que es el kefir

La moda siempre regresa, también en el sector alimentario. En los últimos años entre los alimentos más populares encontramos el kéfir, un producto que ya se preparaba hace miles de años y se tomaba por sus propiedades nutritivas y saludables. Pero ¿Qué sabemos hoy sobre el kéfir? ¿es mejor que el yogur? ¿Qué propiedades tiene?

En este artículo te contamos más detalles acerca del kéfir y sus beneficios.

¿Qué es y cómo se obtiene el yogur de kéfir?

El kéfir es un alimento que se produce de forma casera desde hace miles de años. De hecho, se considera uno de los productos lácteos más antiguos procedentes de las regiones caucásicas situadas entre el Mar Negro y el Mar Caspio.

Originariamente era una bebida de leche (ya sea de vaca, de cabra o de oveja,) fermentada que se obtenía colocando la leche cruda en recipientes hechos con piel de cabra. Luego se observó que en la parte interna de estas odres se formaban unos gránulos blanquecinos y esponjosos que utilizados para fermentar la leche ofrecían una bebida mejor que la leche fermentada en la piel de cabra. Así nació el kéfir.

nódulos de kefir

Créditos imagen: Autor Svorad Licence CC BY-SA 4.0

De hecho, la palabra kéfir proviene del turco “keif” que significa sentirse bien o sensación agradable.

Los musulmanes lo consideraban un regalo divino cuya receta no se podía revelar a otras civilizaciones y a lo largo de la historia se ha utilizado como remedio contra diferentes enfermedades.

Esos gránulos tan preciosos para los musulmanes y con propiedades curativas son los mismos que hoy día se utilizan en la producción del kéfir casero e industrial.

También se conocen como nódulos, grumos o búlgaros y son básicamente un conjunto de hongos y bacterias. La combinación de estos puede variar de kéfir a kéfir, puesto que el desarrollo de estos seres vivos es influenciado por factores como la temperatura y los nutrientes de los que disponen.

Actualmente, también se conoce como yogur de kéfir por su apariencia similar a la del yogur líquido. No obstante, el sabor del kéfir suele ser bastante más ácido y aquellos hechos en casa contienen carbonato (característica típica de las bebidas gaseosas) y un pequeño porcentaje de alcohol, ambos resultado de la fermentación.

Conoce sus propiedades y beneficios

Ahora que sabes un poco más sobre el origen y ya tienes una idea de qué es el kéfir, vamos a hablar de las propiedades que tiene este alimento tan antiguo que se ha vuelto una moda en todo el mundo.

Los valores nutricionales del kéfir varían en base al tipo de leche que se utiliza para su producción y la composición de bacterias y hongos de los nódulos. Para hacernos una idea de sus propiedades hemos tomado los datos de referencia consultando varias tablas nutricionales publicadas en portales como Nutrition Data (revista SELF), MyPlate (departamento de agricultura de EEUU) y etiquetas de kéfir de producción industrial.

100 g de kéfir de leche de vaca contienen en media:

Calorías 63
Agua 86,3 g
Carbohidratos 6 g
Proteínas 3,3 g
Grasas
de las cuales saturadas
3,5 g
2 g
Potasio 150 mg
Calcio 120 mg
Fósforo 90 mg

Ahora bien, ¿por qué un producto casero de toda la vida, se ha vuelto de moda e incluso se ha empezado a producir industrialmente? La respuesta está, probablemente, en la creciente preocupación de las personas en la alimentación saludable y en las investigaciones científicas que han avalado algunos beneficios de tomar kéfir.

Como hemos comentado, tradicionalmente a esta bebida de leche fermentada se han atribuido muchos efectos favorables para la salud. Sin embargo, actualmente los estudios han analizado solo algunos:

  • Reforzar el sistema inmunitario.
  • Favorecer el equilibrio metabólico y de la flora intestinal.
  • Cicatrización de heridas.

