desgravar en tu declaración de la renta

Por extraño que nos parezca, la declaración de la renta puede rentabilizarse. Antes de decirle que sí al borrador sin pensárselo, hay que realizarle una exhaustiva revisión teniendo en cuenta los factores que desgravan. Para ello es imprescindible que leas con detenimiento las ideas que vamos a darte. Hay que ver si son aplicables en tu caso y rehacer el borrador en el caso en el que aplique. Quizás, después de todo ello, todavía puedas desgravar en tu declaración de la renta. O tal vez recibir una devolución más generosa, en el caso de que el resultado sea beneficioso para ti.

Desgravar en tu declaración de la renta: ¿Qué hay que tener en cuenta?

Un clásico de las desgravaciones fiscales son los planes de pensiones. A pesar de la reforma que entró en 2005, que cambió los límites establecidos hasta el momento a un máximo de 8.000, la reducción sigue siendo notoria. En el caso de haber comprado una vivienda antes del 2013 podrás desgravar en tu declaración de la renta. ¿Qué porcentaje? Hasta un 15% de las cantidades que se abonaron para el pago del inmueble. Contrariamente, lo que sí que desgrava ahora es vivir de alquiler. Te puedes llegar a deducir hasta un 10,5%, siempre en función del salario.

Si eres propietario y alquilas una segunda vivienda, decláralo y lo podrás desgravar en tu declaración de la renta. Todos los gastos que vienen con el arrendamiento, suman. Además, si le alquilas a menores de entre dieciocho y treinta años con ingresos superiores a 7.455,14 anuales, quedas libre de tributar. En el caso de ingresar menos de 22.000 euros anuales es imprescindible que presentes tu declaración. A veces te devuelven el importe íntegro.

Otros factores a contemplar

Hacerla conjuntamente con tu pareja también te permitirá desgravar en tu declaración de la renta. Existe un importante descuento por ley. Es muy conveniente cuando uno de los dos miembros gana poco o no dispone de ingresos. En el caso de tener hijos, hay que declararlo, ya que también desgrava. También se aplica en la situación de tener abuelos viviendo en casa, o en el caso de los abuelos, tener nietos, también viviendo en casa y que dependan de ellos.

En la situación en que tu familia sea monoparental, debes incluir a tu hijo o hijos en la declaración para obtener la pertinente reducción. Asimismo, también desgrava el hecho de tener que irse a vivir a otro lugar para trabajar después de haber estado inscrito en el paro (se tiene en cuenta si se va a 50 kilómetros o más lejos del municipio propio).

Los clásicos y las nuevas alternativas

Por supuesto, cabe mencionar que las donaciones a fundaciones, ONG’s, para la iglesia, sindicatos, colegios, partidos políticos, proyectos sociales u otras organizaciones sin ánimo de lucro desgravan notoriamente, especialmente para las personas que ingresan sumas elevadas. Apostar por una empresa nueva también es una opción. Invertir en empresas que están naciendo es como contribuir con un micromecenazgo a través del cual se puede obtener una importante deducción. Esperamos que estos consejos te hayan ayudado y consigas una reducción en tu aportación al estado.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.