Economía colaborativa: homestay, coworking, motosharing

¿Has oído hablar de la economía colaborativa? Este es un concepto que está ganando mucha popularidad últimamente. Consiste principalmente en la idea de potenciar el alquiler o intercambio de bienes por encima de la compra-venta de estos. El avance tecnológico de los últimos años ha supuesto un importante beneficio para el desarrollo de la economía colaborativa.

Homestay: ¿en qué consiste?

El homestay es un concepto muy innovador que pretende potenciar una economía colaborativa. Esta idea surgió principalmente para facilitar el alojamiento de estudiantes en países extranjeros: una familia ofrece a un joven estudiante la posibilidad de hospedarse en una habitación de su casa, a un precio razonable y mucho más económico de lo que costaría un hotel o piso compartido.

El concepto de homestay, además de ofrecer a los estudiantes una oportunidad de economía colaborativa que les permitirá ahorrar, también facilita su inmersión social y cultural en un nuevo país.

Es una opción muy práctica, económica, conveniente y divertida, especialmente para la gente joven.

¿Qué es el coworking?

El coworking, o trabajo cooperativo, es otro de los conceptos que se basan en la idea de economía colaborativa. El coworking consiste en el acuerdo de varios trabajadores, con distintos cargos o profesiones, de compartir un mismo espacio de trabajo.

Hay muchos oficios que, a pesar de que requieren un espacio de trabajo concreto, no precisan instalaciones específicas, sino solamente un escritorio en un lugar silencioso donde poder trabajar. Esta es la base del coworking.

Un espacio o despacho coworking es especialmente indicado para autónomos o pymes. La principal ventaja que ofrece el coworking, igual que todos los conceptos basados en economía colaborativa, es el ahorro en cuanto a los gastos de las facturas, puesto que estas se pagan de forma colaborativa.

Motosharing: otro concepto que potencia la economía colaborativa

El tercer concepto de economía colaborativa que debemos mencionar es el motosharing. Como ya hemos dicho, la economía colaborativa consiste en compartir. En el caso del motosharing, consiste en compartir transporte.

El motosharing es una alternativa al uso de transporte personal o transporte público. Esta tendencia, que se está volviendo especialmente popular en las ciudades más grandes, consiste en el uso compartido de una moto para desplazarse de un lado a otro, especialmente para ir a trabajar.

Hay varias empresas que se dedican al alquiler de vehículos para llevar a cabo el motosharing: por un precio muy asequible, los usuarios pueden disponer temporalmente de estos, y desplazarse libremente por la ciudad.

Economía colaborativa: la mejor opción para el medio ambiente

Como hemos visto, la economía colaborativa tiene múltiples ventajas económicas. Pero este no es el único beneficio de este concepto. La economía colaborativa también es una alternativa muy saludable para el medio ambiente. Esto se debe a que este concepto se basa en la cooperación y en compartir los distintos recursos. Esto potencia el mantenimiento de los entornos y ayuda a gestionar el consumo.

La economía colaborativa ofrece una fuente interminable de ventajas: no solamente te permitirá beneficiarte de un importante ahorro económico sino que, además, será muy beneficioso para el entorno y el medio ambiente.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: