piel seca

Parece que tendemos a cuidar más nuestra piel en verano, pero el invierno también puede dañarla con el frío y el uso de las calefacciones. En esta estación es muy común tener la piel de las manos seca, pero en algunos casos puede verse afectada una parte del cuerpo como la cara, las piernas o los brazos.

Aunque, tener la piel seca no debe ser motivo de preocupación, también es cierto que puede estar relacionada con otras patologías como la diabetes o la psoriasis. Por eso, lo ideal es mantener un buen cuidado de la piel y seguir determinadas precauciones.

En este post te contamos cuáles son las causas de la piel seca, cómo puedes detectar los síntomas y de qué forma se puede prevenir.

¿Qué causa la piel seca en el invierno?

Con el invierno llegan las bajadas de temperatura, el uso de las calefacciones y el viento frío. Todos estos elementos producen sequedad. Además, pueden afectar a nuestro cutis las radiaciones de UV en las montañas.

Otras causas que influyen en la piel seca son:

  • La edad. Con el paso de los años la piel se vuelve más fina y pierde capacidad para retener el agua.
  • Las hormonas. Nuestros niveles hormonales pueden sufrir variaciones debido al estrés, al embarazo o a la menopausia. Esto hace que la sensibilidad de la piel aumente y tengamos sensación de sequedad.
  • La dieta. Una dieta pobre en ácidos grasos omega 3 y omega 6 también produce piel seca.
  • Los jabones fuertes. Algunos jabones están formulados para eliminar el aceite de la piel por lo que producen sequedad de la piel.
  • Las piscinas con mucho cloro. El cloro que está presente en las piscinas también ocasiona piel seca..
  • Los trabajos que requieren sumergir la piel en agua. Es el caso de los enfermeros y de los peluqueros que por su trabajo necesitan utilizar el agua.

Síntomas de la resequedad de la piel durante la estación fría

piel seca síntomas

Si quieres detectar cuándo tienes la piel seca en invierno, debes estar atento a síntomas como los que te contamos a continuación:

  • Sensación de piel tirante, sobre todo cuando te duchas o te bañas.
  • Aspereza al tocar la piel.
  • Picor.
  • Descamación.
  • Pequeñas grietas o grietas más profundas que pueden llegar a sangrar.
  • Enrojecimiento.

Posibles complicaciones

En algunos casos pueden surgir complicaciones que podrían hacer necesaria la consulta con un médico especialista. Algunas de las señales de alerta son estas:

  • Has hidratado la piel y no ha mejorado.
  • La piel se muestra enrojecida.
  • La sequedad y el picor afectan a tu sueño.
  • Han aparecido llagas o infecciones.
  • En tu piel han aparecido grandes zonas con escamas.

Es importante que ante cualquier problema pidas un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

¿Cómo evitar la resequedad de la piel?

proteger la piel seca deshidratada

Si quieres evitar la piel seca puedes tomar medidas como las siguientes:

  • Utiliza un humidificador. En invierno el aire se reseca con el uso de calefacciones y chimeneas. Utilizando un humidificador aportarás humedad al ambiente. Puedes usarlo, sobre todo, por la noche para aportar hidratación a la piel mientras duermes.
  • Aplica crema hidratante. La hidratación externa de la piel también es importante. Aplica una crema hidratante justo antes de salir de la ducha para conservar la humedad. Evita las cremas perfumadas porque pueden tener componentes que causan sequedad.
  • Cubre tu piel frente al frío. Utiliza gorros, guantes y bufandas. En invierno es necesario protegerse de las bajas temperaturas y del viento. Por otro lado, es aconsejable elegir tejidos naturales como el algodón para evitar que la piel se irrite.
  • Protege tus manos con glicerina. Las manos suelen sufrir bastante la sequedad en invierno porque las utilizamos continuamente y reciben el viento y el frío. Las puedes proteger con cremas a base de glicerina que crearán una capa de protección que evitará que pierdan humedad.
  • Utiliza productos adecuados para tu piel. Elige cremas que aporten ácidos grasos a la piel. De esta forma crearás una barrera que te protegerá contra la piel seca.
  • Evita el tabaco y el alcohol. Esto es fundamental durante todo el año porque generan radicales libres que producen piel seca.
  • Utiliza gafas de sol. Aunque parece que el uso de las gafas de sol se asocia al verano, es fundamental utilizarlas en invierno también para proteger nuestros ojos y la piel de alrededor. Sobre todo, en casos de paseos o de esquí en la montaña.
  • Evita jabones que generen mucha espuma. Suelen producir sequedad en la piel.
  • Utiliza aceite de coco. Con el aceite de coco puedes hidratar tu rostro y utilizarlo como limpiador.

¿Qué alimentos ayudan a mejorar la hidratación de la piel y prevenir la piel seca?

la calabaza es un alimento ideal para hidratar la piel seca

Además de las precauciones que hemos visto en el apartado anterior, es importante que cuides tu dieta para aportar hidratación a tu piel desde el interior. Algunos de los alimentos que te pueden ayudar son los siguientes:

  • La espirulina. Es un alga que se considera un superalimento y que favorece la regeneración de la piel. Por lo tanto, previene la piel seca y la aparición de arrugas.
  • El pepino. Es un alimento rico en agua que lo puedes ingerir o utilizar directamente en la piel o añadirlo a ensalada, cremas o zumos, por ejemplo.
  • Las semillas de chía. Contienen omega 3 que, tal y como hemos comentado antes, es fundamental para la hidratación de la piel. Puedes tomarlas como aderezo en una ensalada o añadirlas a una salsa para una carne o un pescado.
  • Las endibias. Al igual que el pepino son ricas en agua y se pueden utilizar para hacer ensaladas.
  • El pimiento rojo. Es uno de los alimentos que más vitamina C contiene. La vitamina C es fundamental para que nuestro cuerpo produzca colágeno, que contribuye a la elasticidad de la piel y a evitar su envejecimiento prematuro.
  • Frutos del bosque (arándanos, fresas, frambuesas etc.). Contienen antioxidantes por lo que impiden que la piel se deshidrate. Es importante que sean silvestres. Los puedes comer con yogur, como frutos seco o, en ensalada.
  • Alimentos ricos en betacaroteno. Son los albaricoques, las zanahorias o la calabaza. El betacaroteno ayuda a restaurar los daños en la piel.
  • Alimentos con omega 3. Por ejemplo, el salmón puede ser un gran aliado contra la piel seca.

Además de lo anterior, es fundamental beber líquidos: agua, sopas, zumos. De esta forma hidratas la piel también desde el interior.

En definitiva, se trata de tener hábitos saludables y tomar algunas precauciones sencillas para evitar la piel seca.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.