ayudas autonomos panaderia

La epidemia del coronavirus está teniendo consecuencias económicas en todo el mundo. También en España. Estos efectos se están haciendo notar en todo tipo de sectores profesionales, incluido el de los autónomos. Para ayudar a este colectivo, desde el Gobierno se han puesto en marcha en los últimos meses diversas iniciativas y programas de ayuda específicos.

En el siguiente post vamos a hacer un repaso a las medidas a las que se pueden acoger los trabajadores por cuenta propia, así como los requisitos y los plazos para acceder a ellas. Una pequeña guía para orientar a los autónomos que necesitan un poco de aire en estos tiempos difíciles.

Ayuda por cese o caída de la actividad

A los pocos días de decretarse el estado de alarma el Gobierno español lanzó un amplio paquete de medidas económicas. Entre ellas figuraba un programa de ayudas para los trabajadores autónomos que viesen afectada su actividad de manera directa por la crisis de la Covid-19.

Los destinatarios de esta ayuda, todavía vigente, se dividen en dos tipos. Por un lado están son los trabajadores por cuenta propia que, por causa de las medidas para contener el virus, se hayan visto obligados a suspender su actividad. Y, por el otro, el de aquellos trabajadores cuya facturación mensual haya caída al menos un 75% en relación los ingresos medios percibidos en los seis meses previos al estado de alarma.

Para aliviar la situación financiera de estos colectivos, el Gobierno decretó una suspensión en el pago de cuotas a la Seguridad Social, vigente hasta el último día del mes en que finalice el estado de alarma. Además, los autónomos que cumplan los requisitos arriba mencionados recibirán una prestación económica calculada según los siguientes criterios:

  • El 70% de la base reguladora del trabajador autónomo.
  • El 70% de la base mínima de cotización si no se alcanza el mínimo de tiempo cotizado.

Aplazamiento de los impuestos

Otra medida tomada en las primeras semanas de la crisis trató de aliviar la carga fiscal a la que están sometidos en España los autónomos. En concreto, el Gobierno decretó una moratoria en el pago de dos de los principales impuestos, estableciendo que los trabajadores por cuenta propia pueden posponer hasta seis meses el pago del IVA (a través del modelo 303) y del IRPF (a través de los modelos 130 y 131).

Esta moratoria por supuesto es voluntaria y cuenta con varias salvedades. Por ejemplo que la deuda generada con el Estado por el aplazamiento de estos impuestos no supere los 30.000 euros y que el periodo máximo para solventarla no ha de superar los seis meses. Además, en las últimas semanas  el Gobierno ha ampliado de tres a cuatro meses el plazo máximo en el que es posible aplazar el pago de estos impuestos sin que se cobren intereses de demora.

Más allá de las ayudas directas y el aplazamiento de impuestos, hay que tener en cuenta que los autónomos con empleados a su cargo que se vean afectados por esta crisis también pueden realizar Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Una manera de aliviar sus finanzas y de mantener los empleos que dependen de su actividad.

Ayudas a los autónomos del sector turístico

A pesar de que la Covid-19 ha afectado a casi cualquier actividad económica de nuestro país, algunos sectores han sufrido un impacto especialmente severo. Este es el caso, por ejemplo, del turismo y todas sus actividades asociadas.

La limitación a la movilidad entre territorios y el cierre de fronteras ha supuesto un duro golpe para uno de los motores de la economía española. Por ello a este sector se dirigieron desde un primer momento medidas de apoyo concretas, con el objetivo de evitar un cierre masivo de negocios y la pérdida de un gran número de empleos.

Ya en marzo el Gobierno aprobó una ampliación de las ayudas mediante créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que se impulsaron con motivo de la quiebra del grupo turístico Tomas Cook. El Ejecutivo destinó 200 millones de euros adicionales a esta línea de crédito, ampliándola a todo tipo de trabajadores autónomos cuya actividad esté relacionada con el turismo.

Según especificó el ICO, cada profesional puede optar a un crédito máximo de 500.000 euros al año, con un plazo de amortización de 4 años y una carencia máxima de un año. El objetivo último de estas ayudas es aumentar la liquidez en un periodo en el que, en muchos casos, los ingresos prácticamente se han congelado.

Ayudas a la cultura y su digitalización

También la cultura ha sufrido un fuerte varapalo en los últimos meses. De hecho, en la primera fase de la pandemia desde este sector se criticó la falta de ayudas concretas dirigidas a empresas y trabajadores culturales.

Finalmente el Gobierno de Pedro Sánchez aprobó a comienzos de junio un paquete específico destinado a aumentar la oferta de contenidos digitales culturales en internet, además de ofrecer ayudas para la modernización de las industrias culturales.

Aunque todavía existen algunas dudas sobre los requisitos y el procedimiento para solicitarlas, sí se sabe que la administración va a destinar 1.94 millones de euros a estas subvenciones. Las ayudas están dirigidas tanto a trabajadores por cuenta propia como a microempresas interesadas en invertir en proyectos tecnológicos que faciliten el consumo cultural de manera telemática.

Otras ayudas a nivel autonómico y municipal

En este artículo hemos repasado las ayudas a autónomo impulsadas por el Gobierno central. Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de Comunidades Autónomas y muchos ayuntamientos están aprobando medidas propias de apoyo a este colectivo. Por tanto, recomendamos consultar las fuentes oficiales de las administraciones donde residamos.

Compartir: