dentista enseñando proceso implante dental

¿Quieres tener una sonrisa bonita pero tienes miedo a ponerte implantes dentales? En este post queremos que descubras los mitos y las verdades sobre los implantes dentales para que te decidas a sonreír sin complejos. ¡Sigue leyendo!

Los implantes dentales son una excelente forma de restaurar piezas dentales perdidas, dan un aspecto completamente natural y pueden llegar a durar unos 15 años.

Los implantes dentales pueden ser la solución adecuada para ti si:

  • Te falta algún diente.
  • Tu mandíbula ya está completamente formada.
  • Los huesos de tu mandíbula son fuertes y están sanos.
  • No padeces enfermedades que puedan afectar a la sanación del hueso.
  • No puedes o no quieres utilizar una dentadura postiza.
  • Tienes la voluntad de comprometerte con el proceso para la colocación de los implantes dentales.
  • No fumas tabaco.

Puede ocurrir que tu mandíbula no sea lo bastante gruesa como para colocar un implante. En este caso puede que necesites un injerto óseo que te tendrán que colocar antes de la cirugía del implante.

Los injertos óseos pueden ser naturales (de otra parte del cuerpo) o sintéticos. Esto últimos, hechos con un material que pueda servir de soporte para el desarrollo del hueso.

¿Qué es un implante dental y cómo se coloca?

Un implante dental es un elemento de metal que se coloca de forma quirúrgica en los huesos de la mandíbula, debajo de las encías. Una vez implantados, el dentista coloca una corona hecha a medida o puente fijo que reemplazará a la pieza dental perdida.

Una vez terminada la intervención se espera un tiempo para que la pieza se integre con el hueso de la mandíbula y con la encía. En algunos casos, las prótesis dentales que son removibles resultan incómodas y producen irritación. Por lo que los implantes pueden ser la solución adecuada.

Es importante reemplazar las piezas dentales que se pierden porque la pérdida de un diente puede ir seguida de la pérdida de hueso en la mandíbula y esto puede causar problemas más serios.

Para colocar el implante el dentista tendrá que hacer primero una serie de radiografías para comprobar el estado de la boca del paciente. A continuación, utilizará anestesia local para colocar la pieza metálica y la corona.

imagen de una radiografía panorámica antes del implante dental

11 mitos sobre los implantes dentales y su explicación

Tener una sonrisa bonita no es tan complicado ni tan doloroso como imaginas. Te contamos los mitos de los implantes dentales a continuación:

  1. Los implantes dentales son para personas mayores. La mandíbula puede estar totalmente formada a los 20 años. Desde ese momento se pueden utilizar implantes dentales. Puede ocurrir, por ejemplo, que una persona joven se rompa un diente y necesite un implante.
  2. El procedimiento es doloroso. La colocación de un implante dental puede producir incomodidad, pero con la anestesia local y la sedación nitrosa no se siente dolor. En el caso de personas que tienen un miedo especial a estos procedimientos se pueden utilizar otros métodos de sedación dental.
  3. El implante dental no queda natural y se nota. Los implantes dentales han evolucionado mucho y actualmente los pacientes se sorprenden porque no se nota la diferencia con los dientes naturales. Seguramente, las personas que te vean con los implantes no los notarán salvo que se lo digas. Lo que se hace es comparar el implante dental con los dientes naturales del paciente para que sean lo más parecidos posible. Lo que sí puede ocurrir es que tus dientes naturales cambien de color con el tiempo porque se manchen y el implante esté más blanco.
  4. La recuperación es larga. Como todo, el tiempo es relativo. Muchas personas han vivido durante meses o años con una sonrisa que no era bonita o con dolor en los dientes, por lo que una recuperación de entre 2 y 6 meses puede no ser tan larga. El tiempo de recuperación dependerá de lo que tarde la raíz del implante en unirse con el hueso de la mandíbula y con la encía.
  5. Los implantes dentales requieren muchos cuidados. Cuidar y mantener un implante dental en buenas condiciones es tan fácil como cepillarse los dientes al menos tres veces al día, utilizar hilo dental tres veces al día, hacerse una limpieza dental y revisiones una vez al año.
  6. Un implante dental es caro. Es cierto que un implante dental puede parecer caro pero hay que tener en cuenta que tiene una duración bastante larga de entre 10 y 15 años. Para que te hagas una idea un puente puede durar unos 7 o 10 años. Lo que es importante es cuidar los implantes para que duren lo máximo posible
  7. Cuando llevas implantes dentales no puedes comer de todo. Una de las preocupaciones más frecuentes de las personas que se plantean colocarse implantes dentales es qué puedo comer después de un implante dental. Es cierto que tras la intervención quirúrgica para colocar los implantes vas a tener que cuidar lo que comes hasta que se cure el área de la boca afectada. En el momento en que el dentista te lo diga podrás comer lo que quieras.
  8. Los implantes dentales duelen. Como decíamos antes, el procedimiento para su colocación no es doloroso porque se utiliza anestesia. Llevar implantes tampoco es doloroso, puede que los primeros días tras la intervención sientas una molestia que se calmará con analgésicos.
  9. Los implantes dentales no son seguros. Lo cierto es que los implantes dentales se llevan utilizando desde hace más de 40 años, lo que es un dato totalmente indicativo de la seguridad del procedimiento.
  10. Solo un especialista los puede colocar. Realmente cualquier dentista puede colocar implantes dentales pero es mejor acudir a un profesional con experiencia y formación para realizar el procedimiento con éxito.
  11. No cualquier persona puede tener implantes dentales. En general, una persona con una boca sana puede utilizar implantes dentales. Pero existen determinados casos en los que el tejido óseo de la boca no es fuerte, en los que se pueden elegir otros procedimientos más adecuados.

Tal y como has visto la colocación de implantes dentales no es tan complicada como puede parecer. Se trata de tener paciencia y ver que se trata de una inversión de tiempo para tener una dentadura sana y bonita.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.