dietas sanas

Los trastornos relacionados con la alimentación afectan cada vez más a nuestra sociedad, desde las dietas con exceso de grasas saturadas que conllevan problemas como la obesidad, hasta aquellas que pecan por el defecto de la misma llevando el acto de alimentarse a la mínima expresión dando lugar a enfermedades tan serias y de difícil curación como la anorexia. En una sociedad como la actual, influenciada por las modas, el culto al cuerpo y consumidora de una enorme cantidad de productos alimenticios de fácil acceso, es inevitable que aparezcan dolencias relacionadas con la alimentación.

Dietas para perder peso

Las dietas para perder peso son recomendables cuando se sufren problemas de obesidad o hipertensión. Hay que tener mucho cuidado a la hora de llevar a cabo este tipo de regímenes: debe hacerse de forma gradual y controlada. Las dietas estrictas y demasiado rápidas pueden producir trastornos en la conducta alimenticia, además de provocar carencias a nivel fisiológico. La mayoría de estas dietas carecen de los nutrientes y vitaminas que necesita el cuerpo. También pueden provocar que el organismo acabe perdiendo agua y músculo en lugar de grasa.

Teniendo en cuenta que cada organismo es diferente y cada persona tiene un metabolismo distinto, lo más recomendable es acudir a un nutricionista para que pueda recetar a los diferentes pacientes el tipo de dieta y la combinación de alimentos que más se ajuste a sus necesidades. Los nutricionistas son los primeros en advertir que hay muchas dietas poco fiables y que sin el seguimiento de un profesional se corren riesgos innecesarios.

¿Qué comer?

Lo que sí está claro es que ciertos alimentos son nocivos para el cuerpo humano, sobretodo si se consumen en exceso. Los alimentos muy grasos, calóricos, los azúcares y los fritos deben evitarse en la medida de lo posible. El organismo necesita grasa pero puede adquirirla sin recurrir al exceso de grasas animales. También necesita azúcares pero puede introducirlos con el consumo de frutas dulces, evitando los azúcares refinados y la bollería industrial. Asimismo, los alimentos procesados cada vez son menos recomendados por los nutricionistas. Últimamente se está alertando sobre la importancia de no consumir productos elaborados con aceite de palma, presente sobretodo en los dulces y la bollería industrial por su reducido precio y por el agradable sabor que ofrece, incluso algunas marcas han dejado de utilizarlo o distribuir productos que lo incorporan.

Por supuesto que los alimentos más saludables son las frutas, las verduras, los cereales y la carne magra, sin ser consumida en exceso. A nivel mundial las dos dietas que se llevan el distintivo de ser consideradas las más sanas son la mediterránea y la japonesa. Ambas ricas en frutas, verduras, en pescado y sin necesidad de frituras. El aceite de oliva sin cocinar está considerado como uno de los alimentos más sanos, además de ser un excelente lubricante para el sistema digestivo.

Hora de cuidarse

Además de llevar a cabo una dieta equilibrada para una vida sana es muy importante acompañarla de ejercicio físico. Supone el complemento ideal para disfrutar de un cuerpo y una mente sanos y equilibrados. Para ello también es indispensable prescindir en lo posible de sustancias nocivas que intoxican el organismo como el tabaco, el alcohol o el exceso de café.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.