niño desmotivado para estudiar en casa

La motivación es como el carburante que alimenta nuestra voluntad y nos permite alcanzar nuestras metas. Si falta esa gasolina, difícilmente nos sentiremos animados para seguir adelante y cumplir con nuestros deberes o propósitos. Así nos pasa con el deporte, con el trabajo o con los estudios. Los adultos pueden llegar a ser más conscientes de la falta de motivación e idear estrategias para mantenerse motivados. En cambio, para los niños puede ser más complicado.

Muchos padres, de hecho, se encuentran a menudo con el dilema de cómo motivar para estudiar a sus hijos. No existe una solución única que incentive a un niño a estudiar, pero puedes aplicar los consejos que te proponemos en este artículo para ayudar a tu hijo a recuperar su motivación.

¿Cómo motivar a los niños para que estudien en casa?

motivar a los niños a estudiar en casa es un dilema para los padres

1. Detecta el bloqueo de tu hijo

Los niños, como los adultos, pueden estar desmotivados para estudiar por muchos motivos.

La falta de motivación puede ser una consecuencia del cansancio, de la dificultad por concentrarse, de la falta de interés por una determinada asignatura, etc.

Además, a la vez, estos factores pueden ser causas secundarias de elementos externos relacionados con el entorno o una particular situación que el niños está viviendo.

Los cambios en la rutina también pueden afectar a tu hijo y tener efectos en su rendimiento escolar. No hay que sorprenderse si después del confinamiento, las restricciones y la escuela en casa muchos niños ya no tengan la misma motivación para estudiar.

Encontrar el motivo al origen de su malestar te ayudará a encontrar el mejor camino para planear juntos la mejor estrategia para superar el problema.

2. Buscad juntos una solución

Cada niño es diferente, por lo que tendrá necesidades, intereses y tiempos de aprendizaje distintos. Este es un primer punto que hay que tener en cuenta si queremos despertar su curiosidad e incentivarlo para que estudie.

Sin olvidar lo anterior, algo que suele funcionar con todos los niños son las estructuras. Crear un plan de estudios junto con tu hijo o hija le ayudará a ser más disciplinado y cumplir con sus tareas.

En el plan de estudios deberíais establecer:

  • A qué horas deben completarse los deberes cada día.
  • Definir las prioridades (puede ser por fecha de entrega o asignatura)
  • Cuánto tiempo dedicar a los deberes.
  • Los tiempos de descanso y las actividades alternativas (intervalos y duración).

3. Haz que se sientan en control y responsables

Algunos padres, de forma inconsciente, tienen la tendencia a querer planificar cada detalle de la vida de sus hijos. Como resultados, los niños educados de esta manera no desarrollan el sentido de responsabilidad.

Y la falta de motivación es una consecuencia más, puesto que la motivación nace dentro de nosotros cuando sabemos que aquello que hacemos hoy tiene efectos sobre nuestro futuro.

Dejar espacio a los niños para que se sientan en control de sus vidas, al principio puede suponer bastante esfuerzo para los padres. Sin embargo, esto permitirá a los más pequeños a aprender a gestionar mejor sus tareas, ser más responsables y sentirse más motivado.

¿Cómo fomentar esta actitud en los niños? Un ejercicio que puedes proponer a tu hijo si está desmotivado en el estudio podría ser el de ofrecerle apoyo para la organización de sus tareas y establecer un momento cada día a una hora determinada para solucionar sus dudas.

Esta estrategia resultará muy eficaz también para los padres para poner un poco de orden en la rutina familiar en tiempos de teletrabajo y escuela en casa.

crear un ambiente adecuado para concentrarse es una de las técnicas de motivación para estudiar

4. Intenta crear un ambiente de estudio adecuado

Cuando hayas hablado con tus hijos y logrado entender la causa a la base de su falta de motivación para estudiar, es posible que entre los problemas aparezcan factores como ruidos, falta de material o interrupciones (hermanos pequeños, mascotas, más personas que estudian o trabajan en el mismo ambiente, etc.).

Estudiar en casa puede ser complicado para un niño cuando el ambiente no se adapta a sus necesidades. Por este motivo puede dar buenos resultados intentar crear el ambiente de estudio ideal para reducir las distracciones.

Evidentemente, no todos los hogares disponen de cuartos distintos para cada uno de los hijos y aún menos están pensados para la escuela en casa. Aun así es posible adaptar el ambiente para que los más pequeños puedan concentrarse y estudiar mejor.

Toma nota de algunos detalles que deberías revisar en casa para incentivar a tus hijos para que estudien:

  • Crear un entorno de estudio lo más aislado posible.
  • Asegurarse de que disponga de todo el material a mano.
  • Evitar interrupciones durante los momentos establecidos para el estudio.
  • Definir los momentos para las pausas y los tiempos.

5. Marcar metas concretas y alcanzables

Esta técnica también se utiliza en otros ámbitos y vale para los peques y para los adultos. Puedes experimentar esta técnica a la hora de planificar el plan de estudios con tus hijos como te hemos propuesto en el punto 2.

Se trata básicamente de fragmentar las tareas en pequeñas tareas y pensar juntos cada objetivo. De este modo, el niño o la niña verá más claramente lo que necesita para alcanzar las diferentes tareas y se sentirá más motivada a medida que los vaya cumpliendo.

Por lo contrario, los objetivos poco claros pueden parecer insuperables para un niño que, además de perder rápidamente el entusiasmo, se sentirá frustrado.

6. Seguir un método coherente

Cuando ya hayas descubierto qué preocupa o molesta a tu hijo, hayas creado junto con él un plan de estudio más adaptado a la situación y organizado el entorno para reducir al máximo las distracciones, recuerda que respetar los acuerdos es clave. Desde luego, un entorno basado en el respeto de las reglas acordadas será más llevadero para todos.

Este consejo es útil tanto para los peques como para los padres y es necesario para prevenir situaciones de agotamiento cuando tenemos que adaptarnos a nuevas rutinas.

Como hemos comentado en otros apartados de este artículo, no existen trucos para motivar a los niños para el estudio, pero sí se pueden emplear técnicas y estrategias para incentivarlos cuando no están motivados.

Además de estos métodos y consejos que te hemos propuesto, también hay cuentos para motivar a los niños a estudiar y muchas otras técnicas eficaces según la edad de tus hijos.

¿Te ha funcionado alguna técnica para motivar a tu hijo a estudiar? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.