Alergia primaveral

La primavera está considerada por muchos como la época del año con más encanto. Llega el buen tiempo, los días se alargan, los campos se vuelven verdes y los árboles florecen dejando coloridas estampas. Para otros, es la estación donde aparecen las alergias dejando un reguero de sintomatologías y malestares diversos.

¿Por qué cada vez más personas sufren alergia en primavera? En este post contestamos a esta pregunta y explicamos qué medidas se recomiendan para mejorar la calidad de vida de las personas con alergia.

¿Qué es la alergia primaveral y por qué la padecemos?

El polen es la causa principal de las alergias primaverales en España

Todas las alergias, así como la alergia primaveral, consisten en una respuesta del sistema inmunológico de la persona a uno o más elementos externos.

Los agentes externos, o alérgenos, que pueden desencadenar la que se conoce como reacción alérgica son varios y los más comunes son:

  • Los pólenes de las plantas
  • Algunos alimentos
  • Los ácaros
  • Sustancias químicas

Sin embargo, la causa de una alergia no está en los elementos que la producen, sino que en la sensibilidad de la persona que la padece.

Se calcula que en España una de cada cuatro personas padece algún tipo de alergia. Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIAC) ocho millones de españoles sufren de alergia al polen (polinosis), cifra que va en aumento con el paso de los años.

A medida que nos vamos adentrando en la estación primaveral encontramos que muchas personas empiezan a padecer hipersensibilidad y rechazos ligados con este período del año.

Las alergias que se registran en primavera son, en la mayoría de los casos, reacciones a los granos de polen de las gramíneas, familia de plantas herbáceas que comprende el trigo, el maíz, la cebada y la avena, entre otras especies.

Los ácaros son la segunda causa de las alergias primaverales. Aunque éstos están presenten todo el año, es en primavera donde las condiciones son idóneas para su propagación.

Las alergias tienden a agudizarse en primavera porque en estos meses el clima juega un papel clave en las concentraciones de polen en el aire. Cuando no llueve el aire está cargado de partículas de polen y las personas alérgicas son más vulnerables. Pero, también, las lluvias abundantes pueden representar una amenaza en cuanto favorecen la floración.

Otros elementos que influyen en el aumento de las alergias son el exceso de contaminación y el uso de productos o elementos químicos, cada vez más presentes en nuestros entornos y a nuestro alcance.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia primaveral?

mujer con síntomas de alergia primaveral

La alergia primaveral viene acompañada de manifestaciones fisiológicas que podrían confundirse con los síntomas de un resfriado común:

  • Estornudos
  • Tos
  • Picor
  • Lagrimeo
  • Congestión nasal

El afectado estornuda y sus vías respiratorias se encuentran congestionadas provocando, en algunos casos, sensación de ahogo y tos. Muchos afectados padecen rinitis, que presenta un cuadro de inflamación de las mucosas nasales.

También son frecuentes los lagrimeos y la aparición de picores en la piel que derivan en dermatitis atópica.

Los síntomas de la alergia esta primavera han desencadenado cierto alarmismo porque sus síntomas se han confundido con los del Covid-19. Sin embargo, las manifestaciones de este virus son muy diferentes.

El factor más destacado es que las alergias primaverales, al contrario de las gripes, no producen fiebre. En este artículo podrás conocer las diferencias entre los síntomas de la alergia primaveral y de la infección por Covid-19.

¿Cómo saber qué nos está causando una alergia?

Como hemos mencionado en el apartado anterior existen muchas sustancias que pueden desencadenar la respuesta alérgica en un individuo. La detección del alérgeno la realizará un médico con las debidas pruebas, estudios alergológicos y otros exámenes complementarios.

La detección de las causas de una alergia pueden ser clave para prevenir la aparición de los síntomas y mejorar la calidad de vida de la persona que la padece.

¿Eres una asegurado Medifiatc? Encuentra el médico alergólogo más cercano y pide una cita.

¿Cómo combatir la alergia primaveral?

El uso de mascarillas puede ser clave para combatir la alergia primaveral

Evitar la exposición al alérgeno es clave para las personas que tienen alergia. Por este motivo, el diagnóstico de vital importancia.

Con el objetivo de evitar y tratar mejor la alergia, a un paciente diagnosticado de polinosis se le informará sobre:

  • Comienzo, duración y finalización de la fase de polinización de las especies que producen la irritación.
  • Recuentos diarios de las concentraciones de polen en el aire. Para esto se pueden consultar aplicaciones o webs oficiales de monitorización del aire.
  • Tratamiento específico y personalizado.

Los principales grupos de medicamentos que se recomiendan son tres:

  1. Antihistamínicos: Son los que bloquean los receptores de la histamina, que es un compuesto que se encuentra en todas las células del cuerpo y que regula muchos de nuestros sistemas, cuando se desequilibra, bajan las defensas.
  2. Corticoides nasales: Rebajan la inflamación de la fosa nasal mejorando su obstrucción. Se aplican en formato de spray introduciéndolo por la nariz.
  3. Esteroides: Son medicamentos con corticoides que también producen un efecto de desinflamación y supresor. Son más potentes que los corticoides nasales.

Todos los medicamentos tienen que ser prescritos por un médico tras un diagnóstico completo.

¿Cómo actuar ante alergia primaveral?

Como medidas preventivas generales para reducir los síntomas de la alergia primaveral el Ministerio de Sanidad recomienda:

  • Mantener las ventanas de la casa cerradas por la noche para evitar que entre polen. Para airear abrir solo durante algunos minutos durante el día o utilizar el aire acondicionado.
  • Reducir las actividades a primeras horas del día, el polen en el aire se concentra sobre todo entre las 5 y las 10 de la mañana.
  • A ser posible, evitar al máximo las actividades al aire libre.
  • Tomar los medicamentos recetados por el médico.
  • No colgar la ropa al aire para secar, sino utilizar una secadora para evitar que el polen se acumule en las prendas.
  • Utilizar mascarillas reduce hasta un 80% la introducción de polen, ácaros y otras partículas durante la respiración.

Todas estas medidas, no solo contribuyen a evitar las reacciones alérgicas, sino que reducen el consumo de medicamento y las visitas a urgencias.

La alergia primaveral afecta a la población adulta y a los niños en un grado similar. Las recomendaciones básicas cuando aparece la sintomatología incluyen comer sano, hacer un poco de ejercicio y tratar de dormir ocho horas. Si los síntomas no desaparecen o empeoran lo mejor es acudir al médico, pero jamás automedicarse, ya que una mala medicación podría empeorar la situación.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.