odontopediatria

En los últimos años, la odontología se ha especializado en diferentes áreas. Lo que ha provocado que cada facultativo se dedique en exclusiva a una práctica determinada, como puede ser la ortodoncia o la implantología, entre otras. Esta especialización de la odontología ha permitido ofrecer una buena orientación al paciente y un tratamiento con mejores resultados. Es el caso de la odontología infantil, diferenciada del resto de especialidades como odontopediatría, la cual se centra en el cuidado de la salud dental de los más pequeños.

Por este motivo, te recomendamos que tu hijo se visite con un odontopediatra, ya que será este especialista el que puede ofrecerte un mejor diagnóstico de su desarrollo dental. Además de disponer de aptitudes específicas para saber transmitirle una educación bucodental más adecuada para su edad.

¿Qué hace y hasta qué edad atiende un odontólogo pediatra?

El odontopediatra es el odontólogo especialista en cuidar de la salud dental de los niños. Así, se encarga del cuidado de los dientes de leche y de la dentición mixta, que se produce cuando los dientes temporales y definitivos conviven a la vez en la boca del niño.

Habitualmente, la visita con el odontopediatra es necesaria hasta que se produce el recambio dental completo y todos los dientes de la boca son dientes definitivos.

El odontopediatra realizará una exploración en las encías, mucosas y dientes, comprobará que el recambio dentario se esté realizando adecuadamente y verá la evolución de las rotaciones y alineación de los dientes. Con todo ello, se obtiene una detección precoz de cualquier anomalía, permitiendo actuar y tratarla para evitar efectos negativos en su salud bucodental.

¿Cuáles son las visitas de revisión recomendadas en función de la edad?

Se recomienda que la primera visita a la clínica dental del niño se realice al cumplir el año. En cuanto a la frecuencia con la que debe acudir al dentista tras su primera revisión, es aconsejable que se realice una visita anual, salvo que se detecte algún tipo de anomalía que requiera una consulta con el odontopediatra.

Estas visitas de revisión permiten, además, reforzar de forma positiva unos buenos hábitos de salud bucodental.

La salud bucodental en la infancia también es cuestión de prevención

Conseguir que los niños lleven un estilo de vida saludable es esencial para prevenir posibles problemas de salud bucodental que puedan desarrollarse en la infancia e incluso en la edad adulta. De esta manera, la base de la prevención dental pasa por seguir unos buenos hábitos de higiene dental, así como alimentarios.

Una buena higiene bucal diaria se convierte en el mejor tratamiento preventivo al ser efectivo y nada doloroso. En el caso de los bebés, conviene, además, que los padres tengan el hábito de examinar regularmente sus dientes y que, antes de la salida de los primeros dientes de leche, limpien bien sus encías para evitar dolencias futuras. Conforme los niños vayan creciendo, los padres deberán supervisar la técnica de cepillado del niño para evitar posibles inicios de caries.

Los beneficios de la prevención no se reflejan de manera inmediata, sino que se obtienen a largo plazo. Asegurar la salud bucodental de nuestros hijos desde un primer momento nos ayudará a mejorar notablemente su calidad de vida.

Transmitirles de manera correcta la mejor manera de cuidar de su sonrisa es fundamental para que entiendan la importancia de adquirir unos hábitos en salud dental. Muchas veces se adquieren hábitos incorrectos derivados de falta de información o de no haber recibido una educación al respecto.

Afortunadamente, la concienciación de los adultos sobre este tema es cada vez mayor, se cuidan y se preocupan más por su salud y, por tanto, inculcan a sus hijos esta prevención bucodental.

Rutinas de salud dental en la primera infancia

Los odontopediatras recomiendan a los padres que empiecen los hábitos de higiene dental aún antes de que el bebé tenga dientes de leche.

Los dientes de leche empiezan a salir sobre los 6 meses y son muy importantes porque permiten un correcto desarrollo de los niños y de su estructura dental y facial. Además son esenciales para una buena nutrición, el desarrollo del lenguaje y la autoestima y son los que marcarán la posición para los dientes permanentes.

A continuación, proponemos algunos consejos fundamentales para el cuidado de la salud bucodental de los más pequeños:

  • Se recomienda limpiar las encías del bebé con una gasa o con un dedal de silicona, principalmente en la toma de la noche.
  • Con la erupción de los primeros dientes de leche, se debe realizar la higiene bucal por la mañana y por la noche limpiando dientes, encías, lengua, mejillas y paladar.
  • El cepillado de dientes en niños es efectivo si lo realiza un adulto. Por eso recomendamos que los padres realicen la higiene hasta que el niño/a tenga unos 8 años y, después, es recomendable que se supervise su cepillado hasta la adolescencia.
  • El uso de pasta de dientes con flúor es la mejor manera de prevenir la aparición de caries. Por ello, a partir de los 3 años se aconseja usar pasta dental con flúor.
  • Hábitos frecuentes e inocentes como son el uso del chupete o chuparse el dedo (conocidos como hábitos de succión no nutritiva) pueden ocasionar problemas de maloclusión si el bebé los realiza de manera prolongada, es decir, más allá de los 2 años.

En definitiva, lo más importante es que los padres creen un hábito de higiene bucodental desde el primer momento en los niños. De esta manera se crea un patrón de cuidados bucales que los acompañará el resto de su vida, contribuyendo con la prevención en salud dental.

Ventajas de acudir al odontopediatra en el primer año de vida de tu hijo

Hace años se recomendaba realizar la primera revisión cuando el niño tenía todos los dientes de leche, pero actualmente la Academia Americana de Odontología Pediátrica recomienda hacer la primera visita al dentista especialista en niños al cumplir el primer año de vida. Considerado que normalmente el primer diente de leche de un bebé sale a partir del sexto mes de vida.

Seguir esta recomendación puede ser conveniente por varios motivos:

  • Una ventaja muy importante de adelantar la visita odontológica de los más pequeños es que evitamos que desarrollen un miedo al dentista. En sus primeras visitas solamente se les realizará una exploración de encías y dientes, por lo que cuando necesiten recibir un tratamiento más específico ya conocerán al odontólogo, disminuyendo así el miedo a lo desconocido.
  • Con una exploración bucodental precoz será más fácil prevenir posibles problemas, corregir malas costumbres e introducir buenos hábitos de higiene bucodental. Aunque no tenga dolor o nos parezca muy pequeño, es importante recordar la importancia de llevar a nuestro hijo al dentista para que reciba su primera revisión.

Es necesario que entre el niño y el odontólogo exista una buena relación. Si esperamos a que la primera visita de nuestro hijo coincida con una dolencia dental, como podría ser una caries, propiciaremos que en próximas ocasiones asocie ese dolor con el hecho de ir al dentista, relacionándolo con una mala experiencia.

Compartir:
Escrito por: Mireia Alcaraz
La Dra. Alcaraz cuenta con cerca de 10 años de experiencia en odontología preventiva, conservadora y reconstructiva. Licenciada en Odontología General por la Universidad de Barcelona es una de las odontólogas de referencia de ADE Clínica Dental.