fecha caducidad huevos

Todos tenemos en casa algún alimento que utilizamos muy de vez en cuando y puntualmente cuando lo buscamos para añadirlo a alguna receta nos damos cuenta de que ha caducado. Incluso nos lo pensamos dos veces antes de tirarlo, porque igual ni lo hemos abierto. A ese punto nos asaltan las dudas: ¿si tiene buen aspecto aún se podrá aprovechar? ¿podría ser un riesgo para la salud si lo tomamos?

En este vamos a aclarar una vez por todas qué es la fecha de vencimiento en los alimentos, cómo se establece y qué pasa si comemos alimentos caducados.

¿Cómo se establece la fecha de caducidad de los alimentos?

La normativa de referencia que establece la fecha de caducidad de los alimentos en Europa es el reglamento 1169/2011. En el texto de la normativa se indican los criterios que hay que seguir para el etiquetado:

  1. Etiquetado claro y visible.
  2. Información que no induzca a confusiones
  3. Contenido claro y comprensible.
  4. Información sobre fechas en las etiquetas, por ejemplo fecha de congelación o de envasado.

Otras pautas sobre el etiquetado están contenidas en la  Directiva 2000/13/CE.

A nivel nacional, cada estado miembro de la UE tiene que atenerse a las directivas y normas e instituciones como la Aecosan en España vigilan su cumplimiento. Sin embargo, no son estas autoridades las que establecen las fechas de vencimiento de los alimentos.

Quien establece la fecha final de uso de un alimento son los mismos fabricantes. ¿Cómo lo hacen? Pues, depende del tipo de alimento y del tamaño de la empresa.

Normalmente, es más fácil establecer la fecha de caducidad de los alimentos que se descomponen rápidamente bajo la acción de factores como la temperatura, la humedad o la presión, son los llamados productos perecederos. En este caso es posible realizar estudios de su degradación en pocos días y establecer una fecha de caducidad.

Más complicado es el proceso para definir el vencimiento de alimentos de larga duración, puesto que no es rentable esperar años para observar la degradación del producto. Con este tipo de alimentos las empresas más grandes y con recursos pueden optar por realizar ensayos en los que se crean condiciones para acelerar la descomposición o utilizan algoritmos para calcular el período útil del producto. Las empresas más pequeñas en estos casos pueden contar con empresas externas que ofrecen este tipo de asesoría.

Tipos de fecha de caducidad

En los envases de los alimentos que se venden en el supermercado (a excepción de algunos) encontraremos la fecha de caducidad indicada con el mes y el año. Pero no solo los números nos dan la información acerca del alimento, también deberíamos fijarnos en la frase que los precede.

En la Unión Europea la normativa prevé que según el producto el fabricante tiene que informar acerca de:

  • Fecha límite de consumo, es decir, la fecha de caducidad.
  • Fecha de durabilidad mínima, o fecha de consumo preferente.
  • Fecha de procesado, que corresponde al momento en el que se ha realizado el envasado, la congelación, etc.
  • Fecha de consumo una vez abierto el envase.
  • Modo de conservación.

Estas informaciones son importantes para la seguridad del consumidor que tendrá que leer las etiquetas y respetar las indicaciones del fabricante para evitar intoxicaciones alimentarias.

Sin embargo, como demuestran los resultados de un estudio sobre el desperdicio alimentario en España realizado por AECOC cerca del 40% de los españoles no tiene clara la diferencia entre fecha de consumo preferente y fecha de caducidad. Lo que puede representar, por un lado, un riesgo para la salud de los consumidores, por el otro, un desperdicio innecesario de alimentos.

hombre lee fecha de caducidad de alimentos en un supermercado

¿Cuál es la diferencia entre fecha de caducidad y consumo preferente?

Esto es lo que indica la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición sobre estas fechas:

  • La fecha de caducidad indica el momento hasta el cual el alimento puede consumirse de forma segura.
  • La fecha de consumo preferente indica el momento hasta el cual el alimento conserva la calidad prevista.

En otras palabras, el organismo indica que no es seguro, incluso puede ser peligroso, consumir alimentos pasada la fecha de caducidad. Sin embargo, utilizar los alimentos después de su fecha de consumo preferente sí es posible, pero podrían haber perdido algunas de sus características organolépticas (aroma, color, sabor, textura, etc.).

¿Qué podemos hacer si tenemos en casa alimentos a punto de caducar? Para aprovechar la comida que se acerca al límite de su vida útil y está conservada en buenas condiciones podemos congelarla. Es el caso de productos como el pescado, la carne y otros alimentos frescos. Si los congelamos antes de que caduquen, al descongelarlos hay que consumirlos en un período máximo de 24 horas. Para saber más sobre la congelación de los alimentos puedes leer este post.

Conocer la diferencia entre estas dos fechas nos permite ahorrar en nuestras compras y reducir el desperdicio alimentario, un fenómeno que desafortunadamente registra cifras todavía muy altas en España.

Si queremos evitar que nuestra comida termine en la basura podemos poner en práctica algunas acciones sencillas como hacer una limpieza y organización semanal de la nevera antes de hacer la compra y crear nuestros menús semanales utilizando los alimentos que estén a punto de caducar. Y, si eres un amante de la tecnología, quizás te interese conocer las soluciones que ofrece la domótica.

¿Qué productos no tienen fecha de caducidad?

Algunos alimentos como la fruta y la verdura, el pan o la bollería, el vino están exentos de tener que indicar fecha de caducidad o de consumo preferente puesto que su consumo se suele realizar en el plazo de un día y podemos reconocer fácilmente los signos de contaminación por hongos o mohos.

los productos frescos de consumo inmediato están exentos de informar sobre la fecha de caducidad

¿Hay productos que no se vencen nunca?

Quizá sería más correcto preguntarse: ¿existen alimentos de muy larga duración? En este caso la respuesta es sí y se explica con la naturaleza de algunos productos que, o bien poseen características que los hace muy resistentes a factores como la temperatura, la presión, etcétera, o bien no representan un entorno ideal para el crecimiento de las bacterias.

Hablamos por ejemplo de:

  • Sal
  • Azúcar
  • Miel
  • Vinagre
  • Aceite de oliva
  • Legumbres secos
  • Especias

Evidentemente, si queremos alargar la vida útil de estos alimentos es oportuno conservarlos en condiciones óptimas en envases cerrados y ambientes frescos y secos, lejos de los rayos directos del sol.

¿Qué debo hacer cuando me como un alimento vencido?

Lo normal es que un alimento vencido presente características que lo hacen desagradable al olfato y al paladar. Por lo que difícilmente lograríamos comer alimentos caducados. En el caso de que esto ocurra y aparecen síntomas como náusea, dolor de cabeza o diarrea, es recomendable consultar con un médico y tomar nota del alimento caducado que hemos ingerido para ayudar a los profesionales a realizar las pruebas necesarias.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.