Golpe de calor, síntomas y prevención

Con el verano llega el momento de disfrutar de las vacaciones en la playa, en la montaña o en el lugar que más nos guste y también de tener cuidado con la temperatura y sus consecuencias en el cuerpo, como el golpe de calor.

En este post queremos explicarte qué es un golpe de calor, a qué se debe, qué síntomas y consecuencias tiene y cómo actuar.

¿Por qué se producen los golpes de calor?

Un golpe de calor es un trastorno que se produce como consecuencia de la exposición a altas temperaturas o a la realización de una actividad (trabajo o deporte, por ejemplo) a altas temperaturas durante un tiempo prolongado.

La exposición a altas temperaturas supone que nuestro cuerpo pierda, a través del sudor, sales minerales y líquidos.

El golpe de calor, se produce cuando el cuerpo alcanza los 40 grados centígrados y no es capaz de regular la temperatura. Es más frecuente en los mese de verano y lo más importante es identificarlo para poder actuar cuanto antes.

Además, debemos saber que no es lo mismo una insolación que un golpe de calor. La insolación se deriva de una excesiva exposición al sol, que produce también pérdida de sales minerales y líquidos a través del sudor.

Las causas del golpe de calor pueden ser diferentes, por ejemplo:

  • La exposición a un clima húmedo y caluroso durante un periodo prolongado de tiempo.
  • La realización de una actividad que requiere movimiento físico en un ambiente caluroso , por ejemplo, hacer running a las 4 de la tarde en agosto, o de un trabajo, por ejemplo, el que hacen las personas que asfaltan las carreteras.
  • Utilizar demasiada ropa que evita la sudoración normal del cuerpo.
  • Consumir alcohol, que afecta a la capacidad del cuerpo de regular la temperatura.
  • No beber suficiente agua y sufrir una deshidratación.

Síntomas y consecuencias del golpe de calor

Es fundamental saber identificar los síntomas de un golpe de calor porque, sobre todo los que se producen al principio, pueden pasar desapercibidos, confundirse con otra cosa o ser atribuidos a otra causa.

Los síntomas iniciales suelen ser, entre otros, los siguientes:

  • Dolor de cabeza
  • Mareo
  • Náuseas y vómitos
  • Calambres
  • Enrojecimiento de la piel
  • Cansancio

Otros síntomas del golpe de calor a los que es preciso estar atento son los siguientes:

  • La temperatura corporal se eleva a 40 grados o más, para conocerla con exactitud es necesario medirla con un termómetro.
  • La persona puede tener problemas a la hora de hablar, convulsiones, ira o agitación.
  • La respiración se acelera.
  • Los latidos del corazón también son más rápidos y el pulso aumenta.
  • Es posible que se sientan latidos en la cabeza.

¿Cómo actuar en caso de golpe de calor?

Aunque conozcamos los síntomas del golpe de calor es importante acudir a un médico especialista para que nos examine y haga pruebas como:

  • La verificación de la temperatura corporal.
  • La realización de un análisis de sangre para conocer el contenido de sodio y potasio.
  • La realización de un análisis de orina para comprobar el color de la orina y saber si el sistema renal está funcionando correctamente.
  • Radiografías y otras pruebas para poder descartar otros trastornos o enfermedades y hacer un diagnóstico correcto.

Una vez realizado el diagnóstico, el tratamiento del médico se centrará en reducir el calor del cuerpo, y para ello podrá utilizar diversas técnicas:

  • Sumergir a la persona en agua fría. Es una forma sencilla y eficaz para reducir la temperatura. Es importante que se realice la inmersión cuanto antes para evitar lesiones en otros órganos o, incluso, el fallecimiento de la persona.
  • Envolver el cuerpo de la persona en hielo y mantas de enfriamiento. Se puede envolver a la persona en mantas especiales para enfriar el cuerpo y poner compresas frías en cuello, espalda y axilas.
  • Aplicar el enfriamiento por evaporación. Se trata de vaporizar el cuerpo con agua fría y abanicar el cuerpo con aire caliente para que se evapore el agua y se enfríe la piel.

Consejos para prevenir el golpe de calor

prevenir el golpe de calor

Como en todo, la prevención es lo más importante y es necesario tener especial cuidado con niños, personas mayores, enfermos y mujeres embarazadas.

En general, para prevenir un golpe de calor puedes tomar medidas como las siguientes:

  • Hidrátate y bebe agua aunque no tengas sed. Intenta llevar contigo una botella de agua siempre.
  • Come alimentos que contengan agua como las frutas y las verduras para favorecer la hidratación. Por ejemplo, en verano puedes comer sandía, melón o tomates.
  • Evita salir a la calle o hacer deporte durante las horas más calurosas del día, es decir, entre las 12 y las 16 horas.
  • En el caso en que tengas que salir en ese horario procura caminar por la sombra.
  • Utiliza ropa fresca y ligera, que no te apriete.
  • En el caso en que hagas deporte en la calle puedes hacerlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde.
  • Si acudes a algún local (cine, restaurante etc.), busca uno que tenga aire acondicionado.

Prevenir el golpe de calor en niños

Los niños menores de 6 años y los recién nacidos son especialmente vulnerables a los golpes de calor. En el caso de los niños, podemos tomar las siguientes precauciones:

  • Les encanta jugar pero es importante evitar que lo hagan en ambientes muy calurosos. Ayúdales para que jueguen a la sombra y se puedan divertir.
  • La ropa debe ser ligera y transpirable y es importante que utilicen una gorra para proteger la cabeza.
  • Aplícales crema de protección solar elevada y úsala sobre toda su piel, incluso los pies.
  • Cuando estés en casa con los niños y fuera esté dando el sol, cierra las ventanas para conservar la temperatura interior más baja que la exterior y por la noche ventila la casa.
  • Dales de beber agua y frutas que contengan mucha agua como el melón o la sandía.

En el caso de los bebés hay que tener un especial cuidado porque su cuerpo todavía no regula bien la temperatura y hay que hidratarse para evitar que tengan un golpe de calor.

En personas mayores, enfermos y mujeres embarazadas

En el caso de personas mayores, enfermos y mujeres embarazadas se pueden tomar las mismas medidas que se toman con carácter general pero es preciso estar especialmente atentos a los síntomas y consultar con un médico rápidamente en el caso en que se detecte que están sufriendo un golpe de calor.

embarazo y playa

Mascotas y golpes de calor

Nuestras mascotas también pueden sufrir golpes de calor. En el caso de los perros, por ejemplo, los síntomas aparecen cuando el cuerpo supera una temperatura de 42 grados.

Los síntomas suelen ser convulsiones, tambaleos al caminar, vómitos, diarrea o pérdida de conciencia.

Las precauciones que puedes tomar son las siguientes:

  • Haz que tu mascota siempre tenga agua fresca.
  • No dejes a tu mascota encerrada en un lugar caluroso ni en el coche, nunca.
  • Evita que haga ejercicio intenso en verano y en las horas centrales del día.
  • En el caso en que realices un viaje en coche, haz paradas frecuentes para que tu perro pueda descansar y beber agua.

En definitiva, los golpes de calor se pueden evitar siguiendo consejos sencillos como los que te hemos dado, para poder disfrutar del verano y de las vacaciones.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.