Si prefieres curarte utilizando productos naturales, tienes que descubrir las propiedades del árbol de té, sus usos y su origen. Te contamos todos los detalles en este post. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el árbol del té?

El árbol de té es una planta originaria de Australia que crece en pantanos de la zona de Nueva Gales del Sur.

Es un arbusto o árbol de poca altura, puesto que suele medir unos 5 metros, sus hojas son estrechas y aromáticas, de entre 10 y 35 milímetros de largo y 1 milímetro de ancho.

Tiene una flores blancas y un fruto pequeño y en forma de copa.

Su principio activo es el aceite esencial, denominado Melaleuca alternifoliae aetheroleum, que es un líquido transparente, que puede ser incoloro o de color ámbar claro, con un olor muy característico.

El aceite esencial del árbol de té, se obtiene mediante destilación de las hojas y las ramas.

Hace cientos de años el árbol de té se utilizaba y, en la actualidad, se han descubierto de nuevo sus propiedades y se ha valorado su eficacia.

En cuanto a su origen, el árbol de té se descubrió por el capitán inglés James Cook, que en el año 1770 llegó a la costa de Australia junto a un grupo de marineros sin reservas de té y decidieron coger y hervir hojas del árbol de té. El sabor les pareció fuerte, pero, aún así, les gusto.

Los primeros habitantes de Australia, ya conocían las propiedade del árbol de té y elaboraban preparaciones con hojas del árbol de té para problemas en la piel, respiratorios, alergias y otras afecciones.

¿Cuáles son las propiedades de la Melaleuca alternifolia o árbol de té?

Algunas de las propiedades del árbol de té son las siguientes:

  • Antifúngica, ayuda a combatir los hongos
  • Antiséptica, es un desinfectante muy potente
  • Calmante, produce alivio de la piel irritada
  • Purificante del aire, se puede utilizar con difusores

¿Cuáles son las propiedades de la Melaleuca alternifolia o árbol de té?

10 usos del aceite del árbol de té

En función de las propiedades del árbol de té, podemos distinguir diversos usos, entre los que destacan los siguientes:

    • Heridas, cortes, arañazos, quemaduras y ampollas. Es uno de los antisépticos más potentes y debe usarse por vía tópica y siempre diluido con otro aceite o alcohol. Se utiliza para desinfectar heridas, quemaduras y ampollas.
    • Hongos e infecciones en los pies. Las molestas infecciones en los pies, el pie de atleta o los hongos también se pueden tratar con aceite del árbol de té.
    • Caspa. Para utilizar el aceite esencial del árbol de té y combatir la caspa, se debe mezclar con el champú que usemos habitualmente y dejar que la mezcla actúe durante unos minutos. A continuación, es necesario enjuagar el cabello con agua abundante.
    • Piojos. Otro de los usos del aceite esencial del árbol de té es el de combatir los piojos. Se debe mezclar con otro aceite y aplicar en la cabeza, para luego aclarar con agua.
    • Picaduras de insectos. Las molestas picaduras de mosquitos, abejas, pulgas o medusas se pueden aliviar con el uso del aceite esencial de árbol de té. Basta con una gota aplicada directamente en la picadura para sentir alivio.
    • Acné. El aceite de árbol de té también se utiliza mucho contra el acné. En este caso también se debe diluir y aplicarlo con un bastoncillo de algodón. Hay que tener cuidado al utilizarlo porque puede resecar la piel y hacer que la piel produzca más grasa y empeore el acné. Además, es necesario no tomar el sol tras la aplicación para evitar que aparezcan manchas en la piel.
    • Verrugas. Las verrugas pueden aparecer en personas de cualquier edad y en diversas partes del cuerpo como las manos o los pies. Son inofensivas aunque pueden producir dolor.
    • Bronquitis y problemas respiratorios. Las propiedades del árbol de té permiten calmar la tos y expulsar la mucosidad. Para ello se pueden hacer vahos con el aceite esencial del árbol de té, dar un masaje en pecho y espalda o utilizar un vaporizador.
    • Dolor de garganta. Para el dolor de garganta se pueden hacer gárgaras con un enjuague que contenga aceite esencial de árbol de té.
    • Exceso de sudor en los pies. Para el exceso de sudor en los pies se pueden hacer baños con el aceite esencial del árbol de té, que permitirá controlar el sudor, eliminar el mal olor y desinfectar.

A pesar de las numerosas formas de utilizar el árbol de té que hemos visto, un uso inadecuado de este extracto natural puede resultar tóxico para personas y animales, por lo que es importante consultar con un especialista y seguir las indicaciones en cuanto al uso del aceite del árbol de té.

De hecho, aunque la mayoría de las personas pueden utilizar el aceite esencial del árbol de té sin problemas, en algunos casos se pueden producir efectos secundarios como:

  • Irritación en la piel
  • Erupción o alergia
  • Ardor
  • Picazón
  • Escozor
  • Enrojecimiento
  • Sequedad

Usos del árbol de té para el cuidado de nuestras mascotas

Las propiedades del árbol de té no solo benefician a las personas, también a los animales, aunque se debe utilizar bajo el control de un especialista para evitar intoxicaciones.

El aceite del árbol de té se puede utilizar, sobre todo, en perros y gatos para tratar:

  • Pulgas. Se aplica un champú a base de árbol de té y se deja actuar durante 5 minutos para aclararlo con agua abundante a continuación. Para combatir las pulgas, es posible también preparar un spray repelente mezclando aceite del árbol de té y agua, para aplicarlo en el pelo del animal.
  • Garrapatas. El aceite del árbol de té se puede aplicar directamente sobre la garrapata y esperar a que se desprenda sola.
  • Sarna. En el caso de que el animal tenga sarna, es necesario rapar el pelo y dar un masaje con aceite del árbol de té dos veces al día.

Tal y como has visto las propiedades del árbol de té permiten multitud de usos tanto en personas como en animales, aunque siempre es necesario el control de un especialista para evitar efectos secundarios.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.