sobre otras culturas y entender el mundo de otro modo. Cada uno puede hacer el viaje como desee, desde tenerlo todo organizado a no tener absolutamente nada, es algo que depende de la manera enfocar el viaje. Lo que sí que te queremos dar aquí son algunas recomendaciones para que tu viaje sea interesante y para que puedas sacar el máximo partido de cada una de las situaciones.

Conoce el lugar y su gente

Nosotros te recomendamos que, aunque tengas el viaje organizado, al menos uno de los días aventúrate a comer fuera, es la manera más idónea para conocer los productos locales y las costumbres de sus habitantes. Visita lugares que no estén tan enfocados a los turistas. También puedes comer en los puestecitos de la calle, siempre venden comida tradicional y en la mayoría la comida es segura.

Relacionarte o acercarte a los locales es una buena manera de conocer las costumbres del país, acércate a ellos. La gente mayor siempre suele tener historias interesantes y a los niños les gusta todo lo que es diferente. Eso sí, siempre siendo respetuoso y adaptándote a sus costumbres. Si no hablas el idioma siempre puedes dedicarles una amplia sonrisa y algún gesto amable que de bien seguro serán bienvenidos.

Viaja relajado y disfruta de cada momento

A la hora de comprar en los mercadillos puedes regatear si es costumbre en el país, pero tampoco te aproveches de la situación y regatea un precio justo. Hay que tener en cuenta que todos o la mayoría de los productos que venden los artesanos están hechos a mano. Tampoco es recomendable dar dinero a los niños que piden por la calle, quizás es mejor darles comida o donar a una ONG o un centro local. Si son niños en una situación de precariedad que no van a la escuela quizás puedes llevar unos cuantos útiles escolares como libretas, colores y lápices y repartirlo entre ellos.

Disfruta del viaje, de los lugares y de sus gentes con calma. No tengas prisa por sacar fotos y verlo todo rápido, es mejor visitar menos lugares pero disfrutándolos, que ver muchos sin casi ni darse cuenta de lo que se ve. Desgraciadamente cada vez hay más “turismo de fotografía” que vive colgado de las redes sociales y saca fotos de los lugares sin tan solo mirarlos para colgarlos en sus perfiles sociales.

Distráete en los viajes

A veces, cuando viajamos, tenemos que pasar muchas horas viajando, ya sea en avión, autobús o coche. Es una buena idea llevarte un buen libro o algún tipo de pasatiempo, sobretodo si viajas con niños, no permitas que se aburran y se agobien. Lleva algún juego para que puedan entretenerse en esos ratos que toca esperar y viajar. Puedes llevar un libro sobre la historia y las costumbres del país para ponerte en situación.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: