trucos y consejos para un bronceado perfecto

El bronceado está de moda desde hace mucho, mucho tiempo. Exactamente, desde que Coco Chanel popularizó esta tendencia en los años veinte del siglo pasado. El tiempo pasa, pero la moda persiste, y tener una piel morena y sensual en verano sigue siendo el deseo de muchos. Lo que sí ha cambiado en las décadas es la forma de tomar el sol y las informaciones sobre los efectos dañinos de las radiaciones UV sobre la piel. Por eso, hoy en día, un bronceado perfecto es sinónimo de bronceado seguro.

¿Cómo podemos obtener un bronceado perfecto sin dañar nuestra piel? Primero de todo, es importante entender qué es el bronceado.

La acción del sol sobre la dermis

El bronceado es el efecto de la estimulación que los rayos del sol producen sobre las células cutáneas, que reaccionan incrementado los niveles de melatonina. El resultado es ese tono dorado sobre la piel que todos conocemos como bronceado. Esta producción de melatonina es una respuesta de nuestro cuerpo para defenderse de los excesos de radiaciones solares, que los científicos dividen en dos tipos: rayos UVA y rayos UVB. Estos últimos poseen mayor carga energética.

Cada año, cuando se acerca el verano, los medios de comunicación entrevistan dermatólogos expertos para recordar a las personas los posibles efectos negativos de la excesiva exposición al sol. Así que, seguramente ya habrás oído hablar de factores como el agujero de ozono y la contaminación, que hacen que los rayos ultravioleta (UV) resulten más agresivos. Por otro lado, no hay que olvidar que los rayos ultravioleta son muy importantes para la salud. Por ejemplo, contribuyen a la producción de vitamina D.

Resumiendo, no hay rayos buenos o malos, pero sí hay formas correctas y erróneas de tomar el sol. Seguir unas buenas prácticas para aprovechar los beneficios y evitar sus efectos dañinos del sol es, sin duda, el primer paso para un bronceado seguro y natural.

Consejos para un bronceado perfecto

¿Quién dice que un buen bronceado empieza en la playa o en la piscina? Para lograr ese tono de piel color bronce tan bonito y sensual, hay que preparar la piel antes de poner el bikini para ir a tomar el sol. Estas son dos acciones simples que deberías tener en cuenta:

  • Alimentarse en modo sano y equilibrado. Los alimentos de temporada nos aportan todos los nutrientes que nuestra piel necesita para defenderse de las agresiones externas y tener una textura más compacta y sana.
  • Exfoliación. La exfoliación de la piel realizada periódicamente es un cuidado que no podemos olvidar. Es importante para liberar la piel de las células muertas y estimula la regeneración de las nuevas. Además, hace que los productos de hidratación penetren más fácilmente.

Otro elemento importante es el uso de filtros solares, tanto químicos como físicos. Los primeros, cremas y aceites con factor de protección, así como los últimos, gorros, ropa clara y gafas de sol, nos ayudan a defendernos y prevenir las quemaduras.

Para una aplicación correcta del protector solar:

  • Elige el bloqueador ideal para tu piel. Si tienes la piel muy clara compra bloqueadores con FP muy altos y toma el sol gradualmente. Las personas con pieles más morenas podrán utilizar factores de protección inferiores, siempre evitando exposiciones excesivas. Lo ideal es no superar los 45 minutos de exposición diaria.
  • Realiza la primera aplicación 15-20 minutos antes de tomar el sol, de lo contrario, el FP no estará actuando correctamente y el riesgo de quemaduras aumentará.
  • Las siguientes aplicaciones se deberían repetir cada hora. Sin embargo, si sudas o te das un chapuzón el el mar, es aconsejable secar la piel y repetir la aplicación.
  • Aplica el protector en todas las zonas del cuerpo expuestas a los rayos solares. ¡No olvides la parte detrás orejas y los pies! Si te quemas en estos puntos lo recordarás durante mucho tiempo.
  • Hombros y pecho son las zonas más sensibles, aquí puedes utilizar factores de protección más altos para evitar quemar la piel.

Como regla general, la franja horaria de 12 a 16 es la peor para la exposición. En este momento del día el sol se encuentra en la posición más perpendicular a la tierra y los rayos son más agresivos sobre nuestra piel.

Si pasas un día en la playa, no olvides el parasol y lleva agua y comida ligera. Las digestiones pesadas y la deshidratación pueden agudizar el riesgo de insolación.

Después de la exposición mima tu piel con productos naturales para la ducha e hidrátala con cremas “after sun”.

Trucos para un bronceado duradero

  • Utiliza cremas y aceites hidratantes cada día, especialmente después de la ducha.
  • Evita los lugares con aire acondicionado. En estos ambientes el aire suele estar más seco y tu bronceado se verá afectado.
  • La ducha mejor hacerla con agua templada. El agua caliente y las duchas largas secan la piel y harán desaparecer el bronceado más rápidamente.
  • Utiliza toallas suaves para secarte y evita frotarte con fuerza.
  • ¡No olvides la exfoliación! Una exfoliación leve, realizada cada 7-10 días ayuda a eliminar las células muertas y deja la piel con un brillo y un aspecto más sano. En este caso, también, evita los productos químicos y con alcohol, porque secan la piel.
  • Elige cremas hidratantes naturales y sin perfumes. La hidratación es imprescindible pero los productos que contienen alcohol secarán la piel produciendo el efecto contrario sobre tu bronceado.
  • Toma agua suficiente y sigue una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras. Es un hábito que te permite mantener el bronceado perfecto por más tiempo. Además, comer equilibrado es saludable y te ayuda a mantenerte en forma.

Si vives en regiones con clima mediterráneo donde hay sol casi todo el año, utiliza productos de protección adecuados. Evitarás la aparición de manchas y arrugas y tu piel quedará más joven y radiante.

Por último, ¡ojo con los días nublados! La aparente ausencia del sol engaña a muchos. Sobre todo, en estas situaciones es importante prevenir los daños de las radiaciones solares siguiendo las medidas adecuadas para evitar quemaduras y garantizarnos un bronceado perfecto.

Ah, y sobretodo recuerda que los mejores consejos para tu salud son aquellos que puede darte un experto. Los clientes de Medifiatc, nuestro seguro de salud, disponen de acceso a los mejores dermatólogos.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.