chica sonríe con mordida correcta gracias a la ortodoncia

Tener una mordida perfecta y una buena alineación dental, además de darnos una sonrisa bonita, nos aportará una boca más sana. Por el contrario, una mordida inadecuada constituye una maloclusión, que puede repercutir en nuestra salud bucodental. Una mala mordida se produce cuando el hueso superior (maxilar) y el inferior (mandibular) no encajan entre sí correctamente y/o cuando los dientes no están adecuadamente alineados, provocando una mala mordida y afectando a su funcionalidad.

Las malas mordidas pueden venir sentenciadas genéticamente o bien pueden producirse por malos hábitos adquiridos desde niños, como el uso excesivo del chupete. En este artículo te explicamos cómo se diagnostica una maloclusión dental, sus posibles consecuencias y qué soluciones hay.

¿Qué significa tener una mordida perfecta?

Una mordida correcta consta de todos los dientes alineados y rectos sin ningún diente ausente. Las arcadas han de adoptar, de forma independiente, una forma de “u” tanto la superior como la inferior.

Al morder veremos que los dientes superiores cubren aproximadamente 20% a los inferiores y también que los superiores e inferiores engranan entre sí, así las cúspides o “montañas” se entrelazan unas con otras.

¿Cómo te afecta la maloclusión dental?

Una maloclusión, sea cual sea el tipo de mordida, sin tratamiento puede generar:

  • Problemas digestivos como consecuencia de no masticar adecuadamente.
  • Afectaciones a nivel respiratorio, ya que las personas que presentan una maloclusión suelen realizar una respiración bucal y no nasal.
  • Alteraciones en la fonación. La colocación de nuestra mandíbula incide directamente en la manera de hablar, en la vocalización, etc.
  • Dificultades para mantener una buena higiene dental. Una dentadura alineada y sin dientes apiñados se limpia con más facilidad al no presentar recovecos. Como consecuencia, la salud de las encías también puede verse afectada y derivar en un problema periodontal.
  • Dolor de cabeza y sensación de dolor de oído. En realidad, el dolor no se focaliza en el oído, sino en la articulación que comparte zona anatómica con el oído. De ahí que tengamos muchas derivaciones de otorrinolaringología a la consulta dental. Se ocasiona una sobrecarga en la articulación temporomandibular con dolor y problemas musculares.
  • Por último, una mala mordida puede provocar un desgaste dentario, aumentando la sensibilidad dental por la pérdida del esmalte.

odontologo controla boca mujer joven con problemas por la eclosión de las muelas del juicio

¿Cómo puedo saber si tengo una mala mordida?

Cuando acudas a tu clínica dental para realizar tus revisiones habituales, además de ver si existen o no caries, presencia de placa bacteriana u otros problemas relacionados, el odontólogo también se fijará en cómo muerdes y cual es la posición de tus dientes.

Tu odontólogo te pedirá una interconsulta con el especialista de ortodoncia que deberá de realizar un estudio con la finalidad de proponerte el mejor tratamiento para corregir tu situación actual. Este estudio consta de:

  • Radiografías.
  • Telerradiografía lateral de cráneo y ortopantomografía.
  • Fotografías extraorales e intraorales.
  • Registro de arcadas (superior e inferior) y mordida, mediante escáner intraoral o material de impresión.

¿Se pueden corregir los problemas de mordida dental?

Cuando se detecte una maloclusión, se debe realizar una consulta con el especialista de ortodoncia, ya que será él quien nos ofrezca el mejor procedimiento tras un correcto diagnóstico mediante un tratamiento de ortodoncia.

Estos los principales problemas de salud dental que la ortodoncia puede solucionar:

  • Problemas esqueléticos:
    • Prognatismo: se produce cuando la mandíbula superior o inferior sobresale del plano vertical de la cara.
    • Retrognatismo: en este caso, la mandíbula está retrasada respecto a la posición normal del rostro.
  • Problemas de mordida:
    • Mordida abierta: al cerrar la boca existe un espacio entre los dientes superiores e inferiores, dificultando un sellado labial.
    • Mordida cruzada: al cerrar la boca los dientes inferiores sobresalen (quedan por fuera) respecto a los dientes superiores. Así, al cerrar la boca muerden al revés de lo que conocemos como una mordida normal o fisiológica en la que los dientes inferiores quedan cubiertos por los superiores.
    • Sobremordida: al cerrar la boca los dientes superiores cubren más de la mitad de los dientes inferiores.
  • Problemas de posición dental:
    • Dientes rotados o girados.
    • Dientes apiñados.
    • Diastemas o espacios que existen entre los dientes al estar separados entre sí.

En ocasiones, pueden ser tratamientos que requieran un equipo multidisciplinar, es decir, que intervengan varias especialidades para finalizar un caso y conseguir un buen resultado.

La ortodoncia se puede combinar con cualquier otra especialidad, por ejemplo, la ortodoncia conseguirá una mordida correcta de los dientes, la implantología cubrirá ausencias dentales y la estética mejorará, con incrustaciones, los desgastes dentarios.

¿Cuánto tiempo tardan en verse los resultados?

Los pacientes, a las pocas semanas, suelen notar cambios de mejoría en la posición dental. Sin embargo, podemos decir que un adulto finalizaría su tratamiento de ortodoncia a los 18-24 meses. Esto dependerá de la situación inicial de la boca y del objetivo que queramos conseguir. Nuestro ortodoncista será el que nos indique la duración adecuada tras el estudio de nuestro caso.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.