India en 25 días

¡Hola! Soy David, instagramer de viajes en @themisterworld. Esta es mi inolvidable experiencia en la India. ¡Acompáñame!

Empecemos recordando que la India es un país inacabable. Hay muchas rutas posibles, todas ellas preciosas. Es por eso que incluso se hace difícil escoger.

Aunque mis amigos y yo entendemos los viajes de forma similar, tuvimos dificultad en diseñar una ruta adecuada. Nuestra intención era definir ciertas zonas de visita obligada, comprar algunos vuelos internos – cosa que te obliga a estar en un lugar concreto un día concreto – y dejar el resto esbozado para tener mucha flexibilidad. ¡Vacunas, visado, seguro, hacer la maleta y a volar!

Nueva Delhi

Llegamos a Nueva Delhi el día 18 de agosto. Es la ciudad más caótica que he visto en mi vida. Y creedme, es algo que descubres en el instante en el que pones tus pies en sus sofocantes calles. Personalmente, no es algo que considere negativo. Tiene su encanto. El tráfico avanza de forma casi mágica por sus abarrotadas avenidas a base de alarmantes pitos. Las calles están sucias y transitadas por vacas y perros. Incluso puedes encontrar monos en los parques.

India en 25 días: Delhi

@themisterworld

Tras el ruido de la calle, encontramos gente tranquila y con escasos recursos. Muchos de ellos durmiendo en la calle. Otra cosa que impacta es la ausencia de turistas. La mirada curiosa y los saludos de la gente local es algo que no esperaba. Visitamos un poco el centro de la ciudad y Old Delhi, un lugar un poco sombrío pero auténtico. Es muy recomendable hacerse con una tarjeta SIM en el inicio del viaje, cuesta poco y es de gran utilidad en muchos trámites.

Agra

La mañana siguiente nos dirigimos en taxi a Agra. No es una ciudad muy bonita pero esconde una de las siete maravillas modernas, el Taj Mahal. Frente a la entrada del Taj Mahal, podéis tomar tres decisiones.

India en 25 días: Taj Mahal

@themisterworld

  1. Entrar y ver una de las construcciones más bonitas jamás construidas. Una sabia decisión, por supuesto.
  2. Tirar a la derecha y caminar 5 minutos. Llegaréis al río Yamuna, donde, por muy poco dinero, una pequeña balsa os dará una vuelta y podréis sacar unas fotos increíbles del Taj Mahal.
  3. Y, en último lugar, podéis ir a la izquierda y adentraros en los callejones para ver la realidad en Agra. Allá fue donde unos niños, ilusionados al vernos, nos contagiaron con su amplia sonrisa. Fue una experiencia fantástica.

Rajastán

Jaipur

Abandonamos Agra en un tren sorprendentemente cómodo en dirección a Jaipur, la capital del Rajastán. La ciudad rosa – así es como la llaman – tiene sitios espectaculares. Uno de ellos es el fuerte Amber, a unos 10km. Se trata de un valle rocoso delimitado por montañas que sirvieron de defensa contra las incursiones mogolas que procedían de Delhi. Tampoco os podéis perder el Hawa Mahal, un palacio urbano con más de mil ventanas.

India en 25 días: fuerte de Amber

@themisterworld

Siguiendo a un ritmo trepidante, abandonamos Jaipur en autobús hacia Ajmer. Una vez allá, estuvimos regateando con varios taxistas para que nos llevaran a Pushkar. Un consejo, intentad ahorraros regatear de noche, los precios son mucho más rígidos.

Pushkar

Belleza es la etiqueta que mejor define la pequeña población de Pushkar. Famosa por su pintoresco lago, es un sitio sagrado donde no se puede comer carne ni pescado. Tampoco alcohol. Es un sitio muy relajante teniendo en cuenta lo caótica que es la India. Es el primer lugar donde nos paramos unos días a descansar. Incluso nos atrevimos a alquilar motos durante nuestra estancia, cosa que nos permitió visitar los alrededores. Destacar la ilusión de los niños en zonas poco turísticas y poder conocer a Aloo Baba, un anciano que hace 45 años que sólo come patatas y da consejos a todo aquel que lo solicite.

Ah sí, también nos atrapó una tormenta monzónica mientras íbamos en moto al atardecer. Lo divertido es que se nos estropeó una de las motos en plena tormenta y en medio de la nada, a oscuras. Tuvimos que remolcarla con otra moto un par de kilómetros. La gente, resguardada de la lluvia, miraba con perplejidad el espectáculo. Todo junto, una experiencia única, sin duda.

India en 25 días: Pushkar

@themisterworld

También quiero contar que en mi último día en Pushkar tuve problemas estomacales. Por suerte fueron leves y con descanso y una buena hidratación se solucionaron en unas 12 horas. Recordad que es obligatorio beber agua embotellada y lavarse las manos antes de comer. Aun así, es difícil evitar algún que otro problema gastrointestinal.

