Ikigai, el secreto para una vida feliz

El secreto no es la alimentación saludable, no es la práctica de ejercicio físico, ni la meditación. Según los japoneses, la clave de la felicidad se encuentra en alcanzar el estado de Flow, o ikigai. Este concepto que podría resultar nuevo para muchos en occidente es en realidad uno de los pilares de la cultura nipona, que le ha permitido enfrentar y superar crisis y catástrofes de todo tipo a lo largo de su historia. En este post te explicamos qué es y cómo puedes aplicar el ikigai en tu vida cotidiana para ser más feliz y sentirte mejor.

¿Qué significa ikigai?

No existe una traducción literal de la palabra ikigai, compuesta por iki, “vida”, y gai, ”lo que vale la pena, que tiene valor”.

En la sociedad occidental se utiliza un conjunto de cuatro cualidades que ayudan a comprender y poner en práctica esta filosofía:

  • Lo que amas
  • Para lo que eres bueno
  • Por lo que te pueden pagar
  • Lo que necesitas

Ikigai se puede traducir, también, como el estado de Flow, un concepto desarrollado por la psicología positiva en 1975. El flujo, o “Flow”, coincide con el estado de completa concentración y enfoque en una tarea.

Desde esta perspectiva, el método ikigai consistiría en desarrollar todo nuestro talento para cumplir nuestros propósitos.

¿Cómo encuentro mi ikigai?

¿Alguna vez has sentido esa sensación de inmersión total en alguna actividad? Estás viviendo en el presente, no te enteras de las horas que pasan y estás disfrutando de lo que estás haciendo, sin pensar en el pasado o preocuparte del futuro.

Toma conciencia de esos momentos en tu vida porque es muy probable que esa actividad represente tu ikigai, tu razón de vida.

Podrías descubrir tu ikigai incluso mientras desempeñas actividades que no te gustan o no te hacen feliz. Si no disfrutas de tu trabajo, por ejemplo, intenta reflexionar y percibir si en tu rutina hay algún pensamiento recurrente.

Un determinado deporte, pintar, cantar tocar un instrumento, cocinar, cuidar de tu familia, leer… Si hay una actividad que te llama la atención, pero no tienes tiempo para experimentarla o explorarla mejor, deberías darle una oportunidad. Podría ser tu ikigai: la razón que te hace levantar de la cama cada día. Este es el secreto de la felicidad para los japoneses.

De la misma forma lo define Dan Buettner, escritor para el National Geographic, que estudia las poblaciones más longevas del mundo para descubrir sus secretos y reunirlos en un único plan para una vida larga y saludable.

En sus investigaciones realizadas en un pequeño pueblo en la provincia de Okinawa, que cuenta con las población más longeva de Japón y del mundo, Buettner ha encontrado que ahí todas las personas centenarias tienen en común el mismo ikigai: mantenerse activos.

Estas personas, no obstante la edad, no han dejado de realizar las actividades que aman. Lo que más llama la atención es que en esta sociedad no existe el concepto de jubilación.

En este vídeo puedes descubrir más detalles sobre las investigaciones de Dan Buettner y su proyecto “Blue zones” para una vida más longeva, feliz y saludable.

Si por un lado es importante detenerse sobre las actividades que nos gustan, también es importante mantener una actitud positiva frente a la vida. La búsqueda del ikigai no es fácil y a veces hay que hacer un gran trabajo a nivel personal para poder vivir una vida feliz.

Estos elementos te alejan de tu ikigai

Si te acercas por primera vez a este concepto es muy probable que todo lo que has leído hasta aquí te resulte fascinante, pero aún no logras visualizar tu ikigai. No te preocupes, es absolutamente normal.

A no ser que ya practiques alguna técnica de meditación o disciplinas que facilitan el autoconocimiento, descubrir el sentido de tu existencia y experimentar el estado de Flow es algo que podría llevarte tiempo.

Eso es porqué el ikigai es algo más que la felicidad del momento. Es la felicidad de vivir en si, que te permite invertir tus energías en el presente, sin sufrir por las cosas del pasado o preocuparte por el futuro.

Otra forma de descubrirlo es a través del análisis de tus acciones. Observar, tratar de entender y dejar fluir lo que pasa cada día te acerca más al estado de Flow, condición indispensable para encontrar el ikigai.

Como hemos anticipado, el camino no es fácil y existen muchos elementos en nuestro día a día que podrían estar frenando o interrumpiendo tu estado de Flow:

  • El miedo al fracaso, que limita la visualización del futuro y sofoca la motivación.
  • Fijarse en pensamientos negativos.
  • La procrastinación y la apatía.
  • Ponerse objetivos poco específicos o demasiado abstractos en diferentes ámbitos.
  • Realizar varias tareas simultáneamente, lo que te hace gastar mucha energía y te impide disfrutar de lo que haces.
  • La inseguridad desde varios puntos de vista: a nivel personal, de cara al futuro, por vivir en un determinado lugar.

Integrar en tu rutina determinadas acciones y hábitos, en cambio, te permite encontrar el sentido de tu existencia. Te proponemos algunos ejemplos que puedes poner en práctica hoy mismo:

  1. Tratar de realizar una tarea a la vez y centrarte mientras la llevas a cabo. Este ejercicio también está contemplado por el mindfulness y ayuda a restablecer el equilibrio psicofísico y gestionar el estrés.
  2. Intentar ver las tareas del cada día desde una perspectiva lúdica y disfrutar de las pequeñas cosas.
  3. Aprender a dividir el trabajo y cualquier actividad en pequeñas tareas. Te ayuda a evitar el agobio y el estrés.
  4. Darse la oportunidad de probar nuevos hobbies.
  5. Dedicar diez minutos al día para uno mismo, ya sea para los cuidados personales, un pasatiempo o simplemente para cerrar los ojos y sentir que estás respirando.

Tienes varias opciones para deshacerte de las preocupaciones en tu día a día. Proteger tu vida y tu familia con un seguro de salud, por ejemplo, te permite aliviar el cargo de responsabilidades y mantener una actitud más optimista de cara al futuro.

Según los japoneses, todos tenemos un motivo para existir y coincide con nuestro ikigai. Si crees que ya has identificado cuál es tu ikigai, estás de suerte. Ser consciente de tu propio ikigai te ayuda a gozar de una vida más saludable y feliz. Además, representaría el secreto para vivir por más tiempo.

¿Qué opinas acerca del ikigai? ¿Crees que podrías aplicar esta filosofía en tu rutina?

IKIGAI, EL SECRETO PARA UNA VIDA FELIZ
5 (100%) 5 votes

Compartir: