3 métodos para ahorrar en casa

Día 25 del mes. Entras a tu banco a distancia. Compruebas tus cuentas y…¡cuidado!, ya has gastado más de lo que has ingresado. Sin reparar en ello has hecho realidad la expresión “no llego a fin de mes”. Es más, para tu cuenta corriente el fin de mes ha llegado por anticipado.

El ahorro es una de nuestras grandes preocupaciones. Todos queremos ahorrar. Muchos lo intentamos, pero finalmente acabamos derrochando más de lo debido. Y lo peor de todo, no somos conscientes de las razones que nos impiden dejar nuestra cuenta en cifras positivas a fin de mes.

Automotivación para el cambio. Ese debería ser el primero de los propósitos.

Objetivos. Fijar una meta a final de cada mes debería ser la segunda de las decisiones.

Pero, si tengo un fin preestablecido y una actitud propensa al ahorro, ¿cómo hago para poder mejorar mis números mensuales?.

Por suerte, internet y una serie de diferentes métodos de ahorro nos brindan grandes ideas ante nuestra desorientación para emprender la misión de salvación económica.

Huchas, cuadernos o retos lanzados a través de la red nos dan claves para, al menos, empezar a equilibrar ganancias y gastos sin excesivas complicaciones.

¿Por qué no intentarlo?

Kakebo, el método japonés para el ahorro

No hace falta ser un maestro de las finanzas para llevar al día tus cuentas. Esto es, básicamente, lo que viene a decirnos el denominado Kakebo.

Este método para el ahorro nace en Japón a principios del siglo XX de la mano de la periodista Motoko Hani. En su origen tenía el propósito de que las mujeres japonesas pudiesen ejercer cierto control sobre el dinero que entraba mensualmente al hogar, ganando así independencia.

El Kakebo o libro de cuentas para la economía doméstica no deja de ser una agenda anual pero adaptada a la economía particular o del hogar. Una herramienta para anotar los gastos día a día para así poder ver sobre el papel todos los movimientos, por pequeños que sean, de nuestra vida diaria.

Una de sus particularidades es su organización en categorías, que hace más llevadera la tarea de cumplir a rajatabla con el registro de las finanzas. Son tres categorías:

  • Supervivencia. Donde se deben anotar gastos como comida, transporte, etc.
  • Ocio. Para aquellos pequeños caprichos como ropa, cafés, etc.
  • Cultura y extras. Para apuntar gastos imprevistos o la inversión en un libro o una película.

Los datos del balance mensual que nos arroja el Kakebo, seguramente nos darán la fórmula para cambiar hábitos de consumo y poder empezar a ahorrar. Requiere constancia, sí, pero es una herramienta de gran utilidad para ser conscientes de nuestros gastos.

El Kakebo es un instrumento de ahorro muy común en Japón y que desde hace unos años se ha extendido por toda Europa.

La hucha del cambio

Es muy sencillo. Compra una hucha. No hace falta que sea la típica hucha de cerámica con forma de cerdito, aunque ésta es tan válida como cualquier otra. Déjala en un sitio visible y localizado. A ser posible próxima a ese rincón donde suele dejar diariamente tu cartera o monedero.

Cuando llegues a casa tras hacer la compra, coge las monedas que te han dado como cambio e introdúcelas en la hucha. O simplemente comprueba las monedas sueltas que han quedado en tu bolsillo al final del día e insértalas por la ranura de la hucha. Realiza esta acción con constancia y rutinariamente. Pasado un tiempo, haz recuento de lo acumulado en la hucha. Seguro que te llevas una grata sorpresa que te hace ser consciente de que ahorrar no es misión imposible.

La “hucha del cambio” admite además creatividad y originalidad por parte de quien la usa. Guarda solo las monedas de céntimos. Mete en la hucha las monedas equivalentes a ese café que ayer no tomaste. O introduce la cantidad equivalente a lo que gastas en compras diarias como un diario de prensa o un paquete de tabaco.

El reto de las 52 semanas

Volvemos a citar a las huchas como instrumento de ahorro para la economía doméstica. Las huchas también son las protagonistas en el llamado “reto de las 52 semanas“. Un método sencillo que permite ahorrar anualmente la cantidad exacta de 1.378 euros. Ni más ni menos.

La operación requiere perseverancia para ahorrar durante todas las semanas del año. Su funcionamiento es simple: la primera semana del año habrá que ahorrar 1 euro. La semana 2 se deberán meter en la hucha 2 euros. La tercera semana, 3 euros. Así sucesivamente hasta la semana 52 y última del año, donde habrá que introducir, efectivamente, 52 euros.

Puedes pensar que durante los últimos meses del año sea complicado hacer posible el ahorro. Sin embargo existen variantes al “reto de las 52 semanas”, como por ejemplo, hacerlo a la inversa (52 euros la primera semana, 51 la segunda semana…) o establecer un cuadrante con 52 apartados e introducir aleatoriamente las cantidades según nuestras posibilidades semanales e ir tachándolas en el cuadrante conforme se vayan guardando en la hucha.

El proyecto 333

¿Podrías vivir solo con 33 prendas durante 3 meses? Este experimento trata de buscar el minimalismo y la simplificación material en nuestras vidas. De transmitir el mensaje de “menos es más”. Y especialmente, y he aquí su relación con el ahorro económico, de evitar el consumismo de ese tipo de prendas que adquirimos compulsivamente. ¿Para qué comprar otro pantalón vaquero si ya tienes uno?

Según las reglas del proyecto o reto 333, cada 3 meses escogeremos 33 prendas (pijamas, ropa interior, ropa deportiva o ropa de hogar no se consideran prendas para el reto) que serán las que compongan nuestro armario. Guardando el resto de nuestra ropa en un lugar de difícil acceso.

Los que han probado este reto han reflexionado sobre el exceso y el consumo en sus vidas, así como han valorado el orden que conlleva para el hogar.

Elige un método de ahorro y ponte con él

Kakebo, hucha del cambio, reto de las 52 semanas o proyecto 333. Elige el reto de ahorro que más se acerque a tus preferencias y posibilidades y ponte con él. El nuevo año es una ocasión perfecta para mejorar tu economía y a la vez poner a prueba tu tesón, constancia y entrega.

4 MÉTODOS PARA AHORRAR EN CASA
5 (100%) 3 votes

Compartir: