Detox postvacacional: 10 hábitos saludables

Durante las vacaciones el objetivo es relajarse, desde luego. Puede ser difícil bajar el ritmo en los primeros días, pero en cuanto entramos en modo descanso nos acostumbramos muy rápidamente y, casi sin enterarnos, caemos en los excesos. Tapas, helados, una copita con los amigos y, sobre todo, dejamos de hacer deporte. El final de la historia ya lo sabes: esos kilos de más ganados durante las vacaciones dificultan tu vuelta a la rutina y, cómo no, a los vaqueros que habías dejado en el armario hace apenas unas semanas.

Esa sensación de hinchazón no es nada agradable. ¡Lo que necesitas es un detox postvacacional! Te proponemos las pautas para retomar tus hábitos saludables y volver a disfrutar de tu cuerpo y de tu rutina.

10 hábitos saludables para recuperar la forma física y la sonrisa

Los cambios siempre requieren un tiempo de adaptación para que nuestro cuerpo se acostumbre. Como la vuelta de las vacaciones suele ser bastante dura, es importante que una vez en casa vayas introduciendo ciertos hábitos saludables. Te sugerimos los más eficaces para encontrar tu equilibrio:

  1. Cocinar en casa es la primera sugerencia, sobre todo si durante las vacaciones has comido fuera a menudo. En los restaurantes el uso excesivo de sal, potenciadores de sabor y aliños hace que nuestros platos no sean tan saludables. Además, nos resulta difícil controlar la ingesta de calorías. Si te parece aburrido, míralo desde otro punto de vista. Preparar tus propios platos en casa es una oportunidad para relajarte durante el día y tomar conciencia sobre la importancia de alimentarse bien.
  2. Aumenta el consumo de alimentos crudos como fruta y verdura. Proporcionan un gran aporte de nutrientes esenciales para el cuerpo: vitaminas, sales minerales y azúcares naturales. Las verduras de hoja verde, además, son especialmente indicadas en este período por su contenido en sales minerales y principios activos amargos que ayudan a depurar el hígado.
  3. Monta tu menú empezando por las verduras como ingrediente principal en cada receta. Si durante las vacaciones te has pasado con el consumo de alimentos pesados y procesados, a tu cuerpo le irá bien un período de régimen depurativo para aliviar el sistema digestivo.
  4. Escoge los métodos de cocción más saludables: a la plancha, al vapor o al horno. De esta forma, además de conservar mejor las propiedades de los alimentos, reducirás el uso de grasas y aliños en tus platos.
  5. Come cinco veces al día, atribuyendo a cada comida la correcta importancia. El desayuno tiene que ser muy completo, para que puedas arrancar tu día con fuerza y energía, y las cenas más leves. Picar algo saludable como crudités de verduras mixtas antes de las comidas principales te ayuda a aplacar el hambre y saciarte más rápidamente.
  6. ¿Picar entre comidas? Sí, se puede. Siempre y cuando te organices para comer sano y equilibrado. Una buena idea para evitar las tentaciones de las distribuidoras de snacks en el trabajo es llevar unos tápers con fruta cortada desde casa. Si buscas algo más práctico, puedes comprar barritas energéticas de cereales para llevar en el bolso.
  7. Elige alimentos con propiedades détox. Por ejemplo, apio, zanahorias, hinojo, remolacha, brócoli, acelga, rábano negro, rúcula, limón y calabaza. Sus propiedades nutricionales ayudan a mejorar las funciones hepáticas. Es decir, favorecen la depuración del organismo. Los famosos batidos verdes representan una opción sana que puedes tomar por las mañanas para empezar el día con energía. Evitando así esa sensación de pesadez que suelen producir los alimentos industrializados.
  8. No dejes de salir con tu familia o con los amigos. Aunque las vacaciones se han acabado, los fines de semana están hechos para disfrutar. Solo recuerda de cuidar la alimentación si sales a comer. Elige las tapas más ligeras, pide que traigan las salsas y aliños por separado, y pregunta si tienes dudas acerca de la preparación de algún plato. De este modo, podrás evitar alimentos pesados y platos muy calóricos. Si puedes, organiza tú los encuentros para poder proponer restaurantes y bares que ofrecen menú más saludables y ligeros. Esta manera de vivir tu rutina te permitirá enfrentar con actitud positiva también el día a día.
  9. ¡Cuidado con las bebidas! En las vacaciones es fácil dejarse llevar por esa copita con los amigos, pero ten en cuenta que en tan solo un cóctel pueden haber las mismas calorías de una cena. Especialmente, en los combinados con refrescos industriales. Sin embargo, no aporta nutrientes esenciales, sino básicamente azúcar. El alcohol, además, es una bebida con efectos tóxicos sobre el cuerpo. Cuando tomas alguna bebida alcohólica, tu organismo pone en marcha una serie de procesos para depurarse, causando los efectos que conocemos: dolor de cabeza, deshidratación y debilidad.
  10. Toma mucha agua para ayudar tu cuerpo en el proceso de depuración. No solo el agua, sino el té y las infusiones con propiedades diuréticas y detox, como el té verde son muy recomendables. Si sigues una dieta equilibrada y haces deporte con constancia, algunas infusiones te ayudarán a volver a tu peso ideal más fácilmente. Infusiones como cola de caballo, hinojo, anís, alcachofera, jengibre, hierba limón, tomillo, manzanilla, son digestivas y mejoran los procesos depurativos.

Vuelta a la rutina, ¿por qué es tan difícil?

Volver a la rutina después de las vacaciones puede afectar también a tu humor. En algunos casos incluso se habla de síndrome postvacacional, que se manifiesta a nivel físico y mental a través de síntomas como fatiga, insomnio, dolores musculares, tristeza, falta de concentración, irritabilidad, etc.

Cuidar la alimentación te dará la energía necesaria para enfrentar positivamente la vuelta a tus actividades y evitar estos síntomas. En este sentido, también el deporte tiene un papel fundamental.

Volver a la vida de cada día después de unas maravillosas vacaciones puede no ser tan motivador. Pero no dejes que los pensamientos negativos y la culpabilidad por haberte pasado en las vacaciones te atrapen y te inmovilicen. En este momento lo que necesitas es moverte y organizarte.

Si eres una persona activa y te gusta el deporte, ¡adelante con tus actividades favoritas! De lo contrario, es muy recomendable hacer al menos 30 minutos de actividad física al día. No tiene que ser en un gimnasio, si no te gusta la idea. Ir en bici al trabajo o hacer media hora de caminata rápida ya es un buen ejercicio para mantenerse en forma.

Probar alguna actividad nueva, también es una buena idea si eres de los que se aburren fácilmente. El yoga, por ejemplo, te ofrece muchísimos beneficios y se puede practicar a cualquier edad. Solo tienes que encontrar el estilo adecuado para ti.

No esperes el día de mañana y organízate hoy mismo para retomar el ritmo. Sigue las pautas para un detox postvacacional, reencuentra el equilibrio y tu peso ideal.

¿NECESITAS UN DETOX POSTVACACIONAL? 10 HÁBITOS PARA VOLVER A LA NORMALIDAD
¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: