preparar tu coche antes de un viaje

Se acerca el verano y, con él, las vacaciones y los viajes a la playa o a la montaña. Ya hemos hablado de cómo planear bien tu viaje para que evitarte cualquier inconveniente. Ahora, toca poner a punto el coche. La mayoría de españoles realizan estos recorridos en coche porque suelen ser distancias no muy largas o, directamente, más económico. Así que, si vas a usar el automóvil para llegar a tu destino, te damos algunos consejos para preparar el coche antes de comenzar tu viaje.

¿Por qué es importante?

Según un estudio de la Dirección General de Tráfico (DGT), más de la mitad de automóviles españoles tienen una antigüedad de más de diez años. Esto nos sitúa en el segundo país de Europa en envejecimiento de coches. Tiene lógica esta situación: con la crisis económica, la mayoría de familias no se encuentran en situación de cambiar de coche, sobre todo con lo altos que están los precios.

En los traslados diarios, de casa al trabajo por ejemplo, los pequeños desperfectos que pueda tener un coche pueden no llegarse a notar. Pero cuando te vas de viaje, haces un trayecto largo y cualquier pieza que no esté en buenas condiciones puede pasar factura. Por eso es indispensable, antes de salir, preparar tu coche para el viaje y asegurarse que todo está en perfecto orden.

Revisa de los neumáticos

Los neumáticos son uno de los elementos fundamentales del coche. Si vas a realizar un viaje algo largo es indispensable revisarlos. Esto implica dos elementos: por un lado la presión de las ruedas, para que su agarre sobre el asfalto sea el correcto. Y por otro lado el dibujo, que indica lo gastados que están. Esto es importante porque, según un estudio internacional, el 50% de los españoles conducen con los neumáticos en mal estado.

Repasa el estado de los frenos

Después de las ruedas del coche, los siguientes elementos cuyo buen estado es vital son los frenos y los amortiguadores. Y en un viaje algo largo es muy importante asegurarse de que así sea. Para los frenos, habrá que comprobar que el líquido esté entre las marcas indicadas en el contenedor. Además, puede ser necesario reemplazarlo si lleva dos años, que es el máximo de tiempo que se recomienda. Y, por supuesto, siempre es importante usar el producto adecuado, según la marca y el modelo de tu coche.

… y también el de los amortiguadores

Pensar en la importancia de los neumáticos y los frenos es algo habitual, pero ¿y los amortiguadores? Para preparar tu coche antes de un desplazamiento no los puedes pasar por alto. Unos amortiguadores en mal estado pueden crear problemas de estabilidad en el coche, sobre todo en tramos con muchas curvas o en los que hay que frenar bastante. Algo que puede ser muy habitual si se va a realizar un viaje por carreteras secundarias, senderos o atravesando pueblos pequeños.

Para comprobar el estado de los amortiguadores, basta con apoyar todo el peso sobre el capó y soltar de golpe. Si el coche sube es que el amortiguador está en buen estado. Pero, si rebota, entonces habrá que llevarlo al mecánico para que los revise. También puede notarse con el coche en marcha. Si se percibe una oscilación al pasar por baches o tomar una curva, por ejemplo, es que hay que echarles un vistazo. Y, finalmente, recordarte que los amortiguadores por lo general se comprueban al alcanzar de 30.000 a 50.000 km recorridos. ¿Cuál es el siguiente paso para preparar tu coche antes de un viaje por carretera?

Asegura el funcionamiento de las luces

Las luces son otro elemento del coche al que, quizás, no prestamos la debida atención. Al menos no si piensas que vas a hacer un viaje de día, por lo que no te hará falta utilizarlas. No obstante, también hay que tener en cuenta que las horas de salida y puesta del sol cambian a lo largo del año. Porque es posible que durante tu viaje, quieras salir por la tarde con el coche. O quizás a primera hora de la mañana. Y puedes encontrarte teniendo que poner las luces.

¿Y qué hay que asegurar en el sistema de alumbramiento de tu coche? Evidentemente, el hecho de que funcionen correctamente, aunque nunca está de más llevar un recambio por si acaso. Pero, también, habrá que comprobar que los faros están correctamente alineados y corregirlos de no ser así.

Comprueba los niveles de los líquidos

Aparte del líquido de los frenos hay otros dos líquidos cuyos niveles hay que revisar de vez en cuando. Este es otro aspecto que no debes olvidar cuando vas preparar tu coche para un viaje. Estos son el nivel del aceite y el nivel del sistema de refrigeración, ambos relacionados con el motor. Para comprobar el nivel del aceite del motor es necesario que el coche esté parado y en frío, y entonces confirmar que se encuentra entre las marcas. Lo mismo tendrás que hacer con el líquido refrigerante. Asegúrate que hay suficiente, pero tampoco lo llenes en exceso. Además, si el viaje va a ser muy largo, lo mejor es llevar una botella de repuesto.

Preparar tu coche: cárgalo debidamente

Igual que importa colocar bien la ropa y demás elementos dentro de la maleta, importa colocar bien las maletas dentro del coche. ¿Por qué? Pues porque pueden afectar a su comportamiento en la carretera. Para compensar bien la carga, coloca los bultos más pesados abajo y rellena los huecos con bolsas ligeras. E intenta no llevar de más. A la hora de preparar tu coche, no debes olvidar los elementos que son obligatorios: el triángulo de emergencia, el chaleco reflectante y la rueda de recambio con sus herramientas. Tampoco está de más llevar un GPS o un mapa, una linterna y, por supuesto, agua y algo de comida.

No te olvides de la documentación

Muy bien, ya está: ya has acabado de preparar tu coche. El equipaje está bien guardado, todos los accesorios necesarios preparados, estás listo para salir de viaje… Todavía no. Falta algo muy importante y que casi nunca nos paramos a comprobar. La documentación. Y es que es mucha la gente que está acostumbrada a tener los papeles del coche guardados en la guantera y ahí se quedan, cogiendo polvo, hasta que un día sucede algo, les piden algún papel y resulta algo no está actualizado o falta algún documento.

Como ya sabrás, los papeles que hay que llevar obligatoriamente son la póliza del seguro con su justificante de pago, el permiso de circulación y la tarjeta de la ITV. Todos estos documentos deberán estar en vigor y vinculados a la matrícula del coche que llevas. Recuerda, además, que la inspección del vehículo debe hacerse cada cuatro años.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.