Hay que tener en cuenta que estos mismos beneficios se han observado también en otros alimentos fermentados como el yogur. Además, tal y como se afirma en las conclusiones de algunos de estos estudios:

  • Para aprovechar al máximo las propiedades del kéfir queda mucho por investigar. En este sentido, falta profundizar sobre los mecanismos y agentes responsables de los efectos beneficiosos.
  • También queda por entender qué organismos del kéfir producen un beneficio específico.

Considerada la variabilidad entre los diferentes nódulos de kéfir utilizados para producir cada bebida para definir las propiedades exactas sería necesario analizar cada yogur de kéfir obtenido en cada fermentación.

Eso sí, el kéfir igual que otras bebidas fermentadas nos recuerda la importancia de las bacterias y hongos en la producción de compuestos saludables. A pesar de que todavía no disponemos de un volumen de datos suficiente para atribuir propiedades específicas al kéfir, sus beneficios para la salud están avalados por los resultados empíricos del consumo de esta bebida cuya receta se ha transmitido de generación en generación durante miles de años.

¿Kéfir de leche o kéfir de agua?

Es posible que también hayas oído hablar del agua de kéfir. ¿Sabes en qué se diferencia del kéfir de leche?

Pues la respuesta es bastante intuitiva: uno se hace con la leche, el otro con el agua. Sin embargo, los nódulos utilizados para el kéfir de agua no son los mismos que se emplean para el kéfir de leche aunque la combinación de levaduras y bacterias es muy parecida. Para el kéfir de agua se necesitan los tíbicos, también conocidos como hongos del Tíbet o hongos tibetanos.

A nivel nutricional la gran diferencia es que el kéfir de agua:

  • No contiene lactosa
  • Es apto para veganos

El kéfir de agua contiene microorganismos que le otorgan las características típicas de los probióticos y es beneficioso para la salud de la flora intestinal. Sin embargo, para que se produzca la fermentación, en el caso del agua de kéfir es necesario añadir azúcares.

El resultado de la fermentación de los tíbicos en agua y azúcar es una agua carbonatada.

¿Qué contraindicaciones tiene el kéfir?

El kéfir es apto para las personas que sufren de intolerancia a la lactosa puesto que en los alimentos a base de leche fermentada la presencia de lactosa es reducida.

En cambio, es desaconsejado su consumo en caso de:

  • Alergia a la leche. Al ser un producto lácteo puede producir efectos secundarios en personas con este tipo de alergia alimentaria.
  • Gastritis y otras patologías digestivas. Las personas con estos problemas deberían consultar con un médico antes de añadir productos ácidos o carbonatados en la dieta.
  • Diabetes. El agua de kéfir y algunos kéfir de leche producidos industrialmente pueden contener un alto porcentaje de azúcares que podrían elevar los niveles de glucosa en sangre.

También se aconseja no comer kéfir si presenta un olor desagradable y utilizar solo nódulos de origen seguro para su producción si lo haces en casa.

Cómo puedes tomarlo

El kéfir de leche se puede considerar como una bebida nutritiva ideal para el desayuno equilibrado, antes del entrenamiento o para una merienda sana. A nivel nutricional es muy parecido al yogur, pero su sabor es bastante más ácido, por lo que puede resultar poco agradable para algunas personas.

Se puede tomar solo o con granola y también puedes añadirlo en tus recetas como sustituto de otros productos lácteos. Si pones en tu buscador “recetas con kéfir” te devolverá una multitud de ideas para platos dulces y salados.

En conclusión, el kéfir sí es un alimento saludable, pero de momento no hay datos suficientes para afirmar que sea mejor que otros productos lácteos fermentados como el yogur. Quedan por analizar sus efectos beneficiosos con más profundidad. Mientras tanto, puedes aprovechar de esta tendencia nutricional y disfrutar del kéfir si te gusta.

Compartir:
Escrito por: FIATC Seguros
En FIATC trabajamos desde 1930 con una misión: diseñar y ofrecer servicios de previsión que permitan mejorar la calidad de vida de las personas. Y lo hacemos a través de nuestras actividades principales: los seguros, la salud y el servicio a las personas mayores.