un cuadrado amarillo con una cara de mal humor dibujada

Estar de mal humor un día u otro es normal. A todos nos pasa de sentirnos más tristes y pesimistas en algún momento por las razones más disparatadas: desde haber descansado mal, hasta un malentendido con amigos y familiares. Cuando no hay otros problemas subyacentes, este mal genio suele ser temporal y no afecta demasiado a nuestro día a día.

Sin embargo, hay personas que están perennemente sintonizadas en “modo enojo” y hay estudios que indican que la alimentación tiene mucha relación con nuestro estado de ánimo. Pero, ¿cómo puede la comida influenciar el humor? y, sobre todo, ¿qué podemos comer para levantar el ánimo?

¿Qué significa estar de malhumor?

La Rae define el malhumor como la “actitud o disposición negativa e irritada”. Este estado de ánimo puede ser la consecuencia de muchos factores que alteran nuestras emociones y nos hacen sentir irritados o frustrados.

Llegar a la parada y ver que tu autobús se está marchando es una circunstancia que puede ponerte de mal genio. Normalmente, esta sensación dura unos minutos o unas horas, pero hay personas que están cargadas de negatividad todo el tiempo; incluso se levantan de mal humor y tienen fama de malhumoradas. Sobre todo en estos casos, puede haber causas subyacentes que provocan cambios de humor y, entre ellas, carencias alimentarias.

Que se trate de irritabilidad pasajera o un malhumor crónico, según la ciencia la alimentación puede ayudarte a reducir las emociones negativas.

¿Por qué los alimentos afectan al humor?

Decir que la nutrición es clave para mantenerse en forma y prevenir enfermedades es algo que ya no sorprende a la mayoría de las personas. Por ejemplo, hay alimentos como el azúcar que son perjudiciales si son tomados en exceso. No obstante, cuando se habla de salud mental y bienestar emocional, todavía nos cuesta ver esta relación.

En realidad, existen varios estudios que respaldan esta relación y como se explica en una publicación de la Harvard Medical School la clave está en la serotonina.

¿Qué tiene que ver la serotonina con el mal humor?

Este neurotransmisor es el que facilita la regulación de procesos como el sueño y el apetito, el dolor y los estados de ánimo. La mayoría de la serotonina es producida en nuestro tracto gastrointestinal y este proceso está influenciado por las bacterias que forman la flora intestinal. Por lo que, tiene sentido decir que en nuestro sistema digestivo no solo se digieren los alimentos, sino que se regulan las emociones.

En otras palabras, si no consumimos alimentos de calidad y en cantidades adecuadas, nuestro organismo no dispondrá de las sustancias necesarias para producir serotonina y llevar a cabo otros procesos. Como resultado nos faltará energía y todo nuestro organismo sufrirá los síntomas a varios niveles: desde una mayor vulnerabilidad al estrés, hasta falta de apetito y ansiedad.

Otros estudios también siguen esta línea de investigación. Hay quien trabaja para explicar cómo la “nutrición puede jugar un papel clave en la aparición, así como en la gravedad y duración de la depresión” y científicos que se centran en  “la asociación entre la salud del cerebro y los alimentos que comemos”.

Así como hay estudios que demuestran que determinados alimentos nos ponen de mal humor, existen pruebas de que ciertos nutrientes son imprescindibles para la regulación del estado de ánimo.

¿Qué alimentos favorecen el buen humor y atenúan estados de ánimo negativos como la irritabilidad y la tristeza?

8 alimentos que te ayudan a combatir el mal genio

Algunos de los alimentos que te ayudan a reducir la irritabilidad son los siguientes:

  1. Frutos secos y semillas. Son alimentos ricos en aminoácidos y sales minerales, sustancias indispensables para la producción de serotonina. Nueces, almendras, anacardos, pipas y linaza son un excelente ingrediente para añadir al desayuno e ideales para tomar entre comidas. No solo la semillas y los frutos secos no engordan si son tomados con moderación, sino que previenen la irritabilidad y el mal humor causados por la sensación de hambre.
  2. Alimentos fermentados. El chucrut, el yogur y el kéfir son algunos de los alimentos fermentados que puedes añadir a tu menú regularmente y que te aportarán muchos beneficios. Sí, estos alimentos contienen un alto porcentaje de probióticos, importantes para la salud de nuestra flora intestinal y clave en la producción de serotonina.
  3. Pescado azul. Es rico en ácidos grasos omega 3, unas grasas indispensables que nuestro organismo no es capaz de producir y por esto considerada esencial. La omega 3 son unos neuroprotectores y hay estudios que indican que su carencia está relacionada con problemas neurodegenerativos.
  4. Miel. A diferencia de otros azúcares la miel contiene sustancias activas con propiedades antiinflamatorias que protegen el sistema gastrointestinal y de acuerdo con algunos estudios actuaría como antidepresivo.
  5. Huevos. Los huevos, además de contener omega 3, son ricos en proteínas y oligoelementos como el zinc. Sobre todo, aportan energía para que nuestro organismo pueda funcionar correctamente y llevar a cabo procesos tan importante como la producción de serotonina, tan importante para la regulación de nuestro estado de ánimo.
  6. Avena. La avena es rica en fibra vegetal , una sustancia que ayuda a ralentizar la absorción de los azúcares en sangre, estabilizando así los niveles de energía. Tomar un desayuno sano que incluya avena y frutas puede ser la mejor manera de empezar el día y evitar los desequilibrios de humor que puede causar la falta de ciertos nutrientes.
  7. Cacao amargo. ¿Cuántas veces en el invierno nos hemos preparado una taza de cacao con leche o hemos tomado un pedacito de chocolate para sentirnos mejor? Esa sensación de bienestar y calma que nos brinda el cacao amargo no es solo debido a su sabor y perfume, sino que el cacao contiene principios activos que efectivamente nos producen esa sensación. Por eso, tomarlo con moderación es ideal para mejorar nuestro humor. Eso sí, lo ideal es el chocolate negro.
  8. Legumbres. Las legumbres son un alimento muy completo desde el punto de vista nutricional. Nos aportan fibra vegetal, vitaminas y sales minerales que el organismo necesita en la producción de neurotransmisores como la serotonina.

Si te fijas, los alimentos que te ayudan a mejorar el estado de ánimo y acabar con el mal humor tienen todos unas características en común: no contienen grasas o azúcares procesados o refinados. Evidentemente, estos mismos alimentos no pueden faltar en una dieta equilibrada junto con otros pequeños hábitos sanos que te ayudan a sentirte mejor y enojarte menos frente a los obstáculos que te presenta la vida.

Recordamos que los cambios de humor también son muy frecuentes durante el embarazo. Además, en ocasiones, pueden ser un síntoma de enfermedades como la tiroiditis, por lo que es recomendable consultar con el propio médico si la persona experimenta cambios de humor y otras alteraciones en su estado de salud.

Conoce las ventajas del seguro de salud Medifiatc y encuentra el especialista que necesitas en nuestra Guía Médica.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.