Jaisalmer

La siguiente parada fue Jaisalmer, donde llegamos después de 12 horas de tren. Era de madrugada pero por surte pudimos entrar en nuestro hostal sin ningún problema. Estuvimos recorriendo la ciudad y sus alrededores en moto. Nuestra última noche en Jaisalmer decidimos que fuera especial. Pasamos una noche en el desierto del Thar. Fue algo que no olvidaré en mi vida. Nunca había visto con mis propios ojos tal cantidad de estrellas. Precioso.

India en 25 días: desierto del Thar

@themisterworld

Jodhpur

A continuación nos dirigimos a Jodhpur en tren. Es la segunda ciudad más grande del Rajastán. Muchas de sus casas están pintadas de color azul para ahuyentar el calor y los mosquitos. Es por eso que se la conoce como la ciudad azul. Así, cerramos el círculo de colores después de visitar la ciudad rosa (Jaipur) y la ciudad dorada (Jaisalmer). Visitamos el fuerte de Mehrangarh y unas piscinas en el centro de la ciudad donde puedes saltar al agua desde un templo.

India en 25 días: fuerte de Mehrangarh

@themisterworld

Benarés

Abandonamos el Rajastán rumbo a la ciudad más sagrada de la India, Benarés. Este trayecto lo hicimos en avión. Al llegar al aeropuerto de Benarés hicimos autostop para llegar al centro de la ciudad. Tuvimos suerte porque los cuatro pudimos viajar en el mismo coche. Benarés tiene un tráfico infernal. Una vez superas las calles transitadas te adentras en sus encantadores callejones. Pasamos buenos días en la ciudad. Todo gira alrededor del Ganges, el río más sagrado del mundo. Todos lo disfrutan, sin ningún temor a la contaminación, cosa que echa para atrás a muchos turistas.

India en 25 días: río Ganges (Benarés)

@themisterworld

Según el hinduismo, todo aquel que muera en Benarés (o a menos de sesenta kilómetros de la ciudad), queda liberado del ciclo de las reencarnaciones. Los baños en el río Ganges se consideran purificadores de los pecados. Según la tradición, todo hinduista debe visitarla al menos una vez en la vida. Yo me bañé. Eso sí, después ducha obligada. Por la tarde visitamos los crematorios y fuimos a las ceremonias. Es un lugar en el que por razones obvias hay que ser muy respetuoso. Se respira pura emoción.

Indía en 25 días: ceremonia en Benarés

@themisterworld

Sarnath

También visitamos el pueblo de Sarnath. Esta localidad está llena de templos de todo tipo: budistas, tibetanos, hindúes, japoneses, etc. Es una de las cuatro ciudades santas del budismo por ser el lugar donde, por primera vez, Buda predicó el budismo a sus discípulos.

La anécdota divertida tuvo lugar en la Universidad de Benarés. Fuimos a dar una vuelta por su inmenso campus y sin saber muy bien cómo, acabamos en clase de lengua castellana respondiendo preguntas a unos simpáticos e intrigados alumnos. Gracias al profesor Fernando por esa experiencia ツ.

India en 25 días: Universidad de Benarés

@themisterworld

Goa

Después de recorrer el Rajastán y Benarés volamos a Goa, mucho más al sur. Es curioso ver cómo cambia un país de una zona a otra. El paisaje, el clima, la gente… todo. Nada más llegar nos encontramos con un paisaje exótico y calma, mucha calma. La tranquilidad y el silencio es algo que olvidas paseando por las calles de Benarés. Viene bien un poco de playa para el último tramo de viaje.

India en 25 días: Goa

@themisterworld

Llegamos a Anjuna de madrugada, otra vez. Por suerte, también pudimos conseguir una habitación en el hostal que queríamos. Hicimos muchos amigos de lugares muy diferentes. De hecho viajamos todos juntos hasta Palolem Beach y después a Gokarna. Alquilamos motos y pasamos los últimos días en el Sur visitando pueblos de los alrededores, parques naturales, cataratas y playas.

India en 25 días: Gokarna

@themisterworld

Finalmente, nos despedimos del grupo de amigos con el que habíamos estado viajando y nos pusimos rumbo a Goa para volver a subir a un avión que nos llevaría de vuelta a Nueva Delhi. Aprovechamos nuestra segunda visita a Delhi para visitar el Lotus Temple, un templo moderno pero verdaderamente bonito. Vale la pena visitarlo.

India en 25 días: Lotus Temple

@themisterworld

Aquí acabó nuestro viaje. Nuestros 25 días. Volamos hacia Barcelona, previa escala en París. Allá pude visitar la magnífica torre Eiffel, hay que mirar el lado positivo de las escalas largas.

Es difícil definir un viaje así con pocas palabras. Son tantas las emociones. Descubrir una realidad tan diferente te enseña muchas cosas.

Cada viaje es una pequeña lección. Una lección que no olvidaré jamás.

David Puig Puig

INDIA EN 25 DÍAS
4.6 (91.11%) 9 votes

Compartir: