persona realiza una transacción online con tarjeta de crédito

Internet forma parte de nuestra vida cotidiana y supone una ayuda imprescindible para muchas de las tareas que realizamos. Sin embargo, el mundo digital también entraña sus riesgos. Entre ellos destacan los engaños en la red o fraudes cibernéticos de los que podemos ser víctimas si no tomamos una serie de precauciones básicas. En este post vamos a explicar cuáles son los fraudes más comunes en España y cómo tratar de evitarlos.

¿Qué se entiende por fraude informático?

El término fraude informático engloba un gran número de acciones. Desde una perspectiva amplia podemos referirnos así a cualquier acción ilícita que tiene lugar en la esfera digital. Sin embargo, si acudimos al Código Penal español, observamos una definición de fraude informático más precisa.

Este delito consiste en “la obtención de dinero mediante el acceso fraudulento a las claves bancarias de otros usuarios en Internet”. La legislación española se refiere también a las posibles “manipulaciones informáticas” de los ciberdilencuentes para lograr una transferencia (no consentida) de dinero desde la cuenta bancaria de la víctima. Y al uso de tarjetas de crédito o débito para la comisión de fraudes similares.

Sin embargo, como veremos a continuación, existen multitud de tipos de fraudes en la web.

Los tipos de fraudes en Internet más comunes en España

Muchas de nuestras actividades diarias tienen lugar en el entorno digital, por tanto los ciberdelincuentes tienen un amplio margen de acción para tratar de cometer sus estafas en Internet. ¿Pero cuáles son los timos en Internet más frecuentes en España?

El Phishing

El phishing es un tipo de engaño en la red

Según la mayoría de expertos, el phishing es sin duda una de las técnicas de fraude más comunes en nuestro país. Esta práctica consiste en el envío de correos electrónicos (o mensajes a través de redes sociales) suplantando la identidad de alguna empresa o servicio. De esta manera los delincuentes consiguen que la víctima acceda a una página de apariencia fiable pero que se convierte en el anzuelo perfecto: a través de ella robarán información personal del usuario o las claves de acceso a los servicios de banca online y a otro tipo de cuentas.

El préstamo estafa

Otro ejemplo de fraude muy frecuente está relacionado con la falsa promesa de obtener dinero rápido o préstamos baratos. A través de foros y anuncios en páginas web muy visitadas se ofrece la posibilidad de conseguir liquidez a intereses muy bajos. Con este gancho los estafadores contactan con sus víctimas y solicitan pequeñas cantidades para poder acceder al préstamo en concepto de gastos de gestión. Sin embargo, ese supuesto préstamo es un fraude ya que dichas cantidades no llegan nunca a sus destinatarios.

Violación de datos

La seguridad de nuestros perfiles y cuentas online es un tema que preocupa a muchos usuarios de internet. Precisamente por eso es también uno de los puntos débiles que utilizan los estafadores. Un tipo de timo cibernético muy común es enviar falsas alertas de seguridad a nuestro correo electrónico que incluyen enlaces fraudulentos. A través de dichos links los ciberdilencuentes podrán obtener información personal y contraseñas.

Estafas sentimentales

Finalmente, en los últimos años en España se ha extendido la técnica de los fraudes sentimentales. Mediante la suplantación de identidad o la creación de perfiles falsos en redes sociales los delincuentes se ganan la confianza de sus víctimas. A continuación, comienzan a solicitar pequeños envíos de dinero que poco a poco van en aumento.

el ciberdelincuente comete diferentes tipos de fraudes en la red

Consejos para evitar ser estafado

Es momento de explicar qué podemos hacer para prevenir engaños. Aquí van unos consejos básicos.

  • Elimina todos los mensajes de correo electrónico que resulten sospechosos. Esto incluye mensajes de remitentes desconocidos, pero también de contactos de tu agenda: ten en cuenta que muchos delincuentes suplantan la identidad de empresas conocidas o incluso de contactos para cometer sus fraudes. Mantén también un antivirus activo en tu proveedor de correo electrónico.
  • Evita hacer click en los enlaces copiados en correos o mensajes de redes sociales. Si quieres acceder a una web o servicio online escribe directamente en el navegador la dirección o accede a través de un buscador fiable.
    – Sospecha también de los mensajes que estén mal escritos y tengan graves faltas ortográficas o gramaticales. O de aquellos que prometan cosas poco creíbles: desde que hemos ganado una lotería en un país lejano a la posibilidad de conseguir un préstamo a unos intereses irrealmente bajos. Una búsqueda rápida en Internet sobre el nombre del servicio que se ofrece o alguna otra información relevante nos ayudará a discernir si estamos ante un fraude o no.
  • En las redes sociales también existen diversas técnicas para evitar estafas en Internet. Por ejemplo, configura tus perfiles para que sólo tus contactos puedan acceder a la información que publiques. Igualmente, evita dar datos sobre tu situación financiera u otra información que te convierta en una víctima idónea para un fraude en la red. Y por supuesto no aceptes solicitudes de amistad de personas que no conozcas o que resulten sospechosas.
  • También es muy recomendable configurar controles parentales en los dispositivos que utilizan los peques para que la tecnología sea una herramienta de aprendizaje y juego más segura para toda la familia.

¿Qué hacer si ya he sido estafado?

Los consejos que hemos descrito hasta ahora son muy útiles para evitar caer en engaños en Internet. Pero no son infalibles. Si hemos caído en un fraude online lo primero que hay que hacer es mantener la calma y estar seguros de los pasos que vamos a dar.

El primero de ellos consiste en recabar el mayor número de pruebas que demuestren que hemos sido víctimas de una estafa. Esto incluye desde mensajes de correo electrónico o conversaciones a través de redes sociales. Captura pantallazos de todas estas pruebas de tal forma que, si los estafadores tratan de eliminarlas, puedas seguir demostrando su existencia. También cualquier extracto bancario que pruebe el monto de la cantidad sustraída.

A continuación, es hora de ponerse en contacto con las autoridades policiales. Existen diferentes vías para hacerlo: por teléfono; acudiendo presencialmente a una comisaría; y por último a través de un formulario habilitado en la propia web de la Policía Nacional, donde se puede detallar el tipo de fraude cibernético del que hemos sido víctimas y nuestros datos personales.

Una vez hecha la denuncia es importante no desentenderse del proceso. Pregunta a las autoridades policiales sobre si hay alguna investigación abierta en torno a una estafa en internet similar. De esta manera si se abre un proceso judicial contra sus autores podremos participar como parte afectada e incluso personarnos como acusación a través de un abogado penalista.

Estos que te hemos presentado hoy son solo algunos de los engaños en la red que se producen España. Hay otros que ocurren con menos frecuencia, pero igual de lamentables. Para tu ciberseguridad, tomar precauciones es siempre buena idea.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.