Ejercicios mindfulness

Una persona adulta trabajadora invierte cada día una media de ocho horas en el trabajo, cuatro para comer y asearse, de dos a tres horas para cuidar de las tareas familiares, una en el tráfico (como mínimo), otra en el gimnasio y de seis a ocho horas para dormir. Si perteneces a esta categoría, tu rutina es bastante ajetreada y es comprensible que por las mañanas te cueste salir de la cama.

Seguro que has intentado varias estrategias para empezar el día con más energías y a lo mejor te han funcionado durante unos días. Sin embargo, al cabo de un tiempo vuelves a poner el piloto automático y te dejas llevar por la vida. ¿Has probado a empezar tu día con el mindfulness? Esta técnica de meditación podría ser lo que necesitas.

¿Cómo sé si la práctica del mindfulness es para mí?

Las nuevas tecnologías, en cierta medida, han contribuido a una aceleración en nuestro ritmo de vida. Saltando continuamente de una información a otra, nuestra mente está continuamente expuesta a estímulos y se nos hace aún más difícil concentrarnos. Llevar cierto ritmo, aunque nos haga sentir más productivos, a largo plazo nos cobra factura afectándonos tanto a nivel físico como mental.

La falta de energías por las mañanas es solo uno de los síntomas. A veces, el cansancio nos acompaña a lo largo del día, experimentamos sensaciones como angustia, ansiedad, nos estresamos en el trabajo y hasta las relaciones interpersonales se ven afectadas. Dedicar algunos minutos al día para uno mismo es una acción que puede ayudarnos a vivir más plenamente y hasta mejorar nuestro rendimiento gracias a una mayor concentración. En este sentido el mindfulness, o atención plena, representa una de las técnicas más efectivas.

Existen muchos libros que cuentan la rutina de directivos de grandes empresas que revelan cómo logran gestionar tanta presión y llevar una vida plena y feliz. Muchos lo consiguen gracias a una buena dosis de disciplina, y la mayoría de ellos tiene un elemento en común: practican ejercicios de meditación mindfulness de buena mañana.

No hace falta esperar la aparición de síntomas como el estrés o la angustia. Todos podemos mejorar nuestro estilo de vida y aprovechar el tiempo sin que nuestro día sea una carrera continua. La respuesta está en dedicar algunos minutos en sentir cómo estamos y estar presentes en cada acción. No te preocupes si algunos conceptos te suenan raros, la práctica es más sencilla que la teoría y con el tiempo se transformará en un hábito.

Para que el asunto no se quede en el aire, te proponemos algunos ejercicios fáciles de mindfulness que puedes poner en práctica hoy mismo. Te llevarán menos de 15 minutos y, si los haces a primera hora del día, te ayudarán a arrancar con más energía y positividad.

5 ejercicios de mindfulness para arrancar bien el día

El mindfulness, o atención plena, es una filosofía de vida que permite conectar con uno mismo, vivir el momento presente observando y reconociendo los mecanismos de automación que nos quitan vitalidad. En resumen, el mindfulness permite enfrentar las cosas con más positividad.

¿Vamos a empezar? Aquí tienes tus ejercicios de introducción:

  1. Respira. Siéntate en una silla o un cojín, apoya las manos en el vientre y, con los ojos cerrados, observa tu respiración sin forzar el ritmo durante un minuto. Centrarse en la respiración es un ejercicio con muchos beneficios: por un lado, nos ayuda a observar cómo respiramos, por el otro, permite dejar de lado la lluvia de pensamientos en nuestra mente. Si a lo largo del día sientes estrés, angustia o ansiedad, repite el ejercicio respirando profundamente y contando cada ciclo de respiración completo, hasta llegar a diez.
  2. Observa. Cuando hayas completado el primer ejercicio, fíjate en algún elemento que tengas al alcance. Puede ser una taza, una planta, tu perro, un cojín, etc. Obsérvalo, sin hacer nada ni interactuar con él, míralo como si lo vieras por primera vez observando cada detalle. Mantén la observación y, si logras, conecta con la energía de ese elemento, su función y significado. Este ejercicio te ayudará a conectar con el presente y estar más consciente del entorno que te rodea.
  3. Escucha. Elige una canción que no conoces y escúchala con los ojos cerrados. Trata de centrarte en cada elemento, instrumentos y voces, sin juzgar. Las experiencias pasadas y nuestros conocimientos siempre están listos para poner etiquetas. Este es un buen ejercicio para aprender a escuchar sin interpretar. Si no tienes o no quieres escuchar música a primera hora, también puedes fijarte en los sonidos que provienen del entorno. También en este caso, se trata de escuchar, sin interpretar o crear imágenes mentales de lo que oyes.
  4. Explora tus acciones. Después de estos ejercicios, sigue con tu rutina. Prepara el desayuno, toma una ducha, arregla tu habitación, etc. Sea lo que sea, mantén tu concentración en el momento presente en tus movimientos. Si en determinados momentos los pensamientos te llevan a otro lugar, vuelve al momento presente, observando cada acción que cumples. ¿Te resulta difícil? No te preocupes y no te frustres, solamente intenta estar presente lo que puedas. Con el tiempo la concentración mejorará poco a poco.
  5. Por último, coge tu agenda o revisa mentalmente las tareas del día. Elige las tres más importante y define objetivamente con cuál de ellas empezarás. Intenta dejar de lado miedos y preocupaciones relacionadas, para que al empezar puedas ser más objetivo.

Los beneficios de practicar mindfulness cada día

Vivir más en el presente significa estar menos pendientes de las experiencias pasadas y economizar el tiempo que gastarías tratando de prever el futuro. Esto se traduce en un gran ahorro de energías para el cerebro y ayuda a mantener a raya el estrés y la ansiedad en la vida cotidiana.

Cuando tu práctica de mindfulness sea más regular, serás capaz de percibir cuándo aparecen las emociones y observarlas antes de actuar. Estar presente ayuda a enfrentar cada nueva situación de modo claro, sin dejarse influenciar por experiencia del pasado o por el miedo al futuro. Los ejercicios de meditación, además, te ayudarán a liberar tu mente de los pensamientos negativos que limitan tus acciones y tu vida. Te permite aprender a quererte más y pensar positivo en general.

Con esta actitud podrás centrarte en cada una de tus acciones y mejorar tu rendimiento, además de aprender a disfrutar de cada pequeño detalle de tu rutina. Y, cómo no, te sentirás más motivado y activo por las mañanas.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.