Kit de esquí, ¡lo imprescindible!

El esquí es el deporte estrella de la temporada de invierno. Los amantes de esta modalidad coinciden en que es una actividad muy gratificante pero que requieren del material adecuado para practicarlo con total seguridad.

Evitar caída, golpes, rasguños o algún que otro hueso roto es posible si vistes la equipación adecuada y adaptada a tu cuerpo.

A continuación veremos qué es lo que necesitas para deslizarte por la nieve con total seguridad.

Recuerda revisar que tu equipo esté en perfecto estado

Empecemos con buen pie: las botas de esquí. Escoge unas botas de tu talla y protégete los pies y los tobillos con calcetines gruesos. Antes de ponértelos, rocía tus pies con polvos de talco para evitar el exceso de sudoración.

Es imprescindible que compres unas botas que se adapten a la perfección a tu pie. De este modo, evitarás lesiones. A demás, ten en cuenta de tener que las botas deben de tener las fijaciones adecuadas.

Junto con las fijaciones y las botas, llega la pieza imprescindible: los esquís. Con ellos te vas a desplazar por la nieve durante todo el día. Si aún no tienes mucha práctica con el esquí, puedes alquilar esquís más cortos para sentirte más estable.

Si ya tienes los esquís, recuerda hacerles una revisión y asegurarte de que frenen bien.

Lo mismo pasa con los bastones. Tienes que elegir unos bastones que se adapten a tu estatura.

De pies a cabeza, es el turno de proteger las extremidades superiores.  El casco adecuado te sujetará la cabeza y te salvará de algún que otro golpe.

También es muy importante usar gafas de sol homologadas para proteger tu vista del sol.

El esquí es una actividad física completa, por eso tener un buen kit de esquí es imprescindible para prevenir cualquier accidente

Otra pieza clave para completar tu kit de esquí es disponer de ropa de abrigo. Deberás vestir ropa que te haga sentir cómodo y que te permita realizar movimientos con total libertad. El tejido de los pantalones, anoraks o monos de esquí deberá ser transpirable.

También usa ropa térmica para protegerte del frío. Durante el día sudarás y tendrás frío. Si vas bien protegido, no notarás estos cambios tan bruscos de temperatura y prevendrás futuros resfriados.

Por último, recuerda incluir en tu kit de esquí unos guantes que te permitan mover tus manos con facilidad. Prepara un gorro para proteger tu cabeza debajo del casco y no olvides llevar una bufanda o una braga para tu cuello.

Recuerda que todo este material debe estar homologado y ser de calidad. Deslizarse por la nieve virgen es un placer que se puede pagar caro si no lo haces con total seguridad. Por este motivo, te recomendamos contratar un seguro de esquí.

Seguresquí de FIATC te cubre, además de la asistencia médica y el rescate en pistas, la pérdida de equipaje, forfait, clases y material de esquí. Si quieres saber más sobre Seguresquí, ponte en contacto con nosotros o haz clic aquí.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.