mujer toma infusión mirando la lluvia desde la ventana.

El invierno es sinónimo de frío y de días más cortos, estos elementos juntos pueden ser desmotivadores para los amantes del calor y del verano. ¿Es posible sobrellevar este período del año con una actitud más positiva? La solución según los daneses está en el hygge.

Si no tienes claro de qué se trata, ¡sigue leyendo! En este post te explicamos qué es el hygge y cómo te ayuda a vivir con actitud más positiva y disfrutar incluso los días más rígidos del año.

¿Qué significa hygge?

rincón de la casa acogedor con decoración hygge

La palabra hygge se utiliza tanto en Dinamarca como en Noruega. La traducción en español sería algo como “dar coraje, felicidad, confort”. Si quieres saber cómo se pronuncia escucha aquí.

Pero, han sido sobre todo los daneses quienes han llenado el término hygge de significado. En efecto, en Dinamarca hygge es un estilo de vida, una filosofía. En este país, la definición de hygge adquiere un significado más amplio y se considera como el arte de crear momentos de intimidad, ya sea para uno mismo, con amigos o en casa.

En Dinamarca hygge se utiliza incluso para describir un estado de ánimo o como prefijo en ciertas palabras para describir cosas que son como hygge. Unos pantalones cómodos, por ejemplo, serán Hyggebukser, es decir, pantalones hygge.

¿En qué consiste exactamente el hygge? Hemos intentado encontrar una respuesta y la verdad es que no existe una sola definición del hygge y, probablemente, es más fácil experimentarlo que describirlo. Quizá has vivido tú también ese momento en el que afuera llueve y mientras estás cómodamente en tu sofá leyendo un libro y tomando una infusión calentita… Pues, eso es un perfecto ejemplo de la filosofía hygge.

En definitiva, la idea es vivir el momento presente, posiblemente en compañía de nuestros seres queridos. Pero, más allá de estar presentes, los daneses insisten sobre la importancia de disfrutar de las pequeñas cosas del día a día.

¿Por qué esta filosofía se ha convertido en una moda?

El estilo de vida cálido y acogedor que promueve el hygge está presente en la cultura danesa ya desde principios del 1800, que es cuando la palabra aparece en el idioma escrito por primera vez.

Es probable que la idea de buscar la felicidad en las pequeñas cosas que nos hacen estar bien haya nacido de la necesidad de los daneses de sobrevivir a los días tan oscuros, al frío y a la monotonía del invierno. La filosofía hygge ayuda a romper la rutina y encontrar momentos para celebrar y disfrutar de la vida con gestos tan sencillos como encender una vela o prepararnos una taza de chocolate caliente.

Sin embargo, el hygge ya no es exclusivo de los países escandinavos. El porqué podemos imaginarlo. En la sociedad actual cada vez más personas se preocupan por su bienestar y son conscientes de que la felicidad es un factor clave para sentirse bien. La reducción del estrés, por otro lado, es un elemento que ayuda a vivir mejor y prevenir enfermedades.

Considerado que ya otras filosofías que fomentan el bienestar, desde el Ikigai hasta el Yoga, se han hecho muy populares, ¿cómo no se iba a poner de moda el hygge?

De todos modos, hay que destacar un aspecto del hygge que lo diferencia de otras filosofías y estilos de vida sanos. El caso es que este concepto parece ser especialmente indicado para sobrellevar el período más frío del año.

Otro aspecto interesante del hygge que ha contribuido a su popularidad es que promueve hábitos saludables como desconectar de las pantallas y optar por otras actividades como la lectura de un libro o pasar tiempo en casa con familiares y amigos.

Si este concepto te empieza a sonar interesante y te apetece pasar un invierno más “hygge”, a continuación, te damos algunas ideas para crear ese rincón acogedor en tu casa donde disfrutar cada día de un momento de bienestar.

El bienestar al estilo hygge empieza en tu hogar

Manos de mujer sujetan varias mantas para crear un ambiente cálido al estilo hygge

¿Quieres tener más momentos hygge en tu día a día? La buena noticia es que para seguir el estilo de vida hygge no necesitas comprar nada. Según la escritora de origen danés Laura Byager, es todo lo contrario: en cuanto se utiliza esta filosofía para vender cosas, pierde su significado.

De hecho, no encontrarás mobiliario o alimentos hygge, ni siquiera existe una guía para aprender a vivir según esta filosofía (aunque sí hay varios libros que la describen). El hygge es algo que todos podemos practicar simplemente viviendo el presente y disfrutándolo.

Eso sí, puedes convertir tu hogar en un lugar acogedor para ti y para tu familia con algunos simples gestos para facilitar la creación de estos momentos en la cotidianidad. En este sentido, puedes aprovechar los principios del feng shui que te ayuda a crear equilibrio en el hogar. Pero nada que implique el esfuerzo de sacar todo lo que tienes en tus armarios y deshacerte de lo que no te provoca esa chispa de alegría de la que nos habla Mari Kondo en su método.

El objetivo con el hygge es crear un rincón agradable y confortable en el que puedas relajarte mientras disfrutas de actividades como leer, escuchar música o hacer manualidades para Navidad con tus hijos, por ejemplo.

Para facilitarte la tarea te proponemos algunos trucos para conseguir que en tu hogar reine esta sensación de bienestar:

  • Aprovecha la luz natural: La luminosidad es uno de los elementos más valorados por el hygge, probablemente porque en los países nórdicos escasea. Deja que los rayos del sol traigan luz en tu hogar, opta por cortinas finas y de colores naturales en las ventanas e intenta crear tu rincón de relax en una zona luminosa de la casa.
  • Colores naturales: La sencillez está a la base de esta filosofía danesa y los colores neutros ayudan a transmitir esta sensación. En la medida de lo posible, escoge objetos, muebles y tejidos claros y materiales naturales. Si buscas inspiración, te sugerimos estos blogs.
  • Crea la atmósfera: Deja una mantita siempre a mano en el rincón de relax que has elegido para tus momentos hygge. Enciende una velas cuando se hace oscuro y apaga las lámparas con luces frías que poco tienen que ver con un ambiente acogedor.

Hacer pequeños ajustes en el hogar no te costará mucho trabajo y puede ser el punto de partida para introducir un poco más de confort en tu vida. Sobre todo, puede ser una buena idea ahora que muchas personas están obligadas a trabajar desde casa y tener un rincón solo para el relax se ha vuelto primordial.

Ahora que estás más familiarizado con la filosofía hygge, solo tienes que encontrar esas pequeñas cosas que te dan felicidad y practicarlas en tu rutina diaria. Una taza de infusión calentita, leer un libro sentado en tu sofá, encender unas velas… Cuéntanos, ¿cuál es tu momento hygge?

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.