fascia

En varios artículos la fascia, o fascias, se ha descrito como el “nuevo órgano”. En realidad, Leonardo Da Vinci en sus estudios y dibujos de anatomía ya había hablado de este órgano hace 500 años. Entonces, ¿por qué se habla de un nuevo órgano descubierto?

Hablaremos sobre la fascia, sus funciones e importancia a continuación.

¿Qué es la fascia?

que es la fascia

Aunque no hayas estudiado anatomía, más o menos tienes idea de cómo son los músculos y los huesos y cuáles son sus funciones principales. La fascia en cambio es un órgano desconocido para la mayoría de las personas. Para que te hagas una idea de cómo es, piensa en una bolsa que envuelve músculos, huesos y el resto de órgano en tu cuerpo.

La fascia se caracteriza por un color blanquecino, una textura fibrosa muy resistente y elástica.

Por definición, la fascia es una estructura de tejido conjuntivo que recubre todas las estructuras del cuerpo. Se clasifica en diferentes tipos, de acuerdo con el tipo de órgano que recubre.

¿Qué tipos de fascias encontramos en el cuerpo humano?

De acuerdo con el National Center for Biotechnology Information (NCBI) hay cuatro tipos principales de fascias en nuestro cuerpo:

  1. Fascia subcutánea. Es la más superficial y se define también como hipodermis. Es la fascia que conecta la parte más profunda de la piel con los músculos. En esta se ramifican nervios, vasos sanguíneos y linfático.
  2. Fascia profunda. Esta capa también se conoce como fascia muscular y es la que envuelve los músculos, los vasos sanguíneos, los huesos y los nervios.
  3. Fascia visceral. Envuelve los órganos y es la capa más densa. También adquiere nombre específicos según el órgano que recubre. La Pleura, por ejemplo, es la fascia que envuelve los pulmones.
  4. Fascia parietal. Indica el tejido que recubre las paredes de una cavidad en el cuerpo, en la parte externa donde se encuentra la membrana.

La importancia de la fascia está en sus funciones

Entre las funciones principales de las fascias encontramos:

  • Mantener la temperatura corporal. Este es sobre todo el papel de la fascia superficial que contiene células adiposas en su estructura y es algo más espesa que el resto de las fascias en el cuerpo.
  • Separación entre músculos. La separación entre músculo y músculo y entre grupos musculares permite evitar roce entre unos y otros. Además, gracias a la viscosidad de su estructura, la fascia facilita los movimientos.
  • Protección. Todo el cuerpo es envuelto en las fascias que contribuyen al mantenimiento de la forma y protegen varios órganos. Es como una barrera que ayuda a atenuar los impactos y las variaciones de tensión que estos pueden provocar.
  • Suspensión. Contribuye a la fijación de cada órgano permitiendo la movilidad necesaria para un correcto funcionamiento.
  • Curación de heridas. La fascia es constituida por colágeno entre otras sustancias. Gracias a la producción de esta proteína, la fascia facilita la curación de las heridas y su cicatrización.
  • Comunicación. Las terminaciones nerviosas presentes en el tejido fascial permiten comunicaciones sobre el estado de una zona concreta del organismo. Por ejemplo, en caso de cambios debidos a una enfermedad.

Estas son solo algunas de las funciones de la fascia y es posible que muchas queden por descubrir. Pero tan solo por estas se entiende la importancia de este órgano para la salud y el equilibrio.

¿Por qué se habla tanto de este órgano en los últimos años?

Como decíamos en la introducción, la fascia no es un órgano nuevo para la ciencia. Sin embargo, solo recientemente se le ha empezado a dar importancia.

Incluso se descartaba en las clases de anatomía por ser considerado “basura” y molestar en los trabajos de disección.

Por el hecho de no haber recibido la debida atención por parte de la ciencia, hoy día se considera que este órgano puede aportar nueva información sobre la mecánica del movimiento. Además, en la actualidad, se ha dado inicio a varios estudios sobre sus funciones e implicaciones en enfermedades.

A pesar de haber sido el gran olvidado en los estudios sobre el movimiento, sí existen terapias y tratamientos que tienen como enfoque la sanación de las fascias. Algunos ejemplos son el Rolfing, desarrollado en el siglo XX por Ida Rolf y el método de inducción miofascial.

Estas terapias se aplican especialmente sobre atletas y deportistas para mejorar su performance y prevenir lesiones. En las personas mayores los tratamientos para la salud de las fascias tiene como objetivo mejorar la elasticidad que se va perdiendo con la edad, prevenir o tratar dolores de espalda, articulares o relacionados con la mecánica del movimiento.

También algunos famosos como Gwyneth Paltrow se benefician de los tratamientos para la salud de las fascias. Tal vez por esto, se hable tanto de este órgano también en revistas de moda y estilo de vida últimamente.

¿Cómo podemos cuidar y proteger nuestras fascias?

fascias y yoga

El movimiento es clave para mantener nuestras fascias sanas y en forma. Disciplinas como el yoga, por ejemplo, favorecerían la hidratación y permeabilidad de las fascias a través de los estiramientos y relajación.

La alimentación tiene otro rol fundamental para nuestra salud en general y para cuidar nuestras fascias también.

Cuidarnos teniendo en cuenta estos dos elementos es clave para sentirnos bien y prevenir las enfermedades. Además, para mantener nuestras fascias sanas podemos realizar algunas sencillas acciones como:

  • Realizar calentamiento previo a la práctica de deporte.
  • Hacer estiramientos para relajar los músculos y aliviar cualquier tensión creada durante la actividad física.
  • Una correcta hidratación antes, durante y después de la práctica de deporte.
  • Realizar masajes para contribuir a la relajación muscular y mantener la piel hidratada.

¿Conocías los tipos de fascia y sus funciones? Si trabajas frente al ordenador y no tienes tiempo para hacer deporte, aquí te proponemos algunos ejercicios sencillos para empezar a cuidar de tu cuerpo y la salud de tus fascias.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.