Precauciones al coger el coche en un día caluroso

En épocas de mucho calor, la conducción puede hacerse más pesada. Para evitar cualquier contratiempo y asegurar tu bienestar y el de los tuyos, a continuación te lanzamos unos consejos que te serán de utilidad al coger el coche en un día caluroso.

Qué hacer antes de coger el coche en un día caluroso

  • Comprueba el estado del vehículo.
  • Revisa la presión de tus neumáticos. Sí, sí, has leído bien, porque durante el verano la presión disminuye por el calor y esto puede provocar un mayor desgaste de tus ruedas.
  • Planifica tus salidas con antelación. Si tienes que coger el coche en un día caluroso, adelanta la hora de salida. Aclimata la temperatura interior del vehículo antes de la salida. Recuerda que, de esta forma, el coche estará a una temperatura más agradable. Y también ahorrarás en combustible.
  • Aísla los cristales de tu vehículo con aislantes especiales a modo de parasol de parabrisas. Así el calor no traspasará.
  • Aparca en la sombra. Durante el día hay ciertas horas que el calor se hace más palpable y, si es posible, es recomendable aparcar el vehículo en la sombra. Así evitarás la exposición directa al sol.
  • A poder ser, evita conducir durante las horas en que el sol está más alto, entre la 1 y las 6 de la tarde.
  • Mantén una temperatura regular dentro del vehículo entre 20 y 24 grados. Recuerda que los climatizadores pueden ser perjudiciales para tu salud y te pueden causar molestias. Además, recuerda cambiar el filtro del aire acondicionado cada cuando te lo recomiende tu taller de confianza.
  • Evita fumar dentro del coche. El aire del tabaco también puede hacer que la temperatura del vehículo aumente. O causar un clima cargado que afectará al bienestar de los pasajeros.

Recomendaciones para coger el coche en un día caluroso

  • Viste ropa ligera y transpirable.
  • Si te sientes fatigado, mareado o con sueño, para el vehículo y descansa.
  • No tomes comidas pesadas ni bebidas alcohólicas. Recuerda hidratarte con abundante agua durante el trayecto. Recuerda que estamos hechos de un 60% de agua y que, con el calor y el sudor, eliminamos una parte importante de este elemento que tanto necesitamos.

Si viajas con niños, personas mayores o animales ten aún más cuidado. Son un colectivo muy vulnerable y ellos sufren estas temperaturas tan altas con más intensidad que nosotros. Asegúrate que todos ellos están bien hidratados y que tengan una temperatura correcta para que puedan realizar el viaje sin molestias.

Además, ten en cuenta que cada ciertos kilómetros, tendrás que parar para reposar e hidrataros.

Por último, y por si todo esto no es suficiente, recuerda que con tu seguro de coche tienes a tu disposición un equipo de profesionales de asistencia las 24h. del día que trabajan para tu seguridad.

¿Te ha gustado nuestro artículo?

Compartir: