consejos para mantener las playas limpias

La playa es el destino preferido en los meses de verano. El sol, la arena y el agua son la combinación perfecta para relajarse y disfrutar en la época de más calor del año. Sin embargo, aunque a veces nos olvidemos, la playa es un ecosistema muy frágil que debemos preservar.

Además de cuidarse a uno mismo, también es fundamental proteger el entorno en el que nos encontramos. Por ello en el siguiente texto daremos varios consejos y algunas ideas para minimizar nuestro impacto en cualquier playa del mundo.

Organiza tu día de playa pensando en verde

Como cualquier otro viaje o excursión, un día de playa empieza antes de llegar al destino. Ya en los preparativos resulta muy útil comenzar pensando en verde. Por ejemplo, si tenemos en mente un día de playa con picnic incluido, organiza los alimentos y los utensilios en los que los llevarás con el objetivo de generar la menor basura posible.

Para este fin son muy útiles los táperes u otros recipientes reutilizables, ideales para almacenar alimentos ligeros típicos del verano como frutas, ensaladas de pasta o sándwiches. Igualmente lleva tus bebidas en cantimploras refrigeradas que aguanten el calor: así evitarás utilizar botellas de plástico o latas, uno de los residuos más habituales en las playas.

En tu plan playero incluye también –siempre que sea posible- un transporte ecológico. Si las distancias lo permiten, un buen paseo a pie o en bicicleta es la mejor manera de llegar hasta tu playa preferida. Si nuestro destino está muy lejos opta por el transporte público o, en su defecto, comparte el coche con familia y amigos.

playas limpias ir en bici

La basura siempre en su sitio

Una práctica muy útil cuando vas a la playa es llevar siempre contigo una bolsa para los desperfectos. Ahí podrás depositar todos los residuos que generes durante del día, desde los envases de comida a todo tipo de plásticos, pasando por las colillas de los cigarrillos.

Una vez acabe tu jornada de playa, separa la basura convenientemente y acércate a los contenedores más cercanos. Si están separados por tipos de residuos, divide también la basura que has generado. Y, sobre todo, si durante el día encuentras residuos visibles sobre la arena o el agua, no te cortes y recógelos también para echarlos donde deben estar.

playas limpias basura

Por cierto, si en tu playa habitual no hay suficientes contenedores o papeleras, ponle remedio llamando al ayuntamiento correspondiente para solicitar que pongan más. Y anima a tus amigos y familia a que hagan lo mismo.

Ante todo, respeta el entorno

Por desgracia mucha gente no es consciente todavía de que las playas son ecosistemas muy delicados. Además de elementos como el agua y la arena, estos entornos los componen la vegetación, los animales marinos u otras formaciones típicas de las playas como los sistemas dunares, muy típicos de algunas zonas de costa de España.

Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de, por ejemplo, no aparcar el coche en zonas muy cercanas a la playa para evitar dañar el entorno. O cuidando bien de nuestras mascotas cuando las llevamos a la playa: ello incluye no solo recoger sus excrementos, sino también asegurarse de que no destruyan la flora y la fauna del lugar.

Otro consejo a tener en cuenta es gastar la menor cantidad de agua posible si nos bañamos en una ducha pública junto a la playa.

Da ejemplo a los más pequeños

La playa y los días de descanso son una ocasión ideal para reforzar la educación medioambiental de los niños. Eso pasa por aplicar, pero también por explicar detalladamente a los más pequeños, cada uno de los consejos que hemos comentado hasta ahora.

Una buena manera de hacerlo es jugando. Por ejemplo proponiéndoles cumplir con el decálogo contra las basuras marinas que lanzó recientemente el Instituto Español de Oceanografía (IEO). Diez normas, aplicables cuando vamos a la playa pero también en nuestra vida diaria, que les ayudarán a entender el impacto que la actividad humana tiene sobre los océanos y los animales que habitan en él.

Para hacernos una idea de la importancia de esta tarea pedagógica, un dato: de las diez millones de toneladas de basura llega anualmente a nuestros mares y océanos, el 80% de ella tiene su origen en tierra. Nada mejor que un lugar como la playa para explicarles a los niños cómo terminar con este problema.

playas limpias educación medioambiental

El plogging en la playa: deporte y ecologismo en una sola actividad

Si te gusta cuidar de las playas y hacer deporte al mismo tiempo, el plogging es tu actividad veraniega ideal. Esta práctica deportiva nació hace un par de años en Suecia y desde entonces se está extendiendo como la espuma por todo el mundo.

La palabra proviene de la unión entre el término inglés running y una expresión en sueco (plocka upp) que describe el acto de recoger algo. Y en eso consiste esta actividad: salir a correr –por la playa, pero también por cualquier parque o calles de tu ciudad- y por el camino ir recogiendo la basura y los desperdicios que nos encontremos.

Esta actividad también se está llevando a cabo en otras disciplinas como el ciclismo, el piragüismo, la vela o el kayak. El resultado: una playa limpia, tanto fuera como dentro del agua.

En los últimos meses el plogging se está haciendo cada vez más y más popular también en España. Donde ya existen grupos de corredores que se unen para hacer ejercicio y cuidar del medio ambiente al mismo tiempo.

Más allá de la limpieza del lugar y de hacer deporte, otro de sus objetivos es la concienciación en torno a la necesidad de no tirar la basura al suelo. E incluso de incorporar el hábito de llevar siempre con nosotros una bolsa para recoger los residuos que encontremos. ¡Una costumbre especialmente útil cuando vamos a la playa!

QUÉ PODEMOS HACER PARA MANTENER LAS PLAYAS LIMPIAS
5 (100%) 1 vote

Compartir: