Comida en 3D

Parece algo sacado de una película futurista de ciencia ficción pero la impresora de comida en 3D es una realidad más extendida de lo que crees.

Evolución de la impresión 3D

De todos es sabido que la impresión 3D está en auge. Las impresoras 3D  comenzaron como algo extremadamente caro y ahora  se han reducido su tamaño y precio, lo que las hace más accesibles. Este tipo de tecnología se ha usado en varios sectores, como la decoración y la arquitectura. En otros ha supuesto avances, como en el de la medicina, donde se ha usado, por ejemplo, para desarrollar prótesis personalizadas. Era cuestión de tiempo que entrara en el mundo de la alimentación.

Food Ink. El primer restaurante con impresora de comida en 3D

A finales de 2016 abrió sus puertas en Londres el restaurante Food Ink. Fue el primer restaurante en ofrecer al público platos impresos en una impresora de comida en 3D.

Pero no solo la comida estaba impresa en 3D, sino que también los cubiertos, platos, sillas y algún que otro accesorio más estaban creados con esa tecnología.

Apoyándose en la impresión 3D y con la ayuda de varios chefs de prestigio, crearon platos usando humus, quesos, pastas y chocolate entre otros. Tienen platos con forma de piezas de tetris, queso dispuesto en el plato imitando un circuito impreso o una guarnición de salsa que parece una raspa de pescado.

En los postres, el uso del chocolate en la impresora de comida en 3D da mucho juego y nos encontramos con dulces laberintos construidos con cacao.

Modelos de impresora de comida en 3D

Foodini

Esta desarrollada por la empresa española Natural Machines. Aunque aún no está disponible para la venta al público, algún establecimiento ya ha podido usarla para sus creaciones. De hecho Food Ink abrió un restaurante popup en Lleida y sus chefs usaron esta impresora.

Es muy avanzada ya que entre sus creaciones podemos ver que no le hace ascos a muchos ingredientes que parecían vetados para la impresión de comida 3D, como la carne.

Una de las ventajas de Foodini es que usa cápsulas vacías de acero inoxidable, lo que permite al que la usa experimentar con nuevos sabores. Esto, añadido a sus diferentes boquillas, hace que se puedan usar desde salsas a masa de pan, pasando por trozos de frutos secos.

Bocusini

Esta impresora de comida en 3D está especializada en postres y los resultados son impresionantes. Podemos comprobar su calidad en el detalle de sus figuras de mazapán.

La principal pega de Bocusini es que usa un sistema de jeringa. Estas jeringas se rellenan con los recambios que te proporciona el fabricante. Solo están disponibles con dos materiales: mazapán y chocolate.

Focus 3D Foodprinter

La empresa ByFlow nos trae esta maravilla técnica. Es ligera, versátil y sobretodo ya está disponible para comprar.

Con su tecnología puede imprimir alimentos de varias densidades. Imprime carne sin problemas por lo que es una impresora multipropósito muy interesante. Realiza trabajos complejos con queso de cabra e, incluso, con alimentos más livianos como merengue y las salsas.

Candy 3D

Como su nombre indica es la especializada en repostería y dulces. Mucho más versátil que la Bocusini ya que puedes usar los ingredientes que quieras. Hoy en día hay razones de sobra para hacer tu propia repostería y Candy 3D te lo pone más fácil. Es una gozada decorar pastas, pasteles, hacer formas con el frosting, gominolas, ¡incluso hacer galletas con formas divertidas!

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.