DÓNDE INVERTIR NUESTROS AHORROS PARA EL DÍA DE MAÑANA

En los últimos meses casi resulta extraño abrir un periódico o encender el televisor y no encontrarse con una noticia sobre la crisis de la pensiones. Nuestro sistema de prestaciones atraviesa un momento delicado y, para muchos, las alarmas ya se han encendido: ¿Contaré con una jubilación suficiente cuando me retire? ¿Obtendré el dinero que merezco tras toda una vida trabajando? ¿Habré cotizado lo suficiente para no pasar apuros el día de mañana?

Las preguntas y las dudas son muchas. Tanto para las personas que ya atisban su jubilación como para las que la ven más lejana, pero igual de preocupante. Por ello, cada vez son más los pequeños ahorradores que se plantean alternativas para garantizar que ese dinero acumulado pueda servir en un futuro como sustento económico principal. Pero para conseguirlo, claro está, hay que elegir bien qué hacemos con ese capital.

Las épocas de “guardar el dinero bajo el colchón” ya forman parte del pasado, y es que hoy en día hay suficientes recursos como para asegurar nuestros ahorros. La clave pasa por escoger bien la opción que más se ajusta al contexto económico del momento y a nuestras propias necesidades como ahorradores. Vamos a tratar de aclarar un poco más todo esto…

Fijarse en el contexto y (si es necesario) asesorarse

Las soluciones que podían resultar ideales hace unos años para conservar nuestros ahorros y sacarles una pequeña rentabilidad, hoy aparecen como mucho menos atractivas. Esto es lo que ha ocurrido por ejemplo con los depósitos bancarios tradicionales. Con los tipos de interés en mínimos históricos los bancos prácticamente no tienen incentivos para ofrecer una mínima rentabilidad al pequeño ahorrador. En ocasiones incluso habrá que pagar una pequeña cantidad para que nos guarden a buen recaudo el dinero.

El ejemplo mencionado sirve para demostrar cómo de importante es ajustarse al contexto económico del momento. Para ello hay que conocer, al menos de una manera básica, las variables que marcan la evolución de la economía. Así como la respuesta que ofrecen las entidades financieras en forma de productos de ahorro e inversión.

Pero estar al tanto de las últimas noticias económicas no siempre es sencillo. Por ello en algunos casos resulta más cómodo y efectivo acudir a un asesor financiero independiente que nos ayude a trazar las líneas maestras de nuestro plan de ahorro. Muchos de nuestros bancos de toda la vida cuentan con este tipo de servicio de asesoramiento.

Bolsa y renta variable europea

Según se desprende de las recomendaciones más recientes de analistas e inversores, la bolsa aparece como el activo más recomendado para estos primeros meses de 2018. ¿El motivo? La buena dinámica macro-económica anticipa beneficios generalizados entre las grandes empresas europeas. Ganancias que se podrían mantener de media fácilmente en los dos dígitos (en torno al +10%) durante este año.

Para el inversor sin experiencia la fórmula más sencilla al apostar por estos activos es acudir a un fondo de inversión especializado. Dichos fondos se quedan con una comisión, pero al mismo tiempo garantizan que el dinero invertido va a dar rendimientos. Entre los productos más habituales figuran los planes asociados a índices de la bolsa, como el español Ibex 35.

Una alternativa para aquellos que no sean novatos en este mundo es ir directamente al mercado de renta variable (la bolsa) y apostar por los valores (empresas cotizadas) con una mayor expectativa de crecimiento. Aquí hay que tener en cuenta no sólo el precio de la acción y su previsible evolución, sino también el posible dividendo (remuneración) que muchas compañías ofrecen a sus accionistas, sea en forma de dividendo trimestral o anual.

Vivienda

Hasta hace no mucho tiempo la opción de invertir unos ahorros en el sector inmobiliario en España podía parecer un error garrafal. Fundamentalmente por la historia reciente de este país con el ladrillo y el desplome de precios que siguió a la gran crisis… Sin embargo, el sector de la vivienda aparece a día de hoy como una fuente de rentabilidad difícil de encontrar en otros campos.

Una de las alternativas más populares en los últimos tiempos es la compra de un inmueble para su posterior alquiler. Los analistas de la firma Tecnocasa señalan que, de media, los pequeños inversores que apuesten por esta opción obtendrán una rentabilidad bruta en el entorno del 7%. Este porcentaje sin embargo varía bastante en función de la ciudad o la zona donde se haga la adquisición. Madrid, por ejemplo mantiene rentabilidades al alquiler algo superiores a esa cifra, mientras que en Barcelona éstas descienden hasta situarse en un nada desdeñable 5%.

Otra de las tendencias más de moda es comprar una vivienda que ya esté alquilada en una gran ciudad. Este proceso, eso sí, se hace a través de empresas intermediarias, cada vez más presentes en nuestro mercado, y que permiten ahorrarse todo el proceso de búsqueda de inquilinos solventes, firma de contratos, gestión del cobro, etc.

Finalmente, una opción también vinculada a la vivienda, aunque no ajena sino propia, es invertir esos ahorros en amortizar parte de la hipoteca que sigue colgando de nuestra cuenta bancaria. Aunque contemos con un plan hipotecario aparentemente ventajoso, reducir esa bolsa de deuda nos permitirá renegociar a la baja los intereses a pagar a medio plazo.

Planes de ahorro profesionales

Para acabar esta pequeña guía no se podían pasar por alto los planes de ahorro que ofrece FIATC Seguros.

Al perfil del pequeño ahorrador se dirige por ejemplo el Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS), un programa pensado para las personas que no pueden garantizar grandes aportaciones a su hucha particular y que por tanto necesitan una gran flexibilidad –este plan permite aportaciones únicas o periódicas desde 300 euros al año y 50 euros al mes. Se garantiza la rentabilidad del producto y amplios beneficios fiscales una vez termine el plazo de inversión.

Otra opción interesante es el plan SIALP Dinámico 5, que también ofrece una gran flexibilidad en las aportaciones (hasta un máximo de 5.000 euros anuales por persona) y unos intereses anuales garantizados que se revisarán trimestralmente. Este plan está pensado para el ahorro a medio y a largo plazo. Una manera de garantizarse el futuro desde ya mismo.

¿Deseas más información? Déjate aconsejar por profesionales del sector. Encuentra a tu agente FIATC más cercano

